Hugo Alconada Mon, periodista del diario La Nación (Nicolás Aboaf)
Hugo Alconada Mon, periodista del diario La Nación (Nicolás Aboaf)

El periodista Hugo Antonio María Alconada Mon reveló en enero pasado la existencia de cinco transferencias de dinero por unos 600.000 dólares que llegaron a una cuenta en un banco suizo de Gustavo Héctor Arribas, el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y hombre de muchísima confianza del presidente Mauricio Macri.

Esas transferencias partieron de la cuenta de un operador financiero paulista condenado en Brasil por el "Lava Jato", quien reconoció ante la justicia haber hecho cientos de pagos ordenados por la empresa Odebrecht. Esa constructora pagó coimas en Brasil y en buena parte de América Latina, incluida la Argentina.

La nota de Alconada Mon señalaba que el dinero salió desde una cuenta bancaria en Hong Kong que el operador brasileño Leonardo Meirelles controlaba a través de la empresa RFY Import & Export Limited, que la justicia de Brasil ya catalogó como "empresa de fachada", destinada al pago de coimas, lavado de activos y evasión.

Se transfirieron 594.518 dólares entre el 25 y 27 de septiembre de 2013, hacia la cuenta Suiza de Arribas, una fecha que coincide con la reactivación del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento –obra que dependía del Estado nacional en manos del kirchnerismo entonces- en la que participa la empresa Odebrecht.

Gustavo Arribas, titular de la AFI (Charly Diaz Azcue / Comunicacion Senado)
Gustavo Arribas, titular de la AFI (Charly Diaz Azcue / Comunicacion Senado)

Arribas negó que hacia su cuenta se hubieran dirigido las cinco transferencias de las que hablaba el artículo publicado el 11 de enero pasado y reconoció sólo una. Señaló que era una transferencia producto de la venta de muebles de un departamento que también había vendido en San Pablo, Brasil. Y que no tenía relación alguna con Odebrecht. A raíz de aquella publicación y por una denuncia de la diputada Elisa Carrió, que integra el espacio del oficialismo, se abrió una causa judicial.

Alconada Mon, que trabaja en el diario La Nación, adjuntó material que se sumó a la causa judicial que está a cargo del juez Rodolfo Arístides Canicoba Corral y del fiscal Federico José Delgado.

El periodista, quien declaró el martes pasado, entregó un pendrive con 14 hojas de documentación. Allí constan las transferencias que ordenó Meirelles desde su cuenta de Hong Kong con escala intermedia en el Bank Mellon de Nueva York, para terminar en la cuenta suiza de Arribas.

Alconada Mon también aportó extractos de una entrevista a Meirelles donde señala a uno de los actores centrales del Lava-Jato, Alberto Youssef, como su jefe y responsable de las transferencias. Además sumó material judicial disponible en Brasil que revela los contactos entre Meirelles y las coimas.

En su declaración también explicó cómo fueron las consultas que hizo con Arribas, a través de "emisarios", antes de publicar la nota el miércoles 11 de enero.

El juez Rodolfo Canicoba Corral (Adrián Escandar)
El juez Rodolfo Canicoba Corral (Adrián Escandar)

El periodista señaló que el viernes anterior a la publicación hizo el primer llamado al jefe de la AFI para explicarle qué información tenía y para que diera su versión. Luego de ese llamado se comunicó con él un emisario de Arribas, quien dijo que "sabía quién era Meirelles, pero que Arribas sostenía que ninguna de esas operaciones era verdadera". Luego de esa afirmación, el emisario le pidió al periodista si era posible que le facilitara copias de las transferencias para buscar mejor y que le diera 24 horas. Al día siguiente, el emisario de Arribas –siempre según la declaración de Alconada Mon a la que accedió Infobae– "cambió la versión y dijo que todas las operaciones correspondían a la venta de un inmueble en San Pablo, en el año 2013. Me pidió 24 horas más terminar de buscar los datos y me pidió que aclarara en la nota que el señor Arribas no era contribuyente fiscal en ese momento en la Argentina".

"Pocos minutos después –agregó Alconada Mon- me llamó un segundo interlocutor de Arribas para decirme que toda la operación era en negro y que iba a tomar tiempo para poder demostrarlo pero que Arribas estaba allí (en la AFI) por el bien de la patria".

"Luego -amplió Alconada Mon- volvió a llamarme el primer emisario de Arribas y dijo que el segundo emisario de Arribas era un boludo y no estaba autorizado a decirme que la operación era en negro. Al día siguiente el primer emisario de Arribas cambió por tercera vez la versión y dijo que solo una transferencia, por 70 mil dólares correspondía a la venta de un inmueble en San Pablo en 2013 y que desconocía las restantes cuatro y me pidió 24 horas más para entregarme la documentación. Al día siguiente, ya lunes, volvieron a cambiar la versión, dijeron que no me iban a dar documentación, sino copia de un e-mail que el banco de Suiza le había dado a Arribas para finalmente, cuando nos reunimos en el bar Puros, del microcentro porteño, sólo me mostraron un supuesto mail, sin membrete del Banco Credit Suisse, se negaron a entregarme copia para que yo la verificara, como habían prometido y procedieron a evaluar que mi proceder era malicioso. Momento en que di por terminada la reunión y tras cinco días de esperar y recibir versiones contradictorias entre sí, avanzamos hacia la publicación, al día siguiente miércoles 11 de enero".

El periodista señaló que, "desde entonces, el señor Arribas cambió otra vez la versión y dijo que ya no era por la venta de un inmueble sino de cosas muebles y que la operación se concretó en 2015, es decir dos años después de las cinco transferencias del señor Meirelles, mientras que el motivo último de esas transferencias de Meirelles continúa en duda. En efecto, sólo horas después de que Meirelles comenzó a ordenar estas transferencias, Odebrecht subió por primera vez un comunicado de prensa a su página oficial de internet celebrando 'la conquista de un nuevo contrato en Argentina', cuya copia y link aporto".

Alconada Mon explicó ante los funcionarios judiciales que "días atrás dos funcionarios del gobierno de Macri le dijeron por separado y sin que mediara pregunta, que los 70 mil dólares que reconocía Arribas podrían haber sido abonados por Odebrecht por tareas de lobby".

Ante la pregunta del juzgado para que revele los nombres de los funcionarios, Alconada Mon se amparó en el secreto profesional y no brindó las identidades.

La defensa de Arribas -ejercida por Alejandro Pérez Chada- quiso saber si a través de su investigación había podido determinar qué gestión había hecho el empresario en pos del relanzamiento del soterramiento del Sarmiento. Alconada Mon contestó: "No me consta". También quisieron saber si los funcionarios le explicaron qué tareas de lobby pudo haber realizado Arribas para la empresa Odebrecht. Contestó que "no lo especificaron".

A partir de la documentación presentada por Alconada Mon, el fiscal Delgado pidió que el Banco Central de la República Argentina designe un perito para "traducir" del lenguaje del sistema financiero al común el contenido de los papeles donde se muestran las transferencias. En cuatro de ellas, en la columna correspondiente al "status", se lee -según explicó Delgado- la palabra "complete" y en una quinta la palabra "processed". Esa quinta transferencia es la que Arribas dice que corresponde a la venta de muebles.

Delgado también pidió que la Cancillería haga esfuerzos para conseguir las copias de las "delaciones premiadas" de algunos de los involucrados y también poder interrogarlos sobre la relación de las coimas con la Argentina.

Para el fiscal la investigación tiene relación con que Odebrecht se quedó con parte del negocio del soterramiento del Sarmiento. Por eso le pidió al juez que le pida a la Jefatura de Gabinete un informe "preciso, conciso y escueto" sobre la fecha, montos y participantes en el acuerdo de 2013 para el soterramiento.