Estación Central cuenta con dos sucursales, una en Olivos (Av. del Libertador 3040) y otra en San Telmo (Av. Belgrano y Balcarce). Ambas atienden todos los días, de 10 a 20
Estación Central cuenta con dos sucursales, una en Olivos (Av. del Libertador 3040) y otra en San Telmo (Av. Belgrano y Balcarce). Ambas atienden todos los días, de 10 a 20

La recesión económica en Argentina golpea a todos los sectores. El último "semáforo" de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), publicado en septiembre, registró que el precio de la ropa subió 43,8% entre julio de 2018 y julio de 2019, mismo período en el que la inflación minorista escaló hasta el 54,7%, calculado por el Indec.

El informe también recoge que la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) relevó una caída del 6,1% de las ventas en negocios minoristas, al comparar la actividad en julio de 2018 con el mismo mes, pero de este año. Asimismo, la venta de ropa en supermercados también cayó -10,5% según midió Indec-, mientras que la venta en los shoppings del Gran Buenos Aires subió levemente: un 0,1%.

En este contexto, los consumidores buscan ofertas con mayor ahínco. Y es ahí donde Estación Central aparece como una opción ideal para seguir comprando marca y calidad, a precios convenientes.

Se trata del único outlet premium del país, un "multimarca" que reúne artículos discontinuados, de colecciones anteriores o de temporada actual especialmente diseñados, de firmas como Rapsodia, Jazmín Chebar, Desiderata, Ossira, Ríe, A.Y. Not Dead, Delaostia, Las Oreiro, DC, Patagonia, Key Biscayne, Bowen, Levi's, Burgués, Bolivia, Infinit, Giesso, La Dolfina, Wanama Kids, Paz Cornú, Burton, Indiastyle, Herschel, Garçon García, Santa Bárbara, Ona Saez, O'Neill, 55B LAB, Quiksilver, Ojo Rojo, entre otras.

Cada uno de los dos locales de Estación Central cuenta con 60 mil prendas, entre artículos discontinuados o diseños exclusivos
Cada uno de los dos locales de Estación Central cuenta con 60 mil prendas, entre artículos discontinuados o diseños exclusivos

Cuenta con dos sucursales, una en Olivos (Av. del Libertador 3040) y otra en San Telmo (Av. Belgrano y Balcarce), con 60 mil prendas en cada uno de los locales, sumado a la posibilidad de poder pagar en hasta 3 y 6 cuotas sin interés todos los días; o bien financiar en 12 cuotas las compras realizadas entre jueves y domingo.

Luego de la última devaluación del peso con respecto al dólar -producida inmediatamente después de las PASO-, minoristas y shoppings vieron recortadas sus ventas. En tanto, Estación Central vendió aproximadamente un 30% más respecto a los últimos meses.

"Es un negocio para la crisis", explicó Diego Gómez a Infobae, uno de los responsables de la firma. "Al principio, cuando la Argentina estaba bien, la gente tenía un poco de vergüenza de regalar una prenda discontinua o de outlet. Después del 2000, 2001, pasó a ser una compra inteligente: 'Mirá, me compré un vestido de primera marca a $150'. Y después, con los outlets que existen en Estados Unidos o Europa, este tipo de locales se pusieron de moda. Veían una similitud en Argentina con lo que iban a buscar allá, pero con marcas nacionales", se explayó.

A su lado, Nicolás Hauser, la otra mitad del éxito, amplió la idea: "Hay una diferencia importante en lo que se encuentra acá y en los locales propios de las marcas: no es un 20% de descuento, es mucho más. Hay cosas que encontrás que decís 'acá me saqué la grande': por ejemplo, vestidos que en el shopping valen 15 mil pesos, acá se consiguen por $1500".

Estación Central existe desde hace veinte años: primero se instalaron en Olivos y luego se expandieron hacia San Telmo. Recientemente, agregaron como "tercera sucursal" la venta virtual, a través de su página web. Lo que se puede conseguir son "artículos discontinuos, que salieron rápido de los locales de las marcas porque se quedaron sin talles. Pero también, con las marcas fabricamos productos para nuestros negocios: tenemos ropa exclusiva para que el cliente encuentre algo distinto", dijo Gómez. 

En tanto, Hauser aclaró: "Los discontinuos son solo de la temporada anterior. Y no es ropa con fallas, son prendas de primera calidad. Para muchas marcas somos su único outlet".

“Los discontinuos son del año anterior, no de muchos años más atrás. Y no es ropa fallada ni rota, es toda ropa buena, de primera calidad”, explicaron los socios de Estación Central respecto a la mercadería que ofrecen
“Los discontinuos son del año anterior, no de muchos años más atrás. Y no es ropa fallada ni rota, es toda ropa buena, de primera calidad”, explicaron los socios de Estación Central respecto a la mercadería que ofrecen

"Nunca hicimos mucha publicidad, sino que nos ayudamos con el 'boca en boca', a que el cliente nos recomiende. Nuestra idea es que cada marca mantenga su identidad en su sector. Estamos ubicados en lugares donde el público es muy exigente, acostumbrado a comprar en locales de 'primera'. Entonces, si vos les vendés una propuesta de outlet donde tiene que estar peleándose con otros clientes o haciendo filas larguísimas, no vuelven. Por eso armamos un negocio a la medida de nuestros clientes, que se sientan cómodos, que estén bien atendidos", explicó Gómez.

Con el plan de mantener los precios hasta el verano -o al menos, no remarcarlos-, los socios de Estación Central ven en el horizonte un mejor desarrollo de la venta online antes que abrir una tercera sucursal física: "Es un esfuerzo muy grande abrir una tienda, para después tener que cerrarla. Tiene que ser bien pensado", dijo Gómez.

Hauser, en tanto, sumó: "Nuestra oferta es tan buena tanto para los tiempos de crisis como para épocas mejores. En todos los caminos que se presenten, Estación Central va a estar".