El anuncio de un “entendimiento” con el FMI rescató a los mercados de precios de pánico y default

La tensión cambiaria impulsó el récord del dólar y la brecha rozó el 120%. Pero el anuncio del viernes revirtió el balance semanal: el dólar libre cedió 3%, las acciones ganaron 3,9% en dólares y los bonos del canje recuperaron 8%

El Ministro de Economía, Martín Guzmán, durante el anuncio del acuerdo
El Ministro de Economía, Martín Guzmán, durante el anuncio del acuerdo

Se esperaba una fuerte señal para revertir el ánimo negativo de los mercados bursátil y cambiario. Y cuando ya se especulaba con un posible default con el Fondo Monetario, ante la escasez de reservas y los abultados pagos, llegó el anuncio oportuno de un acuerdo con el organismo, que fue un bálsamo para las cotizaciones, aunque no despejó muchas inquietudes para el largo plazo.

Teníamos una deuda impagable, que nos dejaba sin presente y futuro y ahora tenemos un acuerdo razonable que nos va a permitir crecer y cumplir con nuestras obligaciones a través de nuestro crecimiento”, señaló el presidente Alberto Fernández el viernes antes de la apertura de los mercados. “Este acuerdo no nos condiciona, podremos actuar ejerciendo nuestra soberanía y llevar adelante nuestras políticas de crecimiento, desarrollo y justicia social”, apuntó.

El Poder Ejecutivo envió el acuerdo con el FMI al Congreso, que será tratado en sesiones extraordinarias

Luego, en conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda, el ministro de Economía, Martín Guzmán, reveló que se arribó a un aun acuerdo por un programa de financiamiento del stand by por USD 44.500 millones, cuyos vencimientos se saldarán con nuevos Derechos Especiales de Giro (DEG) del organismo por un plazo de dos años y medio.

Aunque en los mercados no hubo euforia sino recuperación, la mejora de las variables en la última sesión de la semana permitió terminar con un balance positivo, después de mucha tensión y volatilidad que impulsó a nuevos máximos para el dólar y precios mínimos para los bonos.

El jueves, el dólar libre tocó un récord nominal de $223,50 para la veta, que se ajustó en once pesos para el cierre del viernes, a $212,50 para la venta. En la semana, el dólar libre terminó cediendo 6,50 pesos o 3 por ciento.

El bursátil “contado con liquidación”, que alcanzó un máximo de $236 a través del bonos Global 2030 (GD30C), para extender la brecha cambiaria más allá del 120%, cedió a la zona de los 227 pesos.

En cuanto a las acciones, el panel líder S&P Merval de la Bolsa porteña tocó los 90.000 puntos en el inicio de la rueda del viernes, aunque no pudo sortear dicha barrera. Concluyó en los 88.2697 puntos, con una mejora semanal de 5,6% en pesos y 3,9% en dólares “contado con liqui” implícito en los ADR.

Para los bonos en dólares, la mejora semanal estuvo en el 8% en promedio para los títulos Globales del canje, debido al espectacular salto de precios del viernes. Así, recortaron la pérdida acumulada en enero del 14% al 4 por ciento.

Lucas Yatche, Head of Strategy and Investments de Liebre Capital, señaló que “ya en tiempo de descuento y sin reservas para pagarle al Fondo, es lógica la flexibilidad de ambas parte para evitar los riesgos implícitos de un evento de incumplimiento. Entrar en arrears hubiese sido profundamente crítico para ambas partes. La economía local no tendría mucho margen para soportar dicho evento y la presión en el mercado financiero sería extremadamente negativa. A la vez, recordemos que Argentina representa cerca del 30% de la cartera del Fondo lo que sería un default récord en la historia del FMI”.

Con dicho entendimiento “es probable que veamos cierta calma en el mercado. Aunque apuntamos a que el acuerdo es únicamente condición necesaria -no suficiente- para que la actividad mantenga el sendero de crecimiento. Un acuerdo sin medidas fiscales y monetarias generaría que rápidamente las variables macroeconómicas se reviertan”, añadió Yatche.

Para Federico Moll, director de Ecolatina, “la senda fiscal y monetaria parece razonable, pero no resuelve la tensión cambiaria ni su contracara, el exceso de oferta de pesos. Este desequilibrio se salda con mayor inflación y eso políticamente hay que ver cómo se procesa, de esa tensión depende la supervivencia del plan”. Y advirtió que “las exportaciones no van a crecer con esta brecha y tipo de cambio real efectivo.

“El anuncio de hoy sin dudas es un avance, ya que implica un acuerdo en los principales pilares macro del programa y despeja las dudas de corto plazo acerca de un default”, comentó Roberto Geretto, analista de Fundcorp. “Para el mediano plazo, corre el riesgo de servir para que la macro no se desestabilice, pero ser demasiado light como para cambiar radicalmente las expectativas. En resumen, acordar con el FMI es condición necesaria pero no suficiente para resolver los desequilibrios macro”, afirmó.

“Si el acuerdo da lugar a políticas que conduzcan a una reducción sostenida de los desequilibrios macroeconómicos, esto sería positivo desde el punto de vista crediticio. El cumplimiento de las metas que se establezcan en el programa, en particular la reducción del déficit fiscal y el financiamiento monetario del Banco Central, representará una prueba de gran calado a la voluntad y capacidad de Argentina para realizar ajustes importantes al marco actual de política económica”, resumió Javier Torres, analista de Moody’s Investors Service.

Las reservas, en mínimos de cinco años

Los activos internacionales del Banco Central perforaron el piso de USD 38.000 millones por primera vez en cinco años, desde diciembre de 2016, al hacerse efectivo el viernes un pago al FMI por 717 millones de dólares.

Dado que no habrá vencimientos de capital con el FMI, el ministro Guzmán indicó que se prevé que las reservas internacionales de Argentina crecerán en USD 5.000 millones en 2022, con el sostén del superávit comercial, y anticipó que “no va a haber ningún salto cambiario”.

El presidente del BCRA, Miguel Pesce, precisó que se espera “que el programa se cierre durante el mes de febrero y el vencimiento de marzo ya entre dentro del programa, para poderlo pagar con los desembolsos que vamos a recibir por el acuerdo de facilidades extendidas. Eso todavía se está discutiendo, pero va a ser una suma muy importante, prevemos que más de un tercio del programa total, que son USD 44.500 millones. eso ingresa directamente al Banco Central”, precisó.

Además, la entidad monetaria terminó la semana con saldo negativo por unos USD 190 millones por su intervención cambiaria. En enero, efectuó ventas netas por USD 126 millones, según cálculos preliminares, en su tercer mes con tendencia negativa por su participación cambiaria.

SEGUIR LEYENDO: