El circuito del dinero coincide en ambos escándalos de corrupción. Salía de las arcas del Estado, pasaba por una entidad autorizada a cobrar esos fondos, y terminaba en empresas agropecuarias, bursátiles, financieras y/o mutuales. Luego de meses de cruzar información, la Auditoría General de la Nación (AGN) determinó que los cheques del Fútbol para Todos (FPT) y de la causa Sueños Compartidos se cruzaban en al menos 29 entidades, que hacían un negocio millonario por el descuento de los cheques. Solo en el caso de FPT, se perdieron $157.951.484 en comisiones.

Ambas causas están a un paso del juicio oral, pero la investigación sobre la ruta del dinero recién comienza.

En el caso de las Madres de Plaza de Mayo, el juez Marcelo Martinez de Giorgi indagó durante diciembre a los beneficiarios de los cheques que no tenían vinculación con la construcción. La ronda de indagatorias arrojó un dato novedoso, a casi ocho años del escándalo: ex empleados de la Fundación admitieron que retiraban dinero todos los meses de las cuentas bancarias de las Madres, con cheques a su nombre, por pedido de un grupo personas que respondían a los hermanos Schoklender. Un robo "hormiga", con cheques de 50 mil pesos, para sortear los controles estatales.

Esa línea de investigación incluye a las cooperativas y mutuales donde se descontaban los cheques. En fuentes judiciales adelantaron que la ruta del dinero de las Madres terminará siendo una causa paralela y no demorará el avance de la investigación principal, que se elevará a juicio después de la feria de enero.

(DyN)
(DyN)

Además de los Schoklender, en el banquillo de los acusados estarán Hebe de Bonafini, José López, el contador Alejandro Gotkin, entre otros. Y podría sumarse el ex ministro de Planificación Julio De Vido, que sigue apelando su procesamiento.

En el caso del Fútbol Para Todos, en noviembre pasado, la jueza federal María Servini envió a juicio oral a trece personas. En el listado se destacan los ex jefes de Gabinete del kirchnerismo Jorge Capitanich y Aníbal Fernández, el ex vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto, el ex titular de AFA Luis Segura, y otros ex dirigentes del fútbol. Pero sigue abierta la investigación por la ruta del dinero y el manejo de los cheques, que terminaban en las cuevas financieras elegidas por los dirigentes de la AFA.

El informe de la AGN, votado en la ultima reunión de 2018 y elevado a la Comisión Mixta Revisora de Cuentas del Congreso, detalla las entidades que se beneficiaron con ese circuito entre 2009 y 2015. El ranking lo encabeza ampliamente la Cooperativa AMIGAL, con cheques descontados por $187.759.419, más del cuádruple del segundo, Climafin Buenos Aires SA.

AMIGAL, investigada en otros casos de corrupción, le debe su nombre a sus dueños: "Ami" por Eduardo Amirante, y "Gal" por Jorge Galitis, un ex dirigente de Huracán.

Para cambiar los cheques del FTP, la cooperativa asociaba a los presidentes o tesoreros de los clubes. Por eso, entre sus socios aparecieron los principales dirigentes del fútbol argentino de ese entonces como Segura o José Luis Meiszner.

"La financiera sigue abierta pero se está extinguiendo lentamente", le dijo a Infobae una fuente del mercado financiero sobre la situación de AMIGAL. Y agregó que la cifra detectada por la Justicia de cheques descontados por esa financiera es muy inferior a la real.

El informe de la AGN aporta otra dato inédito. La ruta de los cheques del Fútbol para Todos y Sueños Compartidos se cruza en 29 entidades.

En el listado aparecen firmas como Fiorito Factoring, Agropecuaria Monte León, Asociación Mutual Puyén, Cabaña Agropecuaria del Zonda, Proyecto Santiago, Nueva Ganadera Centro Bonaerense, Asociación Mutual Propyme, INFIN Sociedad de Bolsa, Recaudaciones Computarizadas, Cobranzas Cash Management, Nápoli Sociedad de Bolsa, ABC Bursátil Sociedad de Bolsa SA, Agropecuaria Agroindus, entre otras.

La lista de "coincidencias" podría ampliarse porque la Justicia todavía no cuenta con la totalidad de los cheques emitidos por la AFA.

Aunque el programa Fútbol para Todos ya no existe, la AGN detalló las irregularidades detectadas a partir de 2013 (ya había analizado el período 2009-2012) y fue muy crítica sobre el manejo del dinero: "El destino de los fondos de origen público al pago de intereses y comisiones de entidades ajenas a los objetivos del Programa (FPT) denota la debilidad de los controles aplicados".

"El Estado compró los derechos y realizó el pago de manera electrónica a la AFA. No hay manera de cambiar cheques en ese proceso. Los controles del Estado llegan hasta el momento del pago, luego ese dinero pierde la condición de público y a la AFA no se la puede controlar desde la Jefatura de Gabinete del Ejecutivo, es por eso que no se aplicó la figura de defraudación sobre nosotros", explicó a Infobae el ex ministro del área Aníbal Fernández.

"Para controlar a la AFA desde el Ejecutivo solo se podría con un interventor pero implicaría dejar de participar de eventos internacionales – según el reglamento de la FIFA – es por eso que nunca se hizo", agregó quien fuera jefe de gabinete de la administración kirchnerista.