Guido Sandleris (centro), presidente del BCRA
Guido Sandleris (centro), presidente del BCRA

El Banco Central convalidó una reducción marginal de las tasas de interés de política monetaria, en una señal que el mercado financiero interpreta como de un equilibrio para los rendimientos en pesos en el corto plazo, frente a una inflación que está lejos del objetivo oficial.

Por la tarde el INDEC informó que la inflación de enero fue 2,9%, un dato más alto que el esperado, que elevó la inflación de los últimos doce meses a 49,3% la tasa más alta registrada durante la gestión de Cambiemos.

La tasa de las Letras de Liquidez (LELIQ), un instrumento exclusivo para bancos utilizado por la entidad como referencia para el mercado, acumuló una serie de 30 ruedas consecutivas en descenso, aunque la desaceleración en la magnitud de los recortes indica que se acota el margen para la caída de los rendimientos en pesos.

El BCRA subastó este jueves Letras de Liquidez  a siete días por $180.000 millones -frente a vencimientos por el mismo monto- a una tasa promedio del 43,937% anual, con una baja de 3,4 puntos básicos respecto del 43,971% del miércoles. La tasa máxima adjudicada fue de 44,65% y la mínima de 42,999 por ciento.

Estos rendimientos de los pasivos remunerados que emite el Central son los más bajos en los últimos seis meses y empiezan a tantear un piso de acuerdo a la competitividad del tipo de cambio.

Es que una baja más pronunciada desalentaría la tenencia de LELIQ y volvería más atractiva la demanda de dólares, lo que podría empujar al alza la cotización, en un presente de inflación alta. El precio de la divisa aumentó tan solo 1,4% desde que empezó 2018.

La elevada inflación acota el margen de baja de tasas, si el BCRA pretende mantener estabilizado al dólar

"El tipo de cambio a su vez ha retrocedido a niveles entorno de $38, perforando el 'piso' de la banda de intervención del BCRA. Si bien la autoridad monetaria redujo de 3% mensual a 2% mensual la velocidad de aumento del 'techo' y del 'piso' de la banda de libre flotación, las expectativas respondieron mejor que lo esperado, con un tipo de cambio tendiendo a estabilizarse entre 37 y 39 pesos", puntualizó Héctor Rubini, investigador de la Facultad de Ciencias Económicas de la USAL.

Como la LELIQ es referencia del sistema, sus menores rendimientos replican en las tasas que los bancos ofrecen a las empresas y ahorristas por sus depósitos. La tasa para plazos fijos mayoristas en bancos privados alcanza el 37,5% anual, la tasa Badlar, para depósitos de más de un millón de pesos, es de 36,62%, mientras que los plazos fijos hasta 59 días rinden 35,54% en bancos privados.

Frente a una inflación esperada en torno al 28% para todo 2019, y que algunas consultoras prevén incluso por encima del 30%, la necesidad de ofrecer tasas reales positivas a los tenedores de pesos es un impedimento para para que el BCRA aplique una política monetaria más laxa, como la que demanda una economía en recesión.

El 3 de enero se produjo la última suba de tasas: fueron apenas 2,5 puntos básicos, a 59,435%. Desde entonces se sucedió una serie de bajas, que llegaron a superar holgadamente el punto porcentual entre el 30 de enero y el 7 de febrero. Así, en 30 ruedas la tasa promedio cedió 15,5 puntos porcentuales.

Hoy la tasa de LELIQ es casi 30 puntos porcentuales inferior al récord de 73,524% del 8 de octubre pasado.

El BCRA limitó el monto máximo de LELIQ en bancos, para evitar estrategias de carry trade

"El objetivo de frenar la 'fiebre del dólar' se ha logrado sin discusión. La eliminación de las Letras LEBAC no ha sido traumática y el stock de su sustituto parcial, las LELIQ a 7 días, no crece explosivamente como las LEBAC entre diciembre de 2015 y septiembre de 2017″, añadió Hécor Rubini.

Con la última subasta también se puso un freno al crecimiento del stock de LELIQ, que se mantuvo en torno a $945.000 millones, equivalentes a USD 24.725 millones o 36,9% de las reservas internacionales.

Recientemente el BCRA limitó el monto máximo de LELIQ que una entidad puede tener en su poder al 65% del promedio de los saldos diarios de los depósitos, o el 100% del patrimonio neto de la institución.

"En este sentido, los bancos deberán ir adecuándose para cumplir a fines de abril con este requisito. Esta medida apunta a disminuir la velocidad de baja de las tasas -contrarresta el aumento de la liquidez de febrero-, y además, a disuadir la entrada de dólares para colocarse en LELIQ. En otras palabras, limita realizar una estrategia de carry trade", explicó un reporte de Portfolio Personal Inversiones.

Seguí leyendo: