“Ori and the Will of the Wisps”: La secuela que supera a su antecesor en todos los niveles

La franquicia exclusiva de Xbox continúa en lo más alto del género metroidvania con su secuela.

Marzo es uno de los meses más cargados en materia de gaming, no sólo por la cantidad de videojuegos que llegan al mercado, sino porque muchos de ellos son de los títulos más esperados de todo 2020. Ori and the Will of the Wisps es uno de ellos. Llega cinco años después de su antecesor para volver a demostrar por qué es considerado uno de los mejores metroidvanias a la fecha y redoblar la apuesta con muchas novedades.

Presentacion de Ori - #Gaming

El juego desarrollado por Moon Studios comienza justo donde dejó Ori and the Blind Forest, la primera parte de esta emotiva historia. A pesar de haber aprendido gran cantidad de habilidades durante esas horas de juego, en el comienzo de Will of the Wisps los jugadores deberán volver a aprender algunas de ellas. Desde los primeros minutos de juego se ven algunos de los cambios más importantes que hay entre ambas entregas de la saga.

El sistema de combate cambia por completo con la incorporación de una espada de luz, que resulta más poderosa que el ataque básico de la primera parte y brinda muchas más opciones a la hora de encarar distintos tipos de enemigos. Según hacia dónde se apunte a la hora de atacar, se puede hacer un tipo de golpe diferente que desestabiliza a ciertos oponentes. Además, una vez Ori empieza a pegar después de un salto, puede estar varios segundos en el aire sin que lo toquen y hay unos cuantos logros que celebran eso.

Ya no hay árbol de habilidades, sino que los poderes se dividen en tres tipos a lo largo de la historia del juego. Algunas serán habilidades pasivas, lo que quiere decir que se podrán usar en todo momento sin gasto de energía y tendrán asignado un botón particular. Entre estas se encuentra el doble salto, la barrida u otras que se hacen presentes mucho más adelante, como respirar abajo del agua. Otras habilidades son específicamente ataques especiales. Para ellos se incorporó una rueda que se activa con el gatillo izquierdo. Se pueden asignar tres de estos ataques a los botones X, Y y B del control de Xbox y se pueden cambiar en cualquier momento y lugar.

(Foto: Xbox)
(Foto: Xbox)

Por último, el tercer tipo de habilidades se asigna en tres diferentes ranuras y tienen todo tipo de efectos pasivos. Algunas aumentan el daño que se inflige, otras lo reducen, algunas aumentan la vida o la energía máxima, mientras que otras modifican algún ataque especial, entre los tantos efectos posibles. A lo largo del mapa se pueden superar algunos desafíos de combate que, como recompensa, otorgan una nueva ranura para poder expandir la cantidad de habilidades asignadas.

A pesar de que todo esto se siente ajeno a lo que fue Ori and the Blind Forest, el equipo de Moon Studios se encargó de hacer que cada nueva característica se sienta propia de la identidad del título. Todo está conectado y constantemente estaremos pendientes de qué habilidades y ataques tenemos para superar cada nueva área que nos presenta un desafío, un acertijo o un jefe.

Luego del éxito del primer título, Xbox Game Studios decidió ir por mucho más y el mapa de Will of the Wisps es mucho más grande que el de su predecesor. Para que no se sienta vacío, en la aventura nos cruzaremos con gran cantidad de personajes que pueden asignarnos misiones secundarias, vendernos mapas o mejorar habilidades. Prácticamente todo lo que hacemos tiene algún tipo de recompensa en forma de distintos recursos. Al principio estaremos tomando decisiones difíciles sobre en qué habilidad gastar los pocos puntos que tenemos, pero ya en la mitad de la historia nos sobrará de todo, siempre y cuando revisemos cada rincón secreto, de los que hay muchísimos.

(Foto: Xbox)
(Foto: Xbox)

Todas estas novedades se hacen presentes en la primera media hora del juego y ya nos damos cuenta de que no estamos frente a un nuevo Ori and the Blind Forest, sino frente al primer Ori and the Will of the Wisps, que marca claras diferencias e incorpora una gran cantidad de novedades para ser considerada una secuela con todas las letras.

Por otro lado, entrando en las tres horas de juego, que serían casi el primero en su totalidad, Will of the Wisps expande sus horizontes todavía más para continuar la aventura por muchas horas más, con impactantes escenarios, frenéticas batallas contra jefes enormes y acertijos que resultan cada vez más satisfactorios de resolver. Como mencionaron sus creadores en la entrevista exclusiva con Infobae Gaming, se percibe un sistema de progreso similar al de la saga The Legend of Zelda, algo que también modificó el mundo de Ori y le dio un nuevo propósito gracias a la gran cantidad de personajes con la que se interactúa.

Las imágenes del juego hablan por sí solas, por lo que no hay que aclarar que el apartado artístico vuelve a ser uno de los mejores vistos en un metroidvania. Visualmente, el mapa más grande permite la inclusión de escenarios enormes con más detalles y fondos que nada le tienen que envidiar a otros títulos de renombre. La música, compuesta por Gareth Coker una vez más, vuelve a ser uno de los elementos destacados y acompaña a la perfección cada nueva escena, avancemos hacia la parte del mapa que avancemos.

(Foto: Xbox)
(Foto: Xbox)

El rango de emociones que maneja Ori and the Will of the Wisps es bastante amplio y el apartado artístico refleja lo que ya estamos sintiendo al experimentar esta historia, ya sea con los colores cambiantes de un escenario como con una tonada que acentúa la felicidad, la tristeza o el miedo que se vive en cada nueva escena.

Ori and the Blind Forest fue uno de los mejores plataformeros, uno de los mejores metroidvanias y uno de los mejores juegos de principio de generación. Ori and the Will of the Wisps llegó el mismo año en el que se lanzarán las nuevas plataformas y supera a su antecesor en todos los aspectos posibles para brindar una de esas experiencias que se sienten únicas y dejan gran cantidad de momentos memorables grabados en la retina de los gamers. Es inevitable, después de terminar el juego y completar todo al 100%, pensar en qué será lo próximo que desarrolle Moon Studios, compañía que tiene toda nuestra atención.

Pudimos jugar Ori and the Will of the Wisps en PC gracias a la gente de Xbox que nos envió el código de reseña correspondiente. A pesar de que experimentamos algunas caídas de frames en la experiencia, no sufrimos grandes errores como sí se estuvieron presentando en la versión de consolas. Moon Studios reveló que la actualización del día uno del juego soluciona algunos de los problemas más graves, pero puede que todavía no se pueda disfrutar de la experiencia al 100%.

Seguí leyendo:

“My Hero One´s Justice 2”: la intención de ir un poco más allá

MAS NOTICIAS