Guillermo Calvo
Guillermo Calvo

Guillermo Calvo (77) es uno de los economistas argentinos más destacados y reconocidos a nivel mundial. Director del programa de políticas económicas de la Universidad de Columbia, en Nueva York, fue quien anticipó la crisis económica que se conoció como Efecto Tequila, y que sacudió el mundo en 1994.

En diálogo con el suplemento 3D del diario El Cronista, el especialista analizó la coyuntura y los desafíos que enfrenta la Argentina tras la firma del segundo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y en un contexto donde si bien pareciera haber terminado la volatilidad del dólar, hay inquietudes sobre el nivel de tasas, la actividad y la inflación.

Aquí, un resumen de sus 10 frases más destacadas en un reportaje realizado por la periodista Micaela Pérez:

– "Hay una duda central sobre la economía y tiene que ver con el hecho de que el riesgo país está a niveles muy altos todavía. Esto último sugiere que el país está transitando un sudden stop, es decir, un frenazo del flujo de capitales del resto del mundo".

– "Bajar la tasa de interés podría resultar en una maxidevaluación o, si se controla la tasa de cambio a punta de mantener una tasa de interés muy alta, como en la actualidad, se podría dominar la inflación, pero a costa de desempleo y subutilización de la capacidad instalada".

– "El anuncio prematuro de Mauricio Macri del último arreglo con el Fondo, antes de que se confirmara oficialmente, fue un serio error que contribuyó al aumento del riesgo país y la volatilidad".

Video: Mauricio Macri anunció el 29 de agosto un segundo acuerdo con el FMI antes de iniciar las negociaciones

– "Yo todavía no tengo claro, por ejemplo, cuál fue la razón por la cual se limitó tan fuertemente el acceso a los fondos del primer programa con el FMI y ahora tampoco la razón por la cual se ha impuesto un piso a la tasa de interés. Ambas razones parecen candados para evitar que se malgasten las reservas con medidas populistas. Lo primero es raro para un programa que intentaba paliar las restricciones que impone un sudden stop, y lo segundo es raro cuando tasas de interés más bajas pudieron haber facilitado la licuación de deudas en pesos".

– "Entiendo que lo segundo pudo haber estado motivado por el temor a que se espiralice la inflación, pero ¿acaso el FMI presupone que las autoridades argentinas no comparten esa inquietud? Con esto no intento poner en duda el profesionalismo de estos programas sino señalar que, si no se comunican bien y razonadamente, pueden generar confusión, dar lugar a interpretaciones que complican la credibilidad de los programas y hasta sugerir que el FMI no confía en las autoridades argentinas, nada de lo cual contribuye a reducir el riesgo país".

– "Hay varias opciones de estrategias de ajuste. Una de ellas es realinear los precios y salarios tomando en cuenta que, debido al sudden stop, el gasto total debe reducirse y dejar más lugar para las exportaciones. Para que esto no recaiga sobre la inversión y no desaliente el crecimiento, el ajuste debería focalizarse sobre el gasto público ineficiente y, muy probablemente, también sobre el sector de ingresos más elevados".

– "Otra opción es reducir significativamente la tasa de interés sobre, por ejemplo, las Leliqs y dejar que la tasa de cambio suba todo lo necesario. En ese caso, la tasa de cambio hace gran parte del trabajo, pero se corre el riesgo de que se espiralice la inflación. Por lo tanto, es probable que esta opción también requiera un arreglo de precios y salarios. Este tipo de arreglos se llevaron a cabo exitosamente en otros planes de estabilización, como el israelí, a mediados de 1980".

Video: Larry Kudlow, asesor de Donald Trump, habla de la posibilidad de dolarizar la economía argentina

– "Dolarizar es como la decisión de un borracho empedernido de ir a Alcohólicos Anónimos y dejar de beber el resto de su vida. Lo hace porque no tiene la disciplina de beber con moderación. Dolarizar es dejar el vicio de imprimir pesos, lo cual no es un sinsentido, dada la historia monetaria argentina. Pero esta opción es muy dura -como para el borracho abandonar totalmente la bebida-, particularmente, si se hace de forma unilateral y no se tiene acceso automático al crédito de la Reserva Federal de los EE.UU., como lo tiene el sistema financiero norteamericano".

– "El ajuste es la mejor estrategia de crecimiento en este momento. Sin ajuste, el camino a la híper y al default es inevitable, excepto que tengamos la enorme fortuna de que las condiciones externas mejoren sustancialmente, o que me equivoque y la Argentina no esté sufriendo un sudden stop".

– "Los actos de violencia frente al Congreso son el tipo de hechos que reducen la credibilidad del programa de estabilización y aumentan el costo del ajuste. Desde afuera se los ve como una especie de suicidio colectivo".