Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda y Finanzas (Reuters)
Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda y Finanzas (Reuters)

En menos de un mes el Gobierno habrá pagado más de USD 4.300 millones de deuda. En abril venció el Global 2019, que insumió USD 2.700 millones del Tesoro y hoy será el turno del Bonar 24, que entre el vencimiento de la primera cuota de capital e intereses representará poco más de USD 1.600 millones.

En la previa se estima que habrá poca reinversión de estos dólares, que estarán acreditados en las cuentas recién mañana. Pero de todas maneras, en el equipo económico confían que las cancelaciones de deuda ayudarán para bajar aunque sea marginalmente el riesgo país. Saben -sin embargo- que la principal variable que hoy afecta a los precios de los bonos no es económica sino política, es decir la gran incertidumbre electoral.

El motivo para este leve optimismo es que se está produciendo gradualmente una leve mejora de la denominada "posición técnica" de los inversores en deuda argentina. Esto significa que como no renuevan los títulos que van venciendo ni reinvierten el pago de intereses, las carteras van reduciendo su exposición en bonos locales.

Una parte del vencimiento de hoy, alrededor de USD 250 millones, está en manos de ANSES y se estima que el organismo comprará más bonos en dólares, lo que también ayudaría a sostener las cotizaciones, sobre todo de los títulos más cortos.

Unos USD 250 millones del vencimiento del BONAR 24 está en manos de ANSES y comprarán más bonos en dólares. Los inversores privados difícilmente compren más deuda argentina en el corto plazo

Del préstamo total del FMI, unos USD 40.000 millones tienen como destino hacer frente al vencimiento de deuda emitida por la Nación, entre mediados de 2018 y principios de 2020. Al mismo tiempo también vencen bonos provinciales, como el de la provincia de Buenos Aires el mes que vence, lo que también ayuda a disminuír la exposición en Argentina.

¿Significa que automáticamente estos fondos saldrán a comprar bonos argentinos en el mercado? No, pero al menos hay menos presión para vender, castigando todavía más los precios.

Banco Central (Manuel Cortina)
Banco Central (Manuel Cortina)

Algo de este fenómeno se vislumbró ayer. Incluso en una jornada negativa para los activos emergentes, los títulos argentinos en su gran mayoría tuvieron un buen repunte, que osciló entre el 0,7% y 1,5% según la especie. De hecho, el riesgo país siguió cayendo para culminar en 911 puntos, bastante lejos de los 1.000 que llegó a tocar en el peor momento del pánico que se desató entre los inversores hace dos semanas.

El pago del Bonar debería impactar hoy en el nivel de reservas, que ayer terminó levemente por encima de los USD 70.000 millones. El stock cayó USD 439 millones, pero por la venta de dólares diaria del Tesoro y la depreciación del yuan que forma parte de las reservas.

Para los inversores que buscan opciones para reinvertir lo que cobren del Bonar 24, existen algunas opciones de corto plazo.

El broker Arpenta enumeró tres posibilidades:

– Bono dual, que vence el 21 de junio próximo. Fue emitido el año pasado y paga en pesos al tipo de cambio del día, ya que es un título dollar linked. El descalce cambiario se puede cubrir, explican, comprando dólares anticipadamente con una caución bursátil a siete días y cancelándola el día del cobro. Esa estrategia arrojaría al día de hoy un rendimiento directo del 1,4% después de gastos, es decir una tasa nominal anual del 11,37 por ciento.

– Letes que vencen el 19 de julio. Son a sólo 70 días y se licitan hoy. Si bien los fondos del Bonar 24 se acreditan mañana, es posible participar en esta transacción porque la compra de las Letes hay que efectuarla recién este viernes. Aunque la tasa surgirá de lo que pida el mercado, se estima que rondaría el 4% anual, mejor que dejar los dólares líquidos o en un plazo fijo.

– Bono de YPF Energía Eléctrica. Es un título en dólares que la compañía controlada por la petrolera está colocando hoy en el mercado. Eso sí, se trata de un título más largo, a 24 meses de plazo, con pago semestral de intereses y tasa a licitar.

Seguí leyendo: