Namco Bandai lanzó al mercado My Hero One´s Justice 2, secuela del título de 2018 basado en el famoso anime My Hero Academy o conocido por su nombre original Boku No Hero. Con esta entrega, la desarrolladora no solo se posiciona cómodamente como el rey del segmento, sino que demuestra que es capaz de establecer las bases de una saga que pese a tener factores repetitivos, puede cumplir el objetivo de cimentar bases a largo plazo.

En la previa al lanzamiento de esta nueva entrega, los seguidores de la saga señalaban estar preocupados por las pocas diferencias de este con su antecesor, My Hero One´s Justice (2018). Esto se debía a los adelantos, los cuales mostraban ciertas similitudes entre ambos juegos pero que a la vez auspiciaban, al menos, una experiencia frenética e interesante.

En primera instancia, todo lo que se pudo suponer de este título era cierto. Mantiene los mismos modos, el mismo concepto y utiliza los mismos elementos. Pese a que esto puede verse como algo repetitivo, demuestra la intención de sus desarrolladoras, Namco Bandai y Byking, las cuales apuntaron a pulir la experiencia y detalles de la entrega anterior.

La propuesta invita rápidamente a introducirse al modo historia, el cual continúa proponiendo tramas cortas, episódicas, que se van narrando a partir de escenas claves con los subtítulos debajo, todo dentro de un estilo cómic. Es así como esta modalidad va presentando los hechos que ocurren en el fin de la tercera temporada y los que van transcurriendo a lo largo de la cuarta. Por lo tanto, quienes no hayan visto la primera parte de la saga deberán abstenerse si es que no quieren comerse algún spoiler.

A su vez, a medida que se vaya avanzando en los episodios del modo historia, se deberán ir realizando distintos combates, los cuales pondrán al jugador no solo en el lugar de Izuku Midoriya, el personaje principal, sino también en el de sus compañeros de la academia, lugar donde los jóvenes buscan aprender a ser héroes. Cabe señalar que una vez concluido un episodio puede volver a realizarse, ya que presentará otro secundario, el cual ofrecerá un punto de vista distinto al de la historia.

No obstante, un punto flojo de esta modalidad pasa por que se vuelve rápidamente repetitiva y no es significativa en la cuestión argumental. Si la intención era generar interesantes batallas en medio de un contexto intenso por lo ocurrido en el anime, no se logra. Sin embargo, el juego cumple en su punto principal: las peleas. Estas proponen un formato 3v3 con dos personajes más en el equipo los cuales aparecen tan solo cuando se los llama, al mejor estilo Naruto Ninja Storm 4, por ejemplo. Esto permite mucho dinamismo en las peleas, las cuales mantienen la esencia de su predecesor y continúan siendo frenéticas y divertidas.

Todo esto se consiguió gracias al trabajo realizado por las desarrolladoras Namco Bandai y Byking, las cuales aprovecharon el bagaje que tienen por haber trabajado en otros títulos. Esta experiencia les sirvió para introducir en el juego un sistema de combate fluido e intuitivo, el cual pese a ser completo es de fácil adaptación para los usuarios. Los escenarios, por su parte, también se convierten en un factor relevante dentro de las peleas, ya que a medida que los luchadores van combatiendo estos se van destruyendo y abriendo nuevas zonas para pelear.

Uno de los puntos fuertes de la entrega es su catálogo de personajes. Los seguidores de la franquicia estarán más que contentos al saber que tendrán disponibles más de 40 luchadores, los cuales fueron rediseñados para esta ocasión. A su vez, podrán contar con dos personajes nuevos e importantes: Kai Chisaki y Sir Nighteye.

Elegir un personaje a la hora de pelear deberá ser pensado por el jugador, ya que cada uno cuenta con un estilo de pelea distinto. Esto puede afectar tanto en su movilidad, ya que pueden ser más lento o rápido, o en su estilo de pelea en sí. Esto hace que los combates no sean monótonos, y que se dé una nueva experiencia en cada enfrentamiento entre distintos personajes.

Otro gran trabajo por parte de la desarrolladora pasa por las nuevas animaciones y movimientos especiales que tienen personajes como Izuku o All Might, los cuales pueden disfrutarse al comenzar una batalla. Vale destacar esto como un punto fuerte de la entrega, ya que cada vez que un luchador tiene su movimiento especial y con él una animación, el juego suma muchos puntos.

Tal vez el punto álgido dentro de las novedades de los movimientos es la posibilidad de realizar un ataque Plus Ultra en conjunto. Esto llamará al resto del equipo, denominados secuaces, para atacar con todo su poder al enemigo. Esto es un recurso muy útil y divertido para utilizar en momentos que se necesita remontar o liquidar la batalla.

Otro punto interesante para disfrutar de una experiencia offline del juego es el modo misiones. Este continúa con el formato que se pudo disfrutar en su antecesor, ya que mantiene la idea de formar un grupo para cumplir objetivos dentro de diferentes tableros. Esta experiencia similar a la de un juego de mesa es divertida, ya que a medida que se va avanzando en las peleas se va perdiendo salud, la cual puede ser recuperada cayendo en un casillero que recuperé la barra de energía del jugador. Pese a que no es de lo más destacable del juego, esta modalidad permite alargar su vida útil y disfrutar de otra faceta.

Más allá de los cambios en su jugabilidad, que es uno de los factores más importantes en cualquier juego de pelea, Namco apuntó a optimizar el aspecto visual del título, el cual está desarrollado con el motor unreal aplicando técnicas de Cell Shading, algo muy utilizado en los juegos basados en animes.

A su vez, la interfaz sufrió cambios puntuales que suman a gran escala. La paleta de colores en esta ocasión es más saturada, aplicando mejor el concepto de cómic que busca entrega el diseño del juego. Esto último también se aplica a las peleas, donde se trabajó para pulieron los elementos para conseguir una mejor legibilidad y presencia.

La conclusión de My Hero One´s Justice 2 se puede resumir con la expresión Plus Ultra, la cual es lema de la academia de héroes y significa ir más allá. Esta ambición puede leerse entre líneas a lo largo de toda la experiencia, la cual intenta acostumbrar al jugador a un título que se quiere hacer su lugar en el segmento buscando imponer un sentido de pertenencia. Sin embargo, a diferencia de One Punch Man: A Hero Nobody Knows, que si propone una identidad dentro de su faceta gaming, este juego prefiere quedarse muy cerca del anime, conformándose con satisfacer, en primera instancia, a los seguidores de la franquicia.

My Hero One´s Justice 2 ya se encuentra disponible para PS4, Xbox One, Switch y PC

Seguí leyendo: