Ricardo Balbín, líder de la Unión Cívica Radical
Ricardo Balbín, líder de la Unión Cívica Radical

Son más de 40 mil páginas, comprimidos en seis cds y producidos por 16 agencias norteamericanas, que dejan al descubierto detalles sorprendentes, jugosos y desconocidos de la vida política argentina durante el último gobierno militar. Las declaraciones del líder radical Ricardo Balbín sobre los desaparecidos, su posición sobre un Nüremberg argentino y los derechos humanos, en el informe que envió la embajada americana a su gobierno. Además, los análisis del Departamento de Estado sobre el perfil del dictador Jorge Rafael Videla y las exigencias en el tema Malvinas son cuestiones que se abordan en estas líneas.

"Balbín le da la espalda a los desaparecidos"

Es el título del cable datado en mayo de 1980. Se señala que en las últimas semanas Ricardo Balbín, líder del partido radical, había abordado públicamente en tres ocasiones la cuestión de los desaparecidos. Y en todos había dado el mismo mensaje: "No están desaparecidos, están muertos".

Y que dichos mensajes eran acompañados por recomendaciones a los familiares, en el sentido que dejasen de buscarlos y comenzaran a aceptar lo que "todos los argentinos saben, que nunca volverán a casa". Asimismo, expresó que el caso de los desaparecidos estaba cerrado y que su preocupación ahora era la de aliviar el dolor y evitar que otra generación sufriese.

El informe de la embajada de los Estados Unidos a su gobierno sobre el líder radical Ricardo Balbín
El informe de la embajada de los Estados Unidos a su gobierno sobre el líder radical Ricardo Balbín

Estos dichos motivaron serias increpaciones de Madres de Plaza de Mayo, que no perdían oportunidad de insultarlo cada vez que se lo cruzaban. Según lo que le manifestaron a Infobae allegados a Balbín, éste solía murmurar "Lo que hay que aguantar…",mientras bajaba su cabeza.

Lo que se destaca en el despacho 1980BUENOS03831 es que si Balbín creía que los desaparecidos estaban muertos, debería haber dicho que habían sido asesinados por el gobierno argentino desde el momento en que los desaparecidos habían sido detenidos por las fuerzas de seguridad.

Un Nüremberg criollo

Según la diplomacia norteamericana, lo que Balbín buscaba era calmar y tranquilizar a los militares de que no tendrían que temer de un futuro gobierno radical, en el sentido de que no habría un nuevo Nüremberg (se refería a la ciudad alemana donde se sustanciaron los juicios al final de la Segundo Guerra Mundial contra líderes nazis por crímenes de guerra). Balbín fallecería en septiembre de 1981. Si bien había percibido la estrella ascendente de Raúl Alfonsín, no alcanzaría a percibir lo que sería el juicio a las ex juntas militares, en 1985.

El documento señala que Balbín creía que los desparecidos estaban muertos
El documento señala que Balbín creía que los desparecidos estaban muertos

El documento secreto  que analizó a Videla

En un documento secreto de nueve páginas, analistas norteamericanos se detuvieron en la figura de Jorge Rafael Videla. En ese informe, se alude que "el moderado Videla, que juega el papel de 'buen chico' es una pose, producto de un plan resuelto antes del golpe".

El informe dice que el presidente de facto en realidad tenía el control sobre todos los asuntos y que apoyaba, de manera reservada, los asesinatos de las bandas de ultraderecha.

El análisis del perfil del dictador Jorge Rafael Videla realizado por el Departamento de Estado
El análisis del perfil del dictador Jorge Rafael Videla realizado por el Departamento de Estado

Luego de remarcar que estos grupos no se habían originado con el Proceso sino que eran producto de una "herencia" del gobierno peronista anterior, sostenía que "nada absuelve a Videla por su máxima responsabilidad de los excesos cometidos".

Sin embargo, se acota que gracias a esa lucha se había reducido la amenaza terrorista a lo que se consideraba un aceptable nivel y que Videla se sentía lo suficientemente seguro y fuerte en la presidencia para hacer valer su autoridad sobre quienes pretendan desplazarlo del poder.

El archivo que describe la situación económica del país y el plan de Martínez de Hoz
El archivo que describe la situación económica del país y el plan de Martínez de Hoz

En un extenso documento, se afirma que en los meses siguientes al golpe de marzo de 1976, fueron bienvenidos en los Estados Unidos los esfuerzos de la junta militar por restablecer el orden y la prosperidad, y por las promesas del gobierno de respetar los derechos humanos.

Se agrega que en junio de ese año el ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz había visitado Estados Unidos y donde había conseguido apoyo tanto del sector del gobierno como del círculo financiero privado pero que con el correr de los meses "la asistencia estadounidense, financiera y moral, pública y privada, (está) en peligro por el pobre historial de derechos humanos del gobierno".

La lucha contra el terrorismo

En mayo de 1983, el Departamento de Estado, en el telegrama confidencial, catalogado como C06304627, aseguraba que la prioridad del gobierno era el regreso al orden constitucional, al que se llegaría por la vía de elecciones limpias y un ordenado traspaso del poder. Sostenía que el principal problema era la situación socioeconómica, la corrupción, los desaparecidos, el conflicto de Malvinas y el resurgimiento del terrorismo algo –que se acota en el documento- las fuerzas armadas daban por sentado.

La lucha contra el terrorismo
La lucha contra el terrorismo

En el mismo documento, se señala que las operaciones en la lucha contra la subversión habían sido ejecutadas en conformidad con los planes aprobados y supervisados por la cadena de mandos de las fuerzas armadas y de la Junta. Y remarca que bajo ninguna circunstancia sería permitida una revisión de lo actuado, ya que era competencia de la justicia militar la de investigar los excesos que pudieran haber sido perpetrados en la lucha contra el terrorismo.

Y acota que insistir en el tema de los desaparecidos perturbaría la evolución normal del proceso de institucionalización. En tal sentido, EEUU creía que esa cuestión debía ser resuelta por los propios argentinos, y que la interferencia de intereses extranjeros impediría la pacificación nacional.

Pronostica que ese tema estaría latente luego de la asunción del próximo gobierno, y que habría un renacimiento del terrorismo en el país.

La cuestión Malvinas

Para esta fecha, la embajada norteamericana informaba que Argentina deseaba una mejora en las relaciones con los Estados Unidos, pero que requeriría de un gesto importante y positivo por parte del gobierno del país del norte y que bajo ninguna circunstancia el reinicio de las ventas de armas sería considerado un gesto importante.

¿Qué buscaba el gobierno argentino? Una solución al conflicto Malvinas y que las islas volviesen a la soberanía argentina.

Un esfuerzo de los Estados Unidos en ese sentido sería tomado como un mejoramiento en las relaciones. El documento enfatiza que para el gobierno nacional, Estados Unidos era el único país con la capacidad de presionar al gobierno inglés en este sentido, y que en realidad era el gesto que toda América Latina estaba aguardando.

La cuestión Malvinas en los archivos desclasificados
La cuestión Malvinas en los archivos desclasificados

En un informe de 1981, se señalaba que "Argentina está bien encaminada hacia la restauración del orden interno y está avanzando hacia el logro de la estabilidad económica, de acuerdo a las condiciones caóticas que existieron en 1976" y que "ahora nos proponemos avanzar rápidamente para lograr una mejor cooperación Este-Oeste, en seguridad hemisférica y en cuestiones nucleares".

En definitiva, algunos temas que estos valiosos documentos desclasificados reactualizan historias pasadas que los argentinos aún recordamos con dolor.

SEGUÍ LEYENDO: