Stuart, candidato a ganar la FMS 2020: “Mi vieja me hizo entender que el mate cocido con torta frita era una de las comidas”

En entrevista con Infobae, el oriundo de Coronda, Santa Fe, habló del freestyle, su infancia, como influyeron sus hermanos en su personalidad y su amor por la música y el cine.

Ramiro José Verdoljak, mejor conocido como Stuart, es medido a la hora de usar sus palabras. Lo suyo es ir “ronda a ronda”, algo que podría definir tanto su personalidad como su crecimiento en el ámbito del rap improvisado en español. En el 2018 ingresó en la Freestyle Master Series, la liga profesional de freestyle, casi como un desconocido. La incógnita sobre su inclusión, que en su momento fue grande, hoy se ve muy lejana ya que gracias a sus grandes actuaciones logró posicionarse como uno de los mejores de Argentina y conectar con la gente.

De origen humilde y el cuarto de siete hermanos, Stuart descubrió su amor por la música de chico gracias a una radio que tenía cuando vivía en el campo, lugar donde no tenía televisión. Esto despertó su interés por la escritura, dado que comenzó a escribir cuentos y secuencias de ficción. Este preludio fue su despertar en el rap, algo que llegó de la mano de sus primos. “Me dieron un disco de un rapero de Buenos Aires, Nucleo TintaSucia, y quedé asombrado”. Así se acercó mucho más a un estilo que ya conocía por parte de artistas mainstream, como lo eran Eminem y 50 Cent.

Un presente demoledor

Comenzó la nueva temporada de la FMS con un Stuart afilado en su alineación. Derrotó ambiciosos rivales como Nacho y Mecha, y estos resultados lo dejaron como único puntero de la competencia, potenciando sus posibilidades de campeonar y confirmando el nivel exhibido el año pasado donde terminó en el cuarto puesto. Pese a que el torneo comenzó más tarde de lo pactado por la pandemia en curso, la competencia volvió con un formato sin público, un elemento esencial de estos shows, pero que le dio una pequeña ventaja al santafesino.

El santafesino Stuart, luego de dos fechas, es el único puntero de la FMS Argentina 2020.
El santafesino Stuart, luego de dos fechas, es el único puntero de la FMS Argentina 2020.

-¿Cómo te sentís con el arranque que tuviste en esta nueva temporada de la FMS?

-Estoy muy contento por cómo empezó y porque no sufrí el hecho de la presión. La falta de público ayudó bastante. Más allá de los resultados y las victorias, fueron lindas batallas, en las cuales me sentí cómodo.

- ¿Extrañas el público?

-Obviamente me gusta el público, es otra magia. Cuando gritan y paran la batalla es una energía física que te llega. Los pibes de FMS son todos medios hinchas de fútbol, medio barras bravas, entonces están ahí saltando y gritando como si hubiera mil personas presentes.

-Generaste una conexión especial con la gente…

-A través de las redes sociales me hacen llegar su buena onda. Siempre es con la idea de cumplir el sueño. Me ven a mí y tal vez se inspiran en lograr lo que hacen. En mis canciones hay muchos comentarios donde dicen que comenzaron a escribir por mi forma de rapear o que escuchan mis temas para inspirar. Por ejemplo, en un momento solté una frase que dice: “Quiero que me vean y digan: si él puede, yo puedo”. Esa me marcó muchísimo porque hoy en día me la recuerdan por una cuestión que quizás se sienten representados… tal vez va por ese lado el amor de la gente.

-Mecha dijo que vos no te adaptaste al público, sino que el público se terminó adaptando a vos. ¿Lo sentís así?

-Creo que lo dice porque mantuve mi estilo desde siempre aunque al principio me costó. No sé si he cambiado… no he hecho un gran estudio de mi carrera en estos tres años de FMS como para saber si cambié algún aspecto o cómo moverme para la gente. Veo mi última batalla con Mecha y noto que sigo actuando igual como con Cacha en el primer año. Es mirar mucho al competidor, poco al público y girar en el escenario. No tengo la verdad absoluta, pero podría decirse que sí, a la larga se terminaron acostumbrando a que yo esté en la liga y quizás eso hizo que me presten atención y empiecen a quererme.

infobae-image

En 2018, cuando inició la primera temporada de la Freestyle Master Series, transitó un comienzo paulatino ya que todavía no tenía mucha afinidad con sus compañeros. “Al principio no es que costó, pero sí llevó su tiempo de adaptación como todo. Soy tímido, por lo que ganar la confianza de los pibes no era algo con lo que me presionaba hacer, sino que simplemente buscaba ser como soy y los que les caía bien iban a hablar conmigo y los que no, no. Me iban a tener todo el año”, indica el rapero, quien además aclara que hoy en día es “amigo de todos”.

PREGUNTA AXE -Entraste como un desconocido y hoy te ven como uno de los grandes candidatos a ganar la competencia… ¿Cómo ves la evolución de tu nivel?

-El cambio es super emocionante. Siempre digo que, en cuanto al nivel, es más una cuestión de confianza. Si bien con el tiempo me contradije a mí mismo, ya que pensaba que el nivel lo tenía pero que me faltaba soltarme, indudablemente mejoré. Lo sé porque cuando improviso es distinto, es otra forma de generar ideas. Ahí me doy cuenta de que mi cabeza aprendió a manejarse sola en ese aspecto. Hoy en día, soy un espectador de mi freestyle. Termino de improvisar y asimilo lo que dije, porque mi cabeza, de cierta manera, conecta conceptos con el subconsciente y eso me parece una evolución respecto a lo que hacía, por ejemplo, dos años atrás.

La familia, los cambios y el agradecimiento

Este rapero santafesino no olvida sus raíces ni las enseñanzas de su familia, la cual le inculcó el ser “agradecido”. Es el del medio entre siete hermanos y señala que su madre los crió “prácticamente soltera”, algo que incidió en su personalidad. No obstante, recalca que su padre siempre estuvo, pero que estaban separados. A su vez, afirma que se formó por lo aprendido de sus hermanos mayores: “Uno es boxeador profesional y eso me sirvió para aprender lo que es ese momento de batallar. Mi hermana bailaba en comparsas y salió como mejor pasista del año en dos o tres oportunidades. Teníamos poco, éramos humildes, pero soñadores”. También reconoce que su familia lo guio para llegar a este momento y que se tome las batallas de freestyle de la forma en que lo hace.

Dtoke y Stuart, en un enfrentamiento de la FMS Argentina 2019.
Dtoke y Stuart, en un enfrentamiento de la FMS Argentina 2019.

Y 2020 no es un año más para Stuart. Dejando de lado los inconvenientes que genera la cuarentena, los cuales supo llevar bien debido a que se considera como “super hogareño”, hizo un giro importante al mudarse a Buenos Aires con su pareja e hijo. “Hicimos un sacrificio enorme. Me vine con la ropa y las fotos, después con todo lo demás se arrancó de cero, ya sea pidiendo o comprando usado. Necesitábamos que el cambio sea rápido”. Durante el minuto de presentación de la segunda jornada de la FMS, el santafesino agradeció a Klan, Dtoke y Ciri, su representante, por la ayuda que le dieron con la mudanza en un momento “raro” de su vida.

-¿El freestyle te cambió la vida?

-Para que se den una idea, si llegás al nivel en el que estoy, donde el freestyle te da retribuciones económicas y comodidades, y... es vivir bien. Y yo sé esa diferencia porque he tenido mis carencias de niño. Si bien mi familia hizo que nunca me falta nada, mi vieja supo hacer entender que un mate cocido con torta frita era comida. Eso era comida y ya está, ¿entendés? Nosotros venimos de ese mambo, de ese lado.

El compositor por encima del freestyler

Pese a que a sus 26 años aún tiene mucha proyección dentro del mundo del freestyle, Stuart se ve así mismo “más compositor que freestyler”. Durante la cuarentena optó por inclinarse a lanzar temas como “Altamar” y “Tercer Strike”. Señala que su forma de composición es directa y concisa: “Me convertí en una persona que escribe temas en media hora, cuarenta minutos. Empiezo a escribir y no soy de borrar. Voy línea a línea y si ya pasé una es porque la anterior queda así”.

Con mucha energía y determinación, ve que su mudanza a Buenos Aires lo acercará a sus proyectos musicales, entre los que se encuentra la creación de un estudio de grabación: “Tengo seis o siete temas que están esperando que los grabe. Tengo la idea de laburar con Zone y con los pibes, como MKS, Klan, que ya lo hicimos, y Sub. También quiero hacer un par de colaboraciones internacionales con raperos de España y Colombia que respeto y admiro muchísimo”. Entre sus influencias, remarca a Canserbero y Piezas, a quienes considera “adelantados” para su época.

-¿Pueden convivir el freestyle la música?

-Es entendible el hecho de que en algún momento se tengan que separar. Hoy en día, en el freestyle tenes un evento internacional cada dos semanas y si vos estás compitiendo en la elite es muy probable que te llamen y termines yendo. Si estás haciendo buena música también se hacen eventos todos los fines de semana, en diferentes partes del país. Entonces, vivís todo el año arriba de un avión o colectivo, yendo a tocar y batallar o decís “voy a bajar un cambio y dejar algo por un tiempo, hasta que me acomode.

Un gran futuro por delante

En los últimos meses del 2020, Stuart tiene la oportunidad de sumar trofeos a su vitrina. Puntero en la FMS, tiene por delante 7 jornadas intensas, en las cuales si logra mantener el nivel, se perfilará a llevarse el título de campeón. A su vez, también participará en la próxima nacional de Red Bull, donde espera enfrentarse con Tata, por lo que este significa para el freestyle argentino. Sin embargo, aclara que vive las batallas de una manera más relajada y que no le importa perder: “Nunca voy pensando que el evento tiene que ser mío si o sí”.

Más allá de su faceta batallera y musical, Stuart remarca que le gusta escribir y que tiene un proyecto referido a un libro, el cual empezó hace unos años pero que dejo de lado debido a su actividad profesional. El cine es otra de sus pasiones. El santafesino apunta a, en un futuro, guionar y dirigir película, y se cataloga a si mismo como un “fanático de la fotografía”. Además, pese a que se define como “boomer”, tiene intenciones de comenzar a realizar streaming: “No reaccionaría a batallas de freestye. Me gustaría hacer algo más profundo, dar mi visión de ciertas cosas de la vida”.

¿Cómo te ves de acá a unos años?

-Me veo guionando películas, dirigiéndolas. Muy de viejo quiero irme a Noruega, cambiarme el nombre y escribir un libro, con otro nombre.