Semana financiera: sin “viento de cola” cayeron acciones y bonos, mientras el dólar libre subió casi 4 por ciento

Los activos financieros perdieron 2% en dólares, el riesgo país superó los 1.500 puntos y la soja bajó de USD 500 la tonelada tras la comunicación de la Fed

Acciones y bonos argentinos interrumpieron una racha ganadora iniciada en abril. (EFE)
Acciones y bonos argentinos interrumpieron una racha ganadora iniciada en abril. (EFE)

Las noticias negativas llegaron esta semana desde el exterior, con una tendencia bajista para las bolsas y los precios de las materias primas que golpeó duro a las valuaciones de acciones y bonos argentinos, pero fueron menos notorias en la plaza cambiaria, donde solo hubo reacción en el dólar informal, que anotó máximos en cinco meses y medio.

La Reserva Federal de los EEUU se manifestó proclive a un endurecimiento monetario y adelantó que planea dos aumentos de la tasa de referencia en 2023, con alto impacto en las bolsas. También revisó al alza sus previsiones de inflación, luego de que en mayo los precios sorprendieron al mercado con la mayor alza interanual en 13 años, a un 5% anual.

Aún con el recorte de precios de esta semana, las acciones argentina promedian una ganancia de 10% en el transcurso de junio

Los expertos del Grupo SBS remarcaron que “los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed esperan una inflación más alta este año, lo que los motivó a cambiar sus proyecciones en cuanto al sendero de tasas hacia adelante, con 11 de 18 miembros estimando ahora dos subas de tasas hacia 2023”.

Las cotizaciones de las materias primas fueron las más perjudicadas, y algunas de ellas colapsaron. La tonelada de soja en Chicago llegó a negociarse debajo de los USD 500 la tonelada, con un recorte de precios también influido por la mejora climática en zonas productivas de los EEUU.

“Ojo con el ‘viento de cola’, porque si bien los granos han subido mucho, ello se debió en buena medida a meteorologías desfavorables en varias zonas núcleo globales, que ahora se revertirían. Como en todas las subas rápidas, los mercados en general –commodities y acciones, principalmente– oscilan entre una excesiva fortaleza y el sentimiento de que no está lejos una corrección bajista. Recordemos que también acecha una gigantesca deuda global, pública y privada, que es más de tres veces el PIB mundial”, advirtió Juan Llach, profesor emérito del IAE de la Universidad Austral.

El S&P Merval de la Bolsa de Buenos Aires perdió más de 1% en dólares en cinco ruedas, mientras que medido en pesos cedió 1,5% y se alejó de los 70.000 puntos que estuvo a punto de conquistar la semana pasada, para asentarse cerca de los 65.000 enteros. Redujo así la mejora de junio al 10%, tanto en pesos como en dólares.

Los mercados financieros globales comenzaron a anticiparse a tasas más altas en los EEUU y a un fortalecimiento del dólar frente al resto de las divisas. Sin embargo, escapó a esta tendencia el real de Brasil, que empezó a exhibir indicadores macroeconómicos positivos. La tasa de política monetaria se elevó del 3,5% a 4,25% anual y el dólar regresó a la zona de 5 reales por unidad por primera vez en un año.

La baja del dólar en Brasil, de un 14% en los últimos tres meses, ayudó a una desaceleración de la devaluación del peso argentino, sin que se produjera una sensible pérdida de competitividad, dada la intensa relación de intercambio comercial con el país vecino.

Así fue que el dólar mayorista en el mercado de cambios doméstico cerró a $95,37, con un alza marginal de 23 centavos o 0,2% en la semana. En 2021 el tipo de cambio oficial acumula un alza de 13,3%, frente a una inflación del orden del 23 por ciento.

Donde se observó más actividad fue en el mercado paralelo, donde el dólar libre ganó seis pesos o 3,8%, a $164 para la venta. De todos modos la divisa se mantiene dos pesos o 1,2% debajo de los valores de cierre de 2020.

El Banco Central, en tanto, desaceleró el ritmo de compras de divisas que efectúa en la plaza mayorista, aunque en el transcurso de junio sostiene un importante saldo neto a favor de unos USD 560 millones, después de haber adquirido USD 2.089 millones en mayo, el monto más abultado desde noviembre de 2019.

Las plazas en Nueva York se vieron impactadas a principios de semana después de que la Fed señaló que podría comenzar a reducir sus estímulos antes de lo esperado, dejando al S&P camino a romper una racha ganadora de tres semanas. Sin embargo, los inversores retornaban a las acciones tecnológicas, centrándose en la proyección de la Fed de que la economía de EEUU crecerá más rápido de lo esperado este año, un 7 por ciento.

El S&P 500 concluyó la semana con una caída de alrededor del 1,6%, mientras que el Dow retrocedió más del 3 por ciento. El Nasdaq quedó prácticamente neutro respecto del viernes anterior.

La salida de fondos se aceleró más para los activos emergentes. Los bonos Globales de Argentina -en dólares con ley extranjera- perdieron 2,5% en promedio, lo que impactó en un incremento de casi 40 puntos en el riesgo país de Argentina, otra vez sobre los 1.500 puntos básicos.

“La reunión trimestral de la Fed, la conversación virtual del ministro Guzmán con el Tesoro de EEUU por la deuda de Club de París, y el dato de mayo de la inflación argentina fueron los tres eventos centrales de la semana. Y están íntimamente ligados entre sí: en el modo en que se articule la resolución de estos tres temas se define la coyuntura y una gran parte de la perspectiva de mediano plazo de Argentina”, resumió Consultatio Plus.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online