El mercado le dijo otra vez al Gobierno que cree que habrá devaluación del peso y más inflación

En la licitación de deuda del Tesoro hubo pocos inversores voluntarios. Tampoco los bancos acudieron en masa para no “ensuciar” sus carteras. Solamente aparecieron aquellos inversores obligados por la falta de opciones para colocar los pesos

Adrián Escandar
Adrián Escandar

La ausencia de inversores voluntarios hizo que la licitación de bonos para pagar los próximos vencimientos no fuera exitosa. Había que cubrir $224.000 millones que vencen esta semana y se recaudaron $146.435 millones, lo que podría obligar a cubrir la diferencia de casi $80.000 millones con emisión. El Gobierno apostaba a recaudar un mínimo de $190.000 millones.

El próximo obstáculo a superar son los $100.000 millones pendientes hasta fin de mes. En las próximas semanas de agosto piensan cubrirlos con dos licitaciones y hacerse de un excedente para setiembre cuando vencen $340.000 millones.

Como sucedió en las últimas licitaciones, se presentaron los inversores institucionales que tienen pocas opciones para colocar sus tenencias de efectivo, de acuerdo a las distintas regulaciones del Banco Central.

Los inversores dieron su opinión en la licitación y en el mercado: no arriesgan y buscan cobertura

Los bancos no acudieron en masa a pesar de que todo el menú de bonos reunía las condiciones de plazo mínimo de 180 días para canjear las Leliq del Banco Central que están en su poder para hacer encaje de los depósitos, por bonos con más rentabilidad. Las entidades saben que, si cambia la calidad de respaldo de los depósitos asume riesgos y no quieren “ensuciar” su cartera. Los bonos pueden ser reperfilados; las Leliq, no.

Lo que deja como conclusión el evento, donde 54% de las colocaciones fueron a las LECER, las letras que ajustan por el costo de vida, y otro 30% fue destinado a los títulos dollar linked, es que el mercado apuesta a que la inflación seguirá creciendo y que habrá devaluación después de noviembre. Solo 16% de las propuestas fueron a los títulos de tasa variable.

Los dólares alternativos dieron trabajo a la mesa de dinero del Banco Central que los dejó correr de entrada para intervenir después con más fuerza. En el contado con liquidación compraron bonos AL30C (cable) con dólares por un monto de USD 15 millones y volvieron a batir el récord de intervención desde que se inauguró el “supercepo”. Pero esta drástica suba fue compensada con un descenso en las intervenciones sobre el MEP que se redujeron a la mitad de lo habitual: USD 17 millones.

En el balance final del mercado donde se negocia con el AL30, el bono que utiliza la entidad que preside Miguel Pesce, para controlar a los dólares financieros, se operaron USD 63,7 millones en el contado con liquidación que cerró a $ 170,14 (+81 centavos) y está en el lugar que nunca quiso el BCRA que estuviera; por encima de los $ 170.

El MEP, en este mercado oficial que tiene limitaciones de montos semanales por cliente para operar, aumentó 90 centavos a $ 169,57. En el Senebi, el mercado más libre y más difícil de negociar porque las compras y ventas no se pueden ver en las pantallas, el contado con liquidación, que se negocia en su mayoría con la Letra de Descuento que vence a fin de agosto, tuvo un valor fue de $ 180 (+70 centavos).

Ese precio está 50 centavos por debajo del “blue” que cerró al mismo valor del día anterior de $ 180,50 con escasas operaciones. Al Central le interesa que el “blue” no se recaliente porque en épocas de elecciones tiene más impacto psicológico que los demás dólares, aunque no mueva grandes cantidades de dinero.

En la plaza mayorista, el dólar subió 1 centavo a $ 96,81 para reafirmar que se mantiene el anclaje. Esta vez el Banco Central pudo comprar USD 70 millones y elevó las reservas en 6 millones a USD 42.511 millones que mañana pueden ser menos cuando se acredite el pago al FMI por algo más de USD 330 millones.

Los bonos con ley extranjera siguen en pausa y el riesgo país subió apenas 4 unidades (+0,3%) a 1.597 puntos básicos. Los inversores en acciones se mantuvieron cautos. La Bolsa operó escasos $ 641 millones y El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, bajó 0,10%, una caída similar a la del día anterior.

Los papeles de mejor comportamiento fueron los de las empresas gasíferas. O hay alguien que sabe algo que los demás no conocen o apuestan a que por las divisas que se lleva la importación, suban las tarifas. Lo cierto es que Transportadora Gas del Norte sorprendió con un aumento de 4,09%, seguido de Banco Galicia con 2,28% y Transportadora Gas del Sur con 1,94%.

Los ADR’s -certificados de tenencia de acciones que cotizan en dólares- operaron tan solo $ 1.768 millones. En una rueda mixta, lo mejor pasó por Transportadora Gas del Sur (+3,42%), BBVA (+2,99%) y Banco Galicia (+2,95%).

Los inversores dieron su opinión en la licitación y en el mercado: no arriesgan y buscan cobertura. El dólar es su primer refugio y las opciones que indexan por el costo de vida, la segunda. El Gobierno responde con controles para mostrar otra realidad: el dólar seguirá subiendo por debajo de una inflación que debería bajará mes a mes.

SEGUIR LEYENDO

Información provista porInvertir Online