En bancos y casas de cambios la divisa quedó sin cambios, a $60,23
En bancos y casas de cambios la divisa quedó sin cambios, a $60,23

El Banco Central se hizo fuerte en su debilidad y echó mano a dólares del FMI. Si bien desde Hacienda hablan de billetes disponibles desde la firma del segundo acuerdo, así lo dicen los papeles, eran billetes que no se usaban: hubo que pedir permiso y el organismo que le negó los USD 5.440 millones que estaban pendientes del préstamo acordado, le hizo un guiño y le permitió utilizar esos USD 7.500 millones con los que canceló una deuda en dólares (¿si estaban realmente disponibles porque se discute tanto sobre la llegada o no de los USD 5.400 millones?).

Por supuesto, con estas divisas cambió su estrategia y salió con agresividad al mercado mayorista donde a la apertura colocó un ladrillo de USD 10 millones que resaltó en los plasmas de todos los operadores. Con esta señal les indicaba que si querían dólares debían comprar esa cantidad íntegramente. No se permitía adquirir una parte. El mercado inmediatamente retrocedió sin comprar el ladrillo y el dólar cerró a la baja (perdió 5 centavos) a $57,77. El Central no intervino ni en el mercado contado ni en el de futuro. Por eso se explica el escaso volumen operado en estas plazas. En el contado se movieron apenas USD 285 millones, cuando hasta el día anterior las operaciones sobrepasaron los USD 450 millones.

En bancos y casas de cambios, donde impuso un control más exhaustivo a la compra del cupo de USD 10 mil mensuales, la divisa quedó sin cambios en $60,23. El “libre” con escaso movimiento se mantuvo en $61.

La diferencia quedó marcada en los dólares alternativos que se utilizan para girar las divisas al exterior. El contado con liquidación subió 26 centavos a $67,16. Este valor es relativo porque depende del bono o acción en dólares que se utilice para triangular la operación. Como hay que retener cinco días el título que se utilice, no se sabe exactamente cómo resultará la operación. En Bonos el más buscado es el Bonar 2024 y en acciones, se eligen la de los bancos.

A que el dólar bajara ayudó que la divisa perdió 0,16% frente a la canasta de las seis monedas más importantes del planeta y en la región perdió fuerte frente al peso chileno. La divisa trasandina recuperó el terreno perdido días atrás cuando tocó $730 y en las últimas ruedas bajó hasta $715. En la rueda del jueves el dólar cayó 1% en Chile, 0,31% en México y 0,05% en Brasil.

El retiro de depósitos en dólares fue irrelevante. Las cifras oficiales del lunes pasado, indican que se fueron apenas 30 millones. El día anterior, los depósitos habían crecido USD 144 millones por primera vez desde el 13 de septiembre cuando subieron USD 20 millones.

El riesgo país, ante la baja de los bonos tuvo una leve suba de 9 unidades a 2.191 puntos básicos. La suba de los bonos del Tesoro de Estados Unidos también influyó. Ahora el bono norteamericano a 10 años rinde 1,52%. La caída de la tasa del bono tiene que ver con el aumento de su precio. Como se espera que, por los malos datos de la actividad económica que se están recibiendo, la Reserva Federal recorte una o dos veces más la tasa este año, el mercado se cubre con bonos y hace subir el precio.

Las reservas, a todo esto, fueron afectadas por la caída del oro y el pago de deuda a organismos internacionales. La suba del euro no influyó porque fue leve. De esta manera, se perdieron USD 86 millones y quedaron en 48.340 millones.

En la licitación de Letras de Liquidez (Leliq), el Central volvió a bajar la tasa de interés. Esta vez lo hizo en un punto, una de las bajas más elevadas desde que se creó este instrumento hace un año. De esta manera, captó $230.194 millones a 75,98% anual. Como lo captado superó a los vencimientos, absorbió $18 mil millones del mercado. En dos días, retiró $35 mil millones. Este dinero absorbido por el Central le quita presión a la compra de dólares.

La Bolsa tuvo la toma de ganancias que se esperaba, aunque opera contra todas las reglas del mundo, ya que la cotización de los papeles nada tiene que ver con sus balances. Lo que más influye en las acciones de más movimiento, es el uso que se le da para hacer operaciones de contado con liquidez para fugar dólares.

El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, bajó 1,38% con un buen volumen de negocios de casi $ 800 millones.

Banco Macro (-4,63%), Cresud (-4,37%) y Supervielle (-3,84%) fueron los más afectados por la toma de ganancias.

En cambio, tuvieron alzas importantes la cementera Holcim (+11,32%) y Ternium (+5,32%).

En Wall Street los ADR’s argentinos -certificados de tenencia de acciones que cotizan en dólares- tuvieron una rueda negativa. Los bancos, que fueron los que más subieron el miércoles, lideraron las caídas. Banco Macro cedió 3,47% y Supervielle, 2,83%. Entre las escasas subas sobresalieron IRSA (+2,74%) y MercadoLibre (+2,59%).

El dólar tiene ahora más respaldo, pero compite con la tensión creciente de las elecciones presidenciales. Por eso, las ruedas que se vienen van a ser intensas, aunque muchos inversores, con sus dólares a resguardo, se retiraron del mercado.

Seguí leyendo: