El método anticonceptivo posparto debe ser consultado con un ginecólogo. Foto: Archivo Atlántida.
El método anticonceptivo posparto debe ser consultado con un ginecólogo. Foto: Archivo Atlántida.

En la etapa posterior al parto y con la reanudación de las relaciones sexuales, buscás una anticoncepción que te permita sentirte cuidada, cómoda y segura frente a la posibilidad de un nuevo embarazo. Te surgen, sin embargo, dudas respecto a cuál es la mejor opción, evitando efectos secundarios y cuándo es conveniente comenzar. La elección del método más adecuado dependerá en gran medida de si estás o no amamantando a su bebé.

¿Y ahora qué?

"Cuando se produce el parto, se pierde el efecto inhibidor de los estrógenos y la progesterona y se inicia nuevamente la secreción de estas hormonas, restableciéndose así la ovulación. Sin embargo, en las madres que amamantan a sus hijos se produce la amenorrea: la ausencia de menstruación producto del aumento de los niveles de prolactina, una hormona que se libera en respuesta al estímulo de succión sobre el pezón", explica la Dra. Claudia Scalise, ginecóloga y obstetra del Policlínico Bancario.

Entonces, si bien la lactancia materna por sí sola puede proveer protección efectiva contra el embarazo, la Dra. Scalise aclara que la probabilidad de ovulación sin menstruación y de embarazo aumentan a medida que pasa el tiempo. Esta probabilidad llega a entre el 33 y el 45% en los primeros tres meses posparto y entre el 64 y el 71%, después de los seis meses. Claramente, las chances de volver a quedar embarazada son altas.

Depende, todo depende

La Dra. Liliana Blanco, ginecóloga especializada en fertilidad, sostiene: "Lo más importante es no desestimar la lactancia, ni inhibirla para indicar un método anticonceptivo. Para hablar del método que puede considerarse ideal es necesario tener en cuenta su nivel de efectividad, reversibilidad e inocuidad, como así también, que sea aplicable y practicable para la paciente. Lo que toda mujer debe evitar es elegir un método anticonceptivo sin consultar con su médico de cabecera o ginecólogo".

Entre las múltiples alternativas se encuentran:

Métodos hormonales: "Son considerados, generalmente, la primera opción para la mujer que amamanta, porque no interfieren en la lactancia, ni en el crecimiento de los bebés al no transferir esteroides u hormonas a través de la leche. Entre estos se encuentra el Método de la Lactancia – Amenorrea (MELA), cuya efectividad es del 98% en los seis meses posteriores al parto", afirma la Dra. Scalise.

En este grupo también se encuentran por un lado, las minipíldoras o anticonceptivos sólo de progesterona. Su ingesta debe iniciarse seis semanas después del parto. Así como los anticonceptivos combinados cuyo uso no se recomienda durante la lactancia ya que –como explica la doctora- no sólo tienen un efecto negativo sobre la producción y la calidad de la leche, sino que afectan el crecimiento y salud de los bebés debido al pasaje de estrógeno sintético.

Métodos de barrera: Tanto el preservativo como el diafragma son alternativas recomendadas para esta etapa ya que no interfieren con la lactancia. La eficacia del primero varía entre el 86 y el 97% y puede utilizarse inmediatamente después del parto. El diafragma en cambio, está indicado después de las seis semanas del parto y su uso está asociado a la aplicación de espermicidas. Además, su colocación requiere de un aprendizaje previo.

Contraceptivos químicos: Son óvulos, cremas, jaleas y tabletas vaginales que funcionan como complemento de los métodos de barrera.

Dispositivo intrauterino (DIU): La Dra. Saclise asegura que el DIU es otro método anticonceptivo seguro durante la lactancia; tantos los inertes como los medicados con cobre o los que liberan hormonas, tienen una eficacia cercana al 95%. Su inserción es entre las cuatro y ocho semanas después del parto para evitar infecciones u otras complicaciones. Y recalca que una vez que se extrajo, la recuperación de la fertilidad es inmediata.

¡A tomar nota!

-No interrumpir la lactancia para iniciar la anticoncepción.

-Evitar los anticonceptivos combinados orales o inyectables por los efectos secundarios que acarrea su uso tanto en el bebé como en la madre.

-La abstinencia periódica no es efectiva como sí lo es el resto de los métodos anticonceptivos. Depende de la regularidad de los ciclos de la mujer y no previene enfermedades de transmisión sexual.

-El Método de la Lactancia – Amenorrea es válido, siempre y cuando se alimente al bebé solamente con leche materna, la mamá no haya reiniciado su ciclo menstrual y el bebé sea menor de seis meses.

-La implementación de cualquier método anticonceptivo debe hacerse con el asesoramiento del ginecólogo o médico de cabecera.

Por Sol Nussbaum / Asesoraron: Dra. Claudia Scalise, ginecóloga y obstetra del Policlínico Bancario, M.N. 83.011 y Dra. Liliana Blanco, ginecóloga especializada en fertilidad, de PROCREARTE Red de medicina reproductiva y molecular, M.N. 68.340.

SEGUÍ LEYENDO