Semáforo sanitario: cuáles son las provincias que deberían restringir la circulación nocturna

Qué distritos quedan en rojo según lo establecido por el Gobierno ante el aumento sostenido de casos de COVID-19

La Ciudad y la provincia de Buenos Aires, Entre Ríos, Neuquén, La Pampa y Santa Cruz superan actualmente en contagios los parámetros sanitarios fijados por el Gobierno que “ameritan” que sus gobernadores “adopten medidas de limitación de la circulación”, ante el aumento de casos de coronavirus.

Esos indicadores fueron publicados ayer viernes en el decreto 4/2021 que regula en qué momento los mandatarios provinciales podrán restringir la circulación nocturna en sus jurisdicciones para frenar el crecimiento de los contagios. Tal como adelantó Infobae, no será una medida de cumplimiento obligatorio para todo el país, sino que cada gobernador tendrá la potestad de aplicar las restricciones que considere pertinentes en función de estos valores de alertas.

Esos seis distritos son los que hoy están en rojo en el nuevo “semáforo sanitario” establecido en el decreto que estableció dos parámetros a tener en cuenta. Por un lado, cuando la razón - el cociente (división) entre el número de casos confirmados acumulados en los últimos 14 días y el número de contagios acumulados en los 14 días previos-, supere 1,20. Por el otro, si la incidencia -indicador que resulta del número de casos confirmados acumulados de los últimos 14 días por 100 mil habitantes- es superior a 150.

La determinación de qué provincias superan esos valores -y entran en la “zona” de tomar medidas de restricción de la circulación- surge de los cálculos realizados por el físico e investigador del CONICET Jorge Aliaga, en base a un seguimiento diario que viene haciendo de los datos oficiales del Ministerio de Salud desde el comienzo de la pandemia. Este especialista venía midiendo el factor de crecimiento de los casos en los último siete días, en lugar de los 14 considerados ahora por el Gobierno.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero
El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero

El nuevo decreto establece que los gobernadores deberán priorizar la limitación de la circulación en horario nocturno, aunque no obliga a que se dispongan medidas restrictivas también durante el día; sí recomienda hacerlo si el distrito está en rojo en el semáforo sanitario. “Lo que se hace a nivel nacional es fijar pautas y alertas sobre riesgos futuros. Hoy los gobernadores ya están facultados a adoptar medidas y lo que estamos haciendo es describiendo cuál es el detalle de peligro del aumento de casos que está surgiendo en muchas provincias de nuestro país”, aseguró ayer el jefe de gabinete Santiago Cafiero en una conferencia de prensa realizada en Casa de Gobierno. El anuncio tuvo lugar después que Córdoba, Ciudad de Buenos Aires y Mendoza manifestaran su resistencia al cierre nocturno.

De hecho, tras la publicación del decreto firmado por el presidente Alberto Fernández, Cafiero, y el ministro de Salud Ginés, González García, el Gobierno de la Ciudad anunció horas después que limitará el horario de locales comerciales, bares y restaurantes, pero no restringirá la circulación de las personas. “El Gobierno nacional habilitó a las jurisdicciones a tomar decisiones, nosotros vamos a tomar las siguientes medidas a partir del domingo a las 0 horas: no habrá restricción a la circulación en este momento epidemiológico de la pandemia, los locales comerciales y gastronómicos cerrarán de 1 de la mañana a 6 de la mañana, las reuniones sociales no podrán ser de más de 10 personas y vamos a reforzar los equipos del Gobierno de la Ciudad para salir a controlar 76 puntos donde hay concentración de gente”, dijo ante la prensa el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli.

La conferencia de prensa de Diego Santilli ayer viernes para anunciar las medidas de cierre de locales en la noche.
La conferencia de prensa de Diego Santilli ayer viernes para anunciar las medidas de cierre de locales en la noche.

Las provincias más comprometidas

En base al cálculo del coeficiente de la razón realizado por Aliaga, la provincia que está peor es Neuquén (1,91), seguida de CABA (1,86), Entre Ríos (1,61), Provincia de Buenos Aires (1,52), La Pampa (1,38) y Santa Cruz (1,21).

Si se toma en cuenta la incidencia de los últimos 14 días, el peor escenario lo tiene Santa Cruz (1.207), La Pampa (993), Neuquén (747), CABA (428); Entre Ríos (316) y Buenos Aires (261).

Pero esto no significa que sean las únicas cuyos mandatarios deberán limitar la circulación nocturna y evaluar tomar medidas para restringir la movilidad durante el día.

Las otras provincias patagónicas como Tierra del Fuego, Chubut y Río Negro superan largamente el parámetro de 150 casos confirmados cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días (852, 786 y 498 respectivamente), y están muy cerca de 1,20, el alerta sanitario fijado para la razón (119 el distrito fueguino, y 116 las otras dos). En tanto Córdoba y Catamarca, si bien no superan ese valor, están a pocas décimas ya que registran 1,18 y 1,16 respectivamente.

Una razón de 1,20 equivale a que los casos aumenten un 20% de una quincena a la otra. Santiago del Estero (2,02), Jujuy (1,95) y Formosa (1,39) superan este valor de alerta, pero tienen una incidencia cada 100.000 habitantes inferior a 150.

Y por su valores de incidencia, los gobernadores de Santa Fe (356), Chaco (215), Córdoba (184), Corrientes (175) y San Juan (162), también deberían evaluar tener que tomar alguna medida para frenar la cantidad de contagios, ya que además de superar este indicador de parámetro epidemiológico, están muy cerca del valor fijado como referencia para el coeficiente de la razón. Es el caso, por ejemplo, de la provincia mediterránea con 1,18, Corrientes con 1,08 y Chaco, que registra 1,06 de razón.

“El parámetro de la razón es una forma fácil de calcular un indicador parecido al factor Ro, o factor de reproducción del virus, del que se habló mucho durante varios meses. Indica si los contagios van subiendo o bajando en el tiempo. La razón mide los casos de ahora contra los de 14 días antes. Si da más de 1, es que están en ascenso”, explica ante Infobae Aliaga.

Para el ex decano de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, “haber fijado una razón de 1,20 no es un criterio muy exigente, es un compromiso para que no se sature el sistema de salud. No sería razonable que solo con 1,20 como parámetro para tomar medidas más estrictas, bajen los casos”. Y agrega: “Es la diferencia entre aplanar la curva y aplastarla. Si se hubiera puesto 1 como límite, se aspira a que bajen los casos y para eso hay que poner más restricciones de movimiento y actividades. Un valor de 1,20 te puede permitir frenar el ascenso, pero no aplastar la curva”.

Y señala que esta situación fue la que se dio en el AMBA durante varios meses. “Hubo una meseta alta de casos, que permitió que no colapse el sistema de salud. De hecho, fue el objetivo que buscó desde mayo la Ciudad de Buenos Aires, un R de alrededor de 1. Pero si los casos no bajan, a la larga tenés muchos casos acumulados y también, muchos fallecidos”.

Los dos principales distritos del país sufrieron un aumento exponencial de casos en el último mes. El 8 de diciembre, CABA tuvo un piso de 159 casos y desde entonces los nuevos contagios diarios informados no dejaron de subir. En las últimas 24 horas, se registraron 4.937. Lo mismo en el distrito bonaerense: el piso fue el 9 de diciembre con 631 contagios en toda la provincia, contra los 1.451 informados en el parte de ayer.

Aliaga advierte también que hay otro factor vinculado a la temperatura que “puede estar influyendo: por el calor, la gente está adentro con el aire acondicionado prendido. No están en lugares ventilados con renovación del aire, y se comparte el ambiente con varias personas”.

Seguí leyendo:

El Gobierno porteño cambiará el horario de cierre de bares y restaurantes pero no limitará la circulación

Axel Kicillof se reunió con intendentes de la Costa: “El objetivo principal es garantizar la temporada turística”