El pelo dejo de cortarse mojado
El pelo dejo de cortarse mojado

La rutina todas la conocemos bien: llegás a la peluquería con la idea de un cambio, te pasan al sector lavado, te cortan, te secan y te vas chocha a tu casa. Pero en cuanto te lavás el pelo nuevamente, acomodarlo como te lo dejaron en la peluquería se vuelve una misión más que imposible. Ya sea que pruebes con brushing, con planchita o con rizador, nunca encontrás ese no sé qué que tenía tu corte cuando saliste de la peluquería. Está más corto de lo que creías, la forma que tenía desapareció, incluso hasta se ve desprolijo.

¿Cuál es el problema? ¡El de siempre! ¡La humedad! "Lo que mata es la humedad". Porque al cortar sobre el pelo muy húmedo ni el peluquero, ni una como clienta, podemos visualizar mucho el resultado final. En cambio, parece que cortarlo en seco permite un desenlace más realista ya que respeta el estado natural del pelo. Sí, leíste bien: nada de "pasar por pileta", la novedad en cortes no viene de la mano de una nueva herramienta, ni de una técnica estrafalaria, sino de evitar mojar el pelo al momento de cortarlo.

"El corte en seco es funcional para el estilista y para la clienta. Para el estilista porque minimiza errores, ya que corta en la textura real del pelo, sin estirarlo. Y para la clienta porque podrá tener todos los días el mismo peinado, como recién salida de la peluquería", explica Male Raspor de Peluquería Glow.

Juan Olivera, estilista dueño de Estudio Olivera y reconocido por emplear esta técnica asegura que es un corte sin estrés porque "va a quedar igual que lo que la clienta ve en el salón, ya que no se fuerza a la fibra ni con secador ni con brushing, por ende el corte dura más: no pierde la forma con el crecimiento hasta dentro de dos o tres meses".

Es una técnica cien por ciento aplicable a todas las texturas y grosores de pelo,
Es una técnica cien por ciento aplicable a todas las texturas y grosores de pelo,

CORTÁ POR LO SANO. La vieja escuela dictaminaba que el pelo se tenía que cortar mojado, siendo ésta la mejor manera de lograr la precisión del corte, ya que las fibras capilares están más firmes por la humedad y no se deslizan de la tijera. Sin embargo, dicen los que saben que la mejor forma de controlar todo el procedimiento y no quedar disconforme es optar por el corte en seco.

La técnica del dry cut tiene múltiples ventajas porque permite al estilista observar la caída y textura real del pelo y adaptar mejor el corte a su forma y volumen, algo imposible de lograr con el pelo mojado. "La técnica varía según el pelo, si es enrulado o lacio, y según la intención que se le quiera dar al corte. Mi técnica no es de manual, trabajo más por impacto visual. Mi concepto es que la clienta se vea linda y corto en función de eso", detalla Marco Bustamante de Supernova Peluqueros, uno de los maestros del dry cut.

Él asegura que es una técnica cien por ciento aplicable a todas las texturas y grosores de pelo, salvo algunas excepciones: "Cuando el pelo es muy poroso, por gran presencia de canas o porque está dañado, y no hay definición, ahí habrá que ayudar con un modelado, pero siempre de la manera más natural posible, tratando de usar un producto de styling sin necesidad de acudir a la planchita o al secador", comenta el especialista.

El corte en seco, además de facilitar la visibilidad del largo real, permite eliminar volumen pelo donde más se necesita y añadir grosor y cuerpo donde corresponde. En cambio, cuando el pelo está mojado se ve plano, y no se notan las áreas más o menos espesas. Por ejemplo, para las que tienen rulos, el corte en seco permite ver cómo queda cada "rulo" ya que es único y así saber cómo cortarlo.

En el pelo mojado los rizos se ven todos iguales y estirados. Otro de los beneficios es que causa menos daño a la fibra. El pelo es elástico, por eso cuando se corta húmedo los extremos son más propensos a deshilacharse y a que las puntas luego florezcan. En cambio, cuando está seco, se obtiene un corte mucho más limpio en las puntas, porque no se divide ni la fibra sufre. En consecuencia, el pelo se mantiene mejor y sano por más tiempo.

PELO POR PELO. El estilista se convierte en una especie de escultor, porque para hacer un corte en seco trabaja casi pelo por pelo. "Cuando uno trabaja con el pelo mojado ve siempre caer el pelo de la misma forma. ¿Por qué? Porque estiliza y termina siempre con brushing y secador. Pero la clienta después se lava el pelo en la casa y se pierde la magia. La que necesitaba volumen lo vuelve a tener llovido, y a la que lo tiene ondulado los rulos le comieron como diez centímetros de largo. Al trabajar en seco uno corta sobre el movimiento real del pelo, es una pasión: uno esculpe, saca y agrega volumen o lo que necesite, pero siempre parte de la realidad", relata Juan Olivera.

Es un proceso largo y él se toma su tiempo; como un buen artista, puede llegar a demorar hasta dos horas. "No es que agarrás de a mechones, vas pelo por pelo, siguiendo un movimiento".

A Marco Bustamante, por otro lado, le resulta una técnica más rápida: "Te ahorrás el tiempo del proceso del lavado previo al corte y todo el peinado y estilismo posterior. Es mas rápido y práctico. Con la técnica de corte en seco en una hora puedo llegar a definir de dos a tres cortes, en cambio si tengo que hacer lavado y secado, tardo más de una hora por cabeza".

Los precios también varían: en Supernova, la peluquería de Bustamante, todos los cortes rondan los $ 500, "sin importar largo o textura, si es corte de mujer o varón". En Estudio Olivera (de Juan Olivera), el precio del corte oscila entre los $ 1.200 y $ 1.400. "Lo que no ahorrás en dinero, lo ganás en tiempo y calidad de pelo", asegura Juan.

Es que puede sonar a demasiado, pero esta técnica puede llegar a mantener el corte intacto durante mucho más tiempo, llegando a los seis meses en las melenas con rulos. "A veces llegan clientas que se quieren cortar y yo las mando a que gasten la plata en el shopping o se vayan a comer algo rico. Este tipo de corte no se deforma con el crecimiento, incluso en estilos bien cortos y varoniles. ¡Se la bancan mucho más!", enfatiza Marco Bustamante.

Y no sólo eso, es mejor invertir en estos cortes que en lidiar con el peinado todos los días de la semana. "Tratamos de rescatar lo que la clienta normalmente tiene. Resaltar su belleza natural. No hacer cortes imposibles de manejar en casa después. Ni que requieran de horas de estilismo para que te sientas peinada. Simplemente, después deberás acompañar el corte con un buen producto de modelado y ya. Nada que lleve más tiempo que ponerte un poco de maquillaje. Si querés estar más linda, lo vale", concluye el estilista. Para finalizar, te contamos que para pedir un dry cut hay que seguir ciertas normativas: xLavarse el pelo en casa unas horas antes de acudir al salón. xDejar que se seque naturalmente. xNo usar productos de styling, nada de sérum o cremas leave in. ¡¿Quién se anima a probar?

textos MARIELA RAFFAELLI fotos LATINSTOCK

LEA MÁS: