Movimientos sociales se movilizaron por el centro porteño en una jornada de protesta con marchas en la Capital Federal y en otras 49 ciudades del país, bajo el lema "tierra, techo, trabajo" y en reclamo del aumento del salario social y de la sanción de leyes que beneficien a los sectores populares.

Cortes y caos en el centro porteño (Fotos: Adrián Escandar y Thomas Khazki)
Cortes y caos en el centro porteño (Fotos: Adrián Escandar y Thomas Khazki)

La jornada, organizada por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie, el Frente Popular Darío Santillán y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), generó caos de tránsito en el centro de la Ciudad. Pasadas las 14, los manifestantes liberaron el tránsito en la 9 de Julio y la situación comenzó a normalizarse.

"Si no ganamos las calles nos gana el FMI y se destruye la Nación", remarcó el secretario general de ATE, Hugo "Cachorro" Godoy, quien anticipó que "el plan de lucha continuará el 26 de febrero con paros y movilizaciones en todo el país".

Algunas de las columnas interrumpieron el paso de los colectivos, perjudicando a los pasajeros que en su mayoría decidieron descender del transporte público para culminar el trayecto a pie.

Según expresaron los piqueteros el objetivo de la jornada fue "exigir una paritaria social que contemple los aumentos de la canasta básica de alimentos y de las tarifas".

También participaron la Corriente Federal de Trabajadores, que conduce Sergio Palazzo, ATE Nacional, la CTA Autónoma y el sector gremial del transporte liderado por Juan Carlos Schmid. Sin embargo, no contaron con el apoyo de los grandes sindicalistas.

En Capital Federal hubo tres concentraciones: una en el cruce de la avenida 9 de Julio y Carlos Calvo; otra en avenida Santa Fe y 9 de Julio; y la tercera en Plaza de los dos Congresos.

Las columnas se movilizaron desde esos tres puntos hacia el Ministerio de Desarrollo Social, situado en la avenida 9 de Julio y la avenida Belgrano, donde realizaron un acto que culminó a las 14.

En el abanico de demandas hacia el gobierno de Mauricio Macri y puntualmente hacia la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, se destacaban la plena implementación de la urbanización de los barrios populares y fondos para la infraestructura social.

La funcionaria apuntó contra los movimientos sociales por su metodología de protesta "porque generan incordio a miles de argentinos que tienen derecho a transitar para ir a trabajar y también están viviendo situaciones y no por eso cortan calles o realizan manifestaciones".

Al respecto, Gildo Onorato, secretario de Políticas Sociales del Movimiento Evita y dirigente de CTEP, explicó: "Hay una situación social muy dramática; el proceso de desigualdad es muy profundo y la única manera de hacerle frente es en las calles; la Constitución Nacional ampara el derecho a manifestarnos, no es ningún método de extorsión como dice la ministra Stanley".

Carolina Stanley y Mauricio Macri (NA)
Carolina Stanley y Mauricio Macri (NA)

La convocatoria "contra el hambre y los tarifazos" y por la aprobación de las leyes de emergencia alimentaria, agricultura familiar y emergencia en adicciones, entre otras, también tuvo expresiones frente al Ministerio de Desarrollo Social de La Plata y frente a la municipalidad de esa ciudad.

En provincia de Buenos Aires, entre otras ciudades, se sumaron a la protesta nacional Bahía Blanca, Carmen de Patagones, Villarino, Punta Alta, Junín, Chivilcoy, Pehuajó, Alberti, Tandil y Chacabuco.

También hubo protestas en Jujuy, Misiones, Santiago del Estero, La Rioja, Mendoza, San Luis, Corrientes, Tucumán, Chubut y La Pampa.

SEGUÍ LEYENDO: