El Rolls–Royce Phantom, modelo 2010, un imponente buque de lujo y confort de 5.834 mm de largo. Foto: Christian Beliera/GENTE
El Rolls–Royce Phantom, modelo 2010, un imponente buque de lujo y confort de 5.834 mm de largo. Foto: Christian Beliera/GENTE
Ricardo Fort, con su Rolls Royce Phantomn. Foto: Fabián Uset/GENTE
Ricardo Fort, con su Rolls Royce Phantomn. Foto: Fabián Uset/GENTE

Era el auto preferido de Ricardo. "Yo no manejo el rating, manejo un Rolls Royce", contaba el Comandante en una de sus frases más geniales. Y su hija, aunque muchas veces se dijo que el auto estaba en venta, lo eligió como su preferido. "Este era el auto que papá amaba, y yo también ", asegura.

Junto a su hermano mellizo Felipe, conductor de lujo. Foto: Christian Beliera/GENTE
Junto a su hermano mellizo Felipe, conductor de lujo. Foto: Christian Beliera/GENTE

Estamos hablando de un Rolls Royce Phantom, modelo 2010, un imponente buque de lujo y confort de 5.834 mm de largo, 1.990 mm de ancho, 1.632 mm de alto y 3.570 mm de distancia entre ejes.

Entre sus características distintivas se destaca la apertura de las puertas traseras en sentido contrario al convencional. La estatuilla sobre el radiador, denominada el Espíritu del éxtasis, puede guardarse mediante un dispositivo eléctrico.

También posee un espacio para dejar el paraguas en cada puerta trasera, y el escudo que hay en las ruedas no gira y está siempre en posición vertical. Para tapizarlo hacen falta 16 vacas, mientras que para las maderas del habitáculo se utilizan 6 especies de árboles. 

Para tapizarlo hacen falta 16 vacas, mientras que para las maderas del habitáculo se utilizan 6 especies de árboles. Foto: Christian Beliera/GENTE
Para tapizarlo hacen falta 16 vacas, mientras que para las maderas del habitáculo se utilizan 6 especies de árboles. Foto: Christian Beliera/GENTE

Mecánicamente lleva un espectacular motor V12 de 6.7 litros de 460 CV asociado a una transmisión automática de 8 velocidades, que le permite alcanzar una velocidad máxima de 240 km/h (limitada) y acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 5,9 segundos.

El consumo promedio, por otra parte, es de 15,9 l/100 km. La suspensión es neumática, con altura variable, y los amortiguadores tienen también dureza variable (automática). ¿El Valor? 1.300.000 dólares.

 
Marta, como su papá, ama al Rolls Royce Phantom. Foto: Christian Beliera/GENTE
Marta, como su papá, ama al Rolls Royce Phantom. Foto: Christian Beliera/GENTE

Por Hugo Martin

Fotos: Christian Beliera