La desaceleración de la caída de la producción automotriz no fue suficiente para impedir la agudización de la recesión en el conjunto de las manufacturas
La desaceleración de la caída de la producción automotriz no fue suficiente para impedir la agudización de la recesión en el conjunto de las manufacturas

El primer dato de la actividad parcial de la economía posterior a las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, como es el Índice de Producción Industrial de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), fue más negativo que en julio, cayó 3% y quebró un ciclo de cuatro meses de desaceleración de la recesión.

Por el contrario, el IPI acumuló 16 meses con signo negativo en la comparación con igual mes del año previo, y se alineó con las previsiones negativas que venían anticipando las empresas en el relevamiento mensual del Indec, más allá de que una rama del peso de la automotriz había logrado atenuar la crisis fabril.

El informe de FIEL dio cuenta de que en agosto mostró un buen desempeño la producción de alimentos y bebidas que creció en términos interanuales por cuarto mes, al tiempo que la producción de químicos y plásticos mostró avance.

Pero otras ramas como la producción de minerales no metálicos, la siderurgia o la metalmecánica continúan en caída.

Las previsiones para septiembre no lucen mejores, a la luz del cimbronazo derivado de la fuerte devaluación del peso desde el segundo tercio de agosto, que llevó al Gobierno a imponer un control de cambios para las empresas que para muchas casos se transformó en un cepo que afecta las importaciones

Y las previsiones para septiembre no lucen mejores, a la luz del cimbronazo derivado de la fuerte devaluación del peso desde el segundo tercio de agosto, que llevó al Gobierno a imponer un control de cambios para las empresas que para muchas casos se transformó en un cepo que afecta las importaciones desde filiales del resto del mundo.

En los primeros ocho meses del año la producción industrial acumuló un retroceso de 6,7% en la comparación interanual.

Como en el caso del mes, la excepción al receso fue la producción de alimentos y bebidas –a partir del aporte de la producción de aceites– por la recuperación de la cosecha del complejo oleaginoso que posibilitó impulsar las exportaciones de ese origen.

El Indec tiene previsto informar su estimación de la actividad fabril el próximo 3 de octubre.

Seguí leyendo: