Dólar: hay sobreoferta en el mercado paralelo y aparecen maniobras para eludir algunas regulaciones del control de cambios

Ante el particular escenario en el que el dólar libre vale menos que las demás cotizaciones, los operadores hablan de movimientos en el segmento “blue” destinados a no declarar operaciones de exportación

(Foto: Franco Fafasuli)
(Foto: Franco Fafasuli)

Y un día el “blue” o dólar libre, vio crecer sus negocios y bajó $ 3 y terminó en $ 150. Este dólar tiene más importancia popular que financiera, porque es un mercado reducido. Lo que sucede es que cuando cae su precio, en general está asociado a una época de bonanza. Pero en estas circunstancias, la baja tiene causas que son comprometedoras para la economía en cuanto a las reservas.

Un operador describió en pocas palabras la parábola del dólar libre: “Llueven los billetes. Los vendedores le ganan por goleada a los compradores. Y esto no es casualidad. Lo viví antes: cuando las retenciones conviven con un dólar comercial bajo, aparecen las maniobras para eludir las regulaciones. Imagínese que a un exportador de soja le pagan 58 pesos por dólar y en las cuevas le dan casi el triple. Con esa diferencia vale la pena asumir riesgos. Muchos de los dólares que están en esta plaza vienen de Paraguay por exportaciones argentinas no declaradas. Esta maniobra en el pasado se hizo de muchas maneras. En una época declaraban que exportaban alimentos para mascotas, en lugar de soja”.

Como ejemplo, el operador señaló que sucede en el mercado de dólares alternativos: “¿Cómo puede ser que el contado con liquidación y el MEP suban todos los días y el “blue” se caiga? Hoy el valor de los dólares alternativos supera al “blue” y son dólares que se operan en blanco y tienen cepo”.

Los números parecen darle la razón. El contado con liquidación cerró en la franja donde se negocia sin las limitaciones del cepo a $ 156 y allí estuvo todo el día, mientras el “blue” se conseguía a $ 150. En la franja oficial, el precio del contado con liquidación fue de $ 152,27 pero acá solo se opera con el AL30. El Banco Central lo compra en dólares o acude a su propio stock y los revende en pesos para calmar las cotizaciones.

La intervención hizo que los negocios en este dólar alternativo alcancen a USD 62,4 millones con un precio de $ 152,27 que es 48 centavos más elevado que el del día anterior. Como se sabe, en las operaciones con el AL30 cada inversor puede tener un saldo favorable comprador de hasta USD 100.000 nominales (USD 38.000 en billetes) por semana. Para muchos es un nivel irrisorio y van a la plaza libre, donde operan con el GD30. La diferencia en el comportamiento de los títulos está a la vista: el AL30C, el que se utiliza para hacer cable, perdió 0.37% mientras el GD30 subió 0,67%.

El dólar MEP o Bolsa, tuvo un movimiento elevado de USD 34,8 millones y subió 50 centavos a $ 149,84. Las intervenciones del Banco Central hacen que estos dólares en su versión oficial suban a un ritmo de 0,30% diario. En enero, ambos tipos de cambio, tomando como referencia al mercado que opera el GD30, es decir el que no tiene los límites de USD 100.000 nominales a la semana, la suba fue de dólar.

El dólar mayorista, el que rige el comercio exterior, tuvo una suba de 0,11 centavos a $ 87,92. Para Federico Furiase, economista de EcoGo y profesor de Finanzas en la Universidad Torcuato Di Tella, “el Banco Central va a devaluar a un ritmo inferior para contener la inflación antes de que comiencen a negociarse los convenios laborales”. Los negocios en la plaza mayorista subieron notablemente a USD 248 millones porque hubo exportadores presentes. El Banco Central, en estas circunstancias, pudo comprar USD 30 millones, pero sus reservas se desplomaron USD 341 millones porque se acreditó el pago al FMI de USD 325 millones y quedaron en USD 34.133 millones.

Los bonos de la deuda en el exterior que tienen ley Nueva York, mantuvieron sus bajos valores y el riesgo país quedó sin cambios en 1.461 puntos básicos.

La Bolsa, a su vez, negoció un reducido monto de $ 773 millones. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, consiguió romper el techo de los 50 mil puntos y subió 1,66% de la mano de Pampa Energía (+4,43%), Galicia (+4,31%) y CableVisión (+3,57%).

Los negocios en ADR’s -certificados de tenencias de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- triplicaron el monto de negocios de las acciones al operar $ 2.120 millones. Los ADR’s argentinos, tuvieron otra rueda positiva en el Nasdaq y Wall Street. Grupo Financiero Galicia fue lo más destacado con un alza de 3,08%, escoltado por Pampa Energía con 2,36%.

Tanto las acciones como los ADR’s de YPF tuvieron leves subas porque están a la espera de la respuesta de los acreedores a su nueva propuesta que vence hoy. El hecho de que no haya bajado el precio de estos activos, indica que el mercado descuenta una resolución favorable. Las subas de los días anteriores, se pueden tomar como un anticipo de lo que vendrá.

Si bien, se celebra la baja del “blue” a $ 150, en el Gobierno hay preocupaciones porque ese mercado se está alimentando de dólares que no llegarán al Banco Central. Se estima que por el lado de los sojeros ayer hubo una venta marginal que representó más de 70% del monto negociado que se estima en USD 8 millones por día. En las ruedas previas la presencia de estos dólares fue menos agresiva.

En el mercado saben que estos movimientos desatan más controles. De hecho, los operadores están esperando nuevas regulaciones para los dólares alternativos porque el stock de bonos AL30 que utilizan para regularlo está bajando aceleradamente. La AFIP a través de la Aduana está extremando sus controles y no se descartan el envío de nuevas cartas a contribuyentes e inspecciones en la “City”.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS
Información provista porInvertir Online