El precio del dólar oficial suma un incremento de 57,8% en 2019. (Luciano González)
El precio del dólar oficial suma un incremento de 57,8% en 2019. (Luciano González)

El dólar se negoció este lunes con tendencia bajista en el mercado formal, después de que el Banco Central dispusiera antes de la apertura de los negocios un estricto control del mercado de cambios para preservar las debilitadas las reservas internacionales.

Al día siguiente de las elecciones presidenciales que consagraron al opositor Alberto Fernández, del Frente de Todos, la atención estuvo puesta también en la evolución que registran los tipos de cambio alternativos, como el dólar libre o “blue” y aquellos derivados de la compraventa de bonos y acciones.

En el promedio de bancos del microcentro porteño recortó 1,54 peso, a $63,46 para la venta. En las sucursales del Banco Nación, el billete verde se ofreció a 63,50 pesos al público.

El nuevo cepo recortó la demanda formal a un monto testimonial para ahorristas

En el mercado mayorista experimentó una caída de 50 centavos, a 59,50 pesos. Por el ajuste del cepo el monto operado en el segmento de contado (spot) se contrajo a una cuarta parte de lo operado el viernes: fueron 255,3 millones de dólares. Fuentes de la plaza cambiaria señalaron que la entidad monetaria habría adquirido unos USD 60 millones durante la rueda para apuntalar el tipo de cambio.

El dólar mayorista alcanzó un máximo histórico de $60,40 el pasado 30 de agosto. En el transcurso de 2019 sumó un avance de 57,2%, frente a una inflación en torno al 40% en ese lapso.

En el mercado a término del ROFEX, donde se opera el mayor volumen de contratos de dólar futuro, las posturas para fin de mes cayeron 3,2%, a 61,95 pesos, mientras que para fines de diciembre descendieron 5,6%, a 78,40 pesos. El monto negociado alcanzó los 351,6 millones de dólares.

“La semana pasada observamos una importante demanda de dólares. Ante el riesgo de que esto se mantenga esta semana decidimos profundizar los controles. A partir de hoy (lunes) hemos reducido a 200 dólares mensuales el monto máximo que pueden comprar los individuos para atesoramiento”, anunció el presidente del Banco Central, Guido Sandleris.

El monto negociado en la rueda mayorista disminuyó 77,8% por los mayores controles de cambio

La medida, en cierta forma, fue en sintonía con las declaraciones de la vicepresidente electa, Cristina Kirchner, quien –durante los festejos por el triunfo del Frente de Todos- le pidió al presidente Mauricio Macri que “hasta el 10 de diciembre ejerza su responsabilidad cuidando el patrimonio del pueblo y de la Nación”, frente al acelerado desplome del nivel de activos del Central.

Poco después de asumir, Macri había eliminado el 16 de diciembre de 2015 el control cambiario dispuesto por su antecesora, Cristina Kirchner, pero el desenlace adverso para el oficialismo en las elecciones primarias precipitó la fuga de divisas y la imposición de nuevos controles a partir del 1° de septiembre.

El Banco Central interrumpió a partir de este lunes su inyección de divisas la plaza mayorista. Por sus intervenciones de contado, la entidad sacrificó unos USD 6.500 millones desde las elecciones primarias hasta el viernes 25.

“Como se esperaba, en la madrugada se conoció un nuevo ajuste al cepo, que podríamos calificar de maxi ajuste. Sabíamos que se necesitaba poner un límite muy bajo si se buscaba realmente frenar la salida de reservas después de perder unos cerca de USD 23.000 millones desde las PASO, de los cuales unos USD 3.900 millones fueron la semana pasada”, comentó Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal Inversiones.

La nueva comunicación del BCRA, básicamente, elimina la posibilidad de atesoramiento al valor oficial, al reducir este límite mensual –sin autorización previa- de USD 10.000 a USD 200 por homebanking y a solo USD 100 para las operaciones en efectivo.

Fuentes del sector bancario expresaron que la actividad de este lunes estuvo “más tranquila” que la de la agitada semana pasada. “Hay bastante calma. Si bien hay retiros, son una fracción baja de lo que fue el viernes, mucho menos. Se revirtió el clima que hubo jueves y viernes, probablemente porque los depositantes sienten que el cepo está protegiendo las reservas”, confiaron.

Por ahora, no se anunciaron nuevas medidas que busquen trabar los arbitrajes de bonos y acciones desde los cuales surgen el valor del “contado con liquidación” y el llamado dólar Bolsa o MEP.

En las cotizaciones alternativas, el dólar “contado con liqui” subió a $81,29, con una brecha de 36,6% respecto del oficial, mientras que el dólar MEP se operó a 76,80 pesos. En el reducido mercado paralelo, el dólar “blue” se transó a 74 pesos, con una caída de 2 por ciento.

Cabe recordar que la brecha cambiaria todavía no llega a la registrada en el último día de gobierno de Cristina Kirchner. El 9 de diciembre de 2015, con un control de cambios aún más rígido que el presente, la brecha entre el dólar oficial mayorista ($9,74) y el “contado con liqui” ($15,40) alcanzó el 58%, mientras que entre el minorista ($9,82 en promedio) y el “blue” (en $14,73) se ubicó en el 50 por ciento.

Mientras tanto, las reservas continuaron el viernes con su caída por 63° rueda y se ubicaron en niveles de USD 43.503 millones, según datos sujetos a ajuste, al monto más bajo desde el 25 de enero de 2017. Desde las PASO los activos restan USD 22.806 millones (-34,4%), y unos USD 22.293 millones desde el inicio de 2019.

Por su parte, los depósitos privados en dólares en efectivo del día jueves 23 (último dato disponible) presentaron un retroceso de USD 174 millones, para alcanzar los USD 20.485 millones, la cifra más baja desde diciembre de 2016. Desde las PASO la salida de estos depósitos del sistema financiero fue de USD 12.014 millones o 37 por ciento.

El Banco Central dejó sin cambios la tasa de política monetaria en la licitación de Letras de Liquidez (Leliq), a siete días de plazo, en 68,003% anual.

La entidad absorbió unos $13.000 millones, a través de la colocación de Leliq en dos tramos por 172.799 millones de pesos. La entidad que preside Guido Sandleris cuenta ahora con un stock de Leliq de 794.719 millones de pesos.

El Central anunció el mes pasado que la baja para el piso del rendimiento de estos pasivos remunerados –exclusivos para ser suscriptos por bancos– a 68% en octubre, según un comunicado del Comité de Política Monetaria (COPOM).


SEGUÍ LEYENDO: