En medio de la tensión interna por el dólar, el Gobierno confía en que logrará un acuerdo con el FMI antes de lo previsto

Economía confía en la buena sintonía que hay con la directora gerente, Kristalina Georgieva, y su staff. La misión de noviembre comenzará a diseñar el nuevo programa

ndonato@infobae.com
La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, se encuentran en un diálogo muy constructivo
La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, se encuentran en un diálogo muy constructivo

“Fue muy buena la charla que tuve con Martín Guzmán sobre el camino que la Argentina tiene por delante. Continuaremos apoyando a las autoridades mientras trabajan para aliviar las presiones cambiarias, anclar la estabilidad económica y sentar las bases para la recuperación”, escribió en su cuenta de twitter ayer la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

El mensaje llegó luego de que el Ministerio de Economía anunciara el nuevo set de medidas tendientes a reducir la incertidumbre cambiaria, que fueron en el sentido completamente opuesto a las que habían sido adoptadas a mediados de septiembre y que demostraron que hoy es Guzmán quien manda. Los anuncios, que incluyen definiciones del BCRA, de la Comisión Nacional de Valores (CNV) y de Economía, debutaron sin demasiado éxito -los dólares financieros, MEP y contado con liqui operaron en alza-, pero en el Palacio de Hacienda creen que las menores restricciones en esos mercados, sumadas a los incentivos al ahorro en pesos y a la inversión en construcción que se anunciaría esta semana, darán los resultados buscados.

Las declaraciones de Georgieva demostraron, una vez más, el permanente apoyo que el Gobierno tiene del organismo internacional y que dejaron también de manifiesto la directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, y el jefe de la misión, Luis Cubeddu, días atrás, cuando participaron de la primera misión al país para iniciar el diálogo de cara a un nuevo programa financiero.

Fuentes oficiales cercanas a la negociación afirmaron a Infobae que “hay un importante nivel de sintonía entre la cabeza de la institución y el staff” y que se percibe una coincidencia con el Gobierno respecto del diagnóstico de la crisis y el camino para superarla. Aseguran que los encuentros con las autoridades durante la visita fueron muy auspiciosos y lo mismo se percibió durante la charla que mantuvo la directora gerente con Guzmán ayer. “La reunión fue muy buena y abierta. Se habló del camino adelante, del trabajo de la misión y los planes de las autoridades", dijeron desde Washington.

Una nueva misión del organismo prevé desembarcar en Buenos Aires durante la segunda semana de noviembre y quedarse por lo menos diez días en el país. Según pudo saber Infobae, Kozack y Cubeddu podrían llegar acompañados de más técnicos del organismo, que en esta oportunidad tuvieron contacto con los funcionarios argentinos de manera virtual. La del próximo mes será una visita más importante, ya que el objetivo del FMI y del Gobierno es comenzar a diseñar el formato del nuevo programa, mediante el cual la Argentina busca reprogramar vencimientos de deuda por USD 45.000 millones.

Guzmán, Chodos, Cubeddu y Kozack, durante la reciente misión del FMI
Guzmán, Chodos, Cubeddu y Kozack, durante la reciente misión del FMI

“Los veo mucho más realistas, con mucho menos cassette”, dijo una fuente que conoce de cerca la negociación respecto de los históricos reclamos del Fondo en materia de reformas estructurales. Los enviados de Georgieva les reconocieron a varios empresarios con los que se reunieron semanas atrás que no es la intención del organismo reclamarle hoy al país ese tipo de compromisos teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra. De todos modos, en el Gobierno saben que algo tendrán que ceder, pero confían en que podrán ser “trajes a medida”.

En el equipo económico creen que lo que empezará a negociarse seguramente sea un Acuerdo de Facilidades Extendidas (EFF), pero adaptado a las necesidades argentinas respecto de los compromisos de reformas que suelen tener ese tipo de programas de más largo plazo. Respecto del tipo de cambio, “si bien la brecha es un problema, nadie cree que el tipo de cambio real multilateral esté atrasado”, dijeron desde el Gobierno respecto de la visión del organismo. Y en materia fiscal, dijeron, la expectativa es lograr un mayor financiamiento local para reducir la emisión monetaria.

“Nos encontramos trabajando firmemente en la refinanciación de la deuda con los organismos multilaterales de crédito bajo los mismos criterios de sostenibilidad que oportunamente consideramos para la reestructuración de los títulos públicos. En el referido proceso, el diálogo con el FMI se encuentra en una etapa de interacción constructiva”, planteó ayer el ministro Guzmán en el comunicado de prensa en el que comunicó el nuevo set de medidas y en el que también admitió los errores cometidos con las regulaciones anteriores.

“Se ha observado que las regulaciones implementadas el 15 de septiembre han tendido a reducir la liquidez del mercado, ocasionando una volatilidad que resulta dañina para el proceso de formación de expectativas”, dijo el titular de Economía, en una señal que fue interpretada como una crítica hacia el interior del Gobierno, especialmente hacia su par del BCRA, Miguel Pesce, ideólogo de los mayores controles cambiarios.

Desde la entidad monetaria negaron roces con Economía y reafirmaron que “todas las medidas que se toman son coordinadas en el equipo económico” y lo que ocurrió ayer es que “se decidió corregir un rumbo sobre la base de un entendimiento que todos comparten del origen de la presión sobre el CCL".

Hay un único diagnóstico: la presión es de fondos que llegaron con Macri, quedaron atrapados por Lacunza e intentan irse asumiendo cualquier pérdida. Sobre ese diagnóstico hay dos caminos posibles: el cepo a la Islandia donde nadie se va; o la apertura para que se vayan lo más rápido posible. Nunca se llegó a cerrar el cepo, por lo tanto se armó una puerta 12 donde los que se querían ir pagaban cualquier precio. Ahora, en lugar de avanzar hacia el cierre del cepo, se decidió y a la solución de mercado”, explicaron en el BCRA.

En Economía tampoco quieren alentar la discordia interna, pero reconocen que ocurrió lo que Guzmán había anticipado. Ahora priorizan avanzar de forma más coordinada, organizarse y tirar todos de la misma cuerda.

Seguí leyendo:

Dólar hoy: el contado con liqui subió 3,6% a un nuevo récord pese a las medidas del Gobierno para reducir la brecha cambiaria

El FMI le pedirá al Gobierno que lleve rápidamente el dólar oficial 136 pesos, según un ex funcionario del organismo

COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS