La cantante Rihanna, oriunda de Barbados, alquiló un lujoso departamento de dos pisos en Manhattan, Nueva York, por 50.000 dólares, con comodidades inusuales -como un espacio designado como sala de prensa- y es uno de los departamentos más codiciados de la zona.

Posee 650 metros cuadrados que se extienden a lo largo de cuatro dormitorios, cinco baños, amplios espacios en común como el living o el bar. En el exterior se encuentra una terraza privada con 222 metros cuadrados que permiten observar las mejores vistas al Empire State Building o al centro de Manhattan.

Dentro del departamento, las cuatro habitaciones están dispuestas en dos plantas a las que se accede mediante una escalera flotante que conecta el living, la sala de prensa, el gimnasio, la cocina o los espacios comunes.

Dentro de las cuatro espaciosas habitaciones del dúplex se encuentra la principal que posee un vestidor, un espacio dedicado al maquillaje. El baño principal posee una doble ducha con mampara de cristal y una bañera de dos metros con una vista perfecta del barrio de Chinatown.

Con un estilo minimalista, este extravagante departamento posee todos los lujos que la cantante necesita, así como una sala improvisada de grabación y un bar para distenderse tras largas horas de trabajo.

La cantante, quien se encuentra en el auge de su éxito, no posee una vivienda propia en la ciudad que nunca duerme, por el poco tiempo que se encuentra en ella. Es por eso que prefiere alquilar el departamento cuando se hospeda en la ciudad.

LEA MÁS: