El ministro Nicolás Dujovne junto a Alejandro Werner y Roberto Cardarelli del FMI
El ministro Nicolás Dujovne junto a Alejandro Werner y Roberto Cardarelli del FMI

El Fondo Monetario quiere conocer cuáles son los planes que tiene en mente Alberto Fernández en particular en relación con la deuda. Por lo pronto, el candidato presidencial del kirchnerismo ya dejó en claro que piensa pedirle al organismo más plazo para devolver el crédito, que en mayor parte vencen en 2022 y 2023. En cada año, los últimos dos del próximo período presidencial, habría que devolver arriba de U$S 21.000 millones, por lo que sería indispensable -al menos desde su punto de vista- una renegociación de esos pagos.

Quien llegará a Buenos Aires para mantener este encuentro será una de las máximas autoridades técnicas del Fondo, el director del departamento occidental, Alejandro Werner, Junto con él estará Trevor Aleyne, que es el encargado de monitorear el "caso argentino". Además, desde el organismo dejaron trascender que también mantendrán un encuentro con otro candidato presidencial, Roberto Lavagna, líder de Consenso Federal.

No será en esta oportunidad parte de una misión técnica como en otras oportunidades, sino reuniones específicas. De hecho, los principales funcionarios del palacio de Hacienda y del Banco Central no estarán en la Argentina, ya que participarán del encuentro del G-20 en Osaka.

Alejandro Werner, uno de los funcionarios técnicos más altos del FMI, realizará una visita a la Argentina “fuera de agenda”. No será para monitorear la marcha del acuerdo, sino para entender qué quiere hacer el kirchnerismo si gana la elección

Alberto Fernández viene manteniendo una postura muy crítica respecto al megapréstamo otorgado a la Argentina. Y en declaraciones radiales indicò que la intención es "pagar la deuda, pero no a costa de una mayor recesión".

Además, el candidato presidencial viene manteniendo un discurso que no termina de ser contundente en relación al pago de la deuda. Por un lado habla de refinanciar el pago de capital con el Fondo, pero no da demasiadas certezas de pago respecto a lo que puede suceder con los bonistas, es decir con aquellos inversores que poseen títulos argentinos.

En varias ocasiones, Alberto Fernández dejó en claro que buscará refinanciar los vencimientos con el Fondo, además de haber criticado duramente el préstamo. Por otro lado, no termina de clarificar sus planes con los bonistas privados

En este contexto, los bonos argentinos cayeron entre 2% y el 3% y llevó el riesgo país nuevamente a niveles cercanos a 850 puntos. El aumento fue de 4,1% y llegó a los 854 puntos. No fueron pocos los que interpretaron este recaída de la deuda en las dudas sobre el futuro del pago de la deuda y la falta de definiciones claras de la oposición.

En sus primeros reportajes, Alberto Fernández hizo referencia a pedirle un "compás de espera" para los bonistas. Sin embargo, cualquier postergación de pagos vía canje de deuda debería ser absolutamente voluntaria. De lo contrario, se corre el riesgo de que la Argentina sea declarada en default aún cuando exista voluntad de pago.

La renegociación de los pagos con el FMI debería ir necesariamente de la mano de un nuevo programa, a largo plazo. Esto implicaría reemplazar el actual stand-by por un acuerdo de "facilidades extendidas", que debería ir de la mano de un compromiso de avanzar en reformas estructurales.

Seguí leyendo: