Cambian el impuesto a las Ganancias a las empresas para financiar la exención a los trabajadores que ganan menos de $150.000

Estiman que, con las modificaciones, se podrán recaudar alrededor de 40.000 millones. Es el costo fiscal de subir el mínimo no imponible para los asalariados y jubilados

El gobierno envió un proyecto de ley con el que buscará modificar el modo de computar el Impuesto a las Ganancias para las empresas. Con esta modificación, el Ministerio de Economía busca balancear el costo fiscal de subir el piso a 150.000 pesos para el pago del impuesto en el caso de los asalariados y los jubilados.

Fuentes oficiales explicaron a Infobae que con el proyecto de ley que modifica la escala para las empresas en ganancia el gobierno espera una recaudación adicional de “alrededor del 0,2% del Producto Bruto Interno que hoy serían unos 120.000 millones de pesos. De esto, sólo un tercio sería en 2021, alrededor de $40.000 millones”.

El número es similar al costo fiscal que anunció esta semana en su presentación en el Congreso el Secretario de Política Tributaria, Roberto Arias, cuando fue consultado por los diputados de la Comisión de Hacienda y Presupuesto. En ese momento, el funcionario dijo que llevar el mínimo no imponible a un piso de $150.000 para los asalariados y jubilados tiene un costo fiscal de 41.250 millones de pesos.

“Este proyecto se definió y se decidió en conjunto entre el presidente Alberto Fernández, Sergio Massa y y el ministro de Economía Martín Guzmán que lo discutieron junto con el de Ganancias de las personas”, explicaron fuentes oficiales.

El proyecto establece una estructura de alícuotas marginales escalonadas con tres segmentos en función del nivel de ganancia neta imponible acumulada: “Un primer escalón con una alícuota del 25% para ganancias netas acumuladas de hasta $1 millón; el segundo escalón del 30% para ganancias netas acumuladas de más de $1.300.000 y hasta $2.600.000 y un último segmento del 35% para ganancias netas acumuladas superiores a $2.600.000. Los dividendos distribuidos pagarán en todos los casos la alícuota del 7 %, a través del impuesto cedular vigente”.

Con esta modificación, cuyo tratamiento se espera que sea en conjunto con la ley de Ganancias para personas humanas y los cambios en el monotributo, “unas 300.000 empresas pagarán el tributo y el 75% de ellas pagará menos de lo que lo venía haciendo ya que estará entre el 25% y el 30%; un 15% de las empresas va a pagar más y el 10% seguirá en el mismo rango que lo venía haciendo”.

Otro punto importante es que este proyecto que se presentó anoche viene a suplantar el que se había presentado en diciembre pasado. “El que se había enviado en diciembre presentaba modificaciones que eran transitorias, por lo que decidimos avanzar y consideramos oportuno introducir modificaciones permanentes a la tasa de sociedades en el Impuesto a las Ganancias, pero con un nuevo esquema que establezca un tratamiento diferencial para las pequeñas y medianas empresas”.

Un 75% de las empresas pagará una alícuota menor de lo que la que venía pagando; un 15% de las empresas va a pagar más y el 10% seguirá en el mismo rango

La Argentina exhibe un nivel de recaudación menor que otros países con un nivel de desarrollo similar en el Impuesto a las Ganancias de sociedades como consecuencia de la evasión fiscal y de la reducción de alícuotas del 2017. Por ejemplo, en 2018 Argentina recaudó un 2,7% del PBI de Ganancias Sociedades, mientras que Chile lo hizo en un 4,7%, Colombia un 5%, México un 3,4% y Uruguay un 3,1%.

Este esquema permite reducir el impuesto que pagarán las pequeñas empresas y mantenerlo para las medianas (segundo tramo, que quedan en 30%). Solo se aumenta para empresas más grandes.

También la reforma alivia la carga tributaria de las nuevas empresas y beneficia a las empresas más afectadas por la crisis desatada como consecuencia de la pandemia. Son varios los países que establecieron alícuotas diferenciales según el tamaño de la empresa. Australia, Canadá, Bélgica, Eslovaquia, Estados Unidos, Francia, Japón, Corea y Holanda, entre otros.

Para los analistas que trabajaron en el proyecto, este esquema permitiría incrementar la recaudación tributaria del impuesto sin afectar a las pequeñas empresas y volver a recuperar la relación de una recaudación de 3 puntos del Producto Bruto Interno que supo tener el impuesto.

SEGUIR LEYENDO:


Información provista porInvertir Online