El presidente del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, anunció que la bancada que lidera no participaría de la sesión especial en la cual la oposición logró el desafuero de Julio De Vido.

Si bien esgrimió causales políticas -habló de persecución y de hostigamiento -, el "faltazo" facilitó la estrategia de Cambiemos, que necesitaba el voto de las dos terceras partes de los presentes para avanzar con el desafuero.

"Como el oficialismo ya tiene los votos necesarios, no vamos a participar de la sesión", alegó Recalde en una conferencia de prensa que se realizó en el tercer piso de la Cámara de Diputados.

(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

Y argumentó: "No queríamos convalidar con nuestra presencia esta persecución. Hay razones jurídicas por las cuales es improcedente lo que ha determinado la Cámara Federal".

Acompañado por la mayoría de los integrantes de la bancada, como Diana Conti, José Luis Gioja, Nilda Garré, Axel Kicillof y Marcos Cleri, entre otros, Recalde denunció un "plan de persecución" y cuestionó la existencia de "jueces tuertos, un grupúsculo de jueces y fiscales que empezaron a seguir las instrucciones del poder Ejecutivo nacional".

Además, justificó que la determinación de no presentarse en el recinto de sesión tuvo lugar luego de "un debate que se realizó con absoluta libertad, donde cada uno manifestó su posición y donde primó la organicidad del bloque".

Los diputados del kirchnerismo que integran la comisión de Asuntos Constitucionales tampoco participaron de la reunión de ayer, en donde se aprobó un dictamen de mayoría para que Diputados le quite los fueros parlamentarios al ex ministro de Planificación Federal.

LEA MÁS