La segunda jornada del B20, en el predio de La Rural (Maximiliano Luna)
La segunda jornada del B20, en el predio de La Rural (Maximiliano Luna)

"No se puede elegir el momento", señaló Miguel Acevedo, titular de la UIA, para referirse a la situación actual de la Argentina, en medio de una recesión y con empresas involucradas en el caso de corrupción de los cuadernos de las coimas, que coincide con el desarrollo de la Cumbre del B20 en Buenos Aires, la reunión de más de 1.000 empresarios de las principales economías del mundo.

"La situación argentina es un problema de credibilidad monetaria, que repercute en el exterior. Pero los empresarios que no son del mundo de las finanzas no preguntan qué pasa, se habla del mundo", agregó Acevedo frente a una consulta de Infobae.

La pelea hoy no es tanto por el comercio sino por dónde se va a producir con valor agregado

Gustavo Weiss, titular de la Cámara Argentina de la Construcción, destacó como tema clave lograr un intercambio comercial sin barreras arancelerias y un camino de más integración. "La pelea hoy no es tanto por el comercio sino por dónde se va a producir con valor agregado", completó Acevedo. Ambos coincidieron que se deben crear las condiciones para que la Argentina ocupe ese lugar, pero que hoy no están dadas.

Los temas de la economía doméstica también se colaron en el encuentro del B20(Nicolás Stulberg)
Los temas de la economía doméstica también se colaron en el encuentro del B20(Nicolás Stulberg)
El fondo de la olla puede estar muy cerca por lo menos para las empresas agropecuarias si no se revierten estas tasas de interés

Las charlas de pasillo entre los empresarios se dieron en un inmenso salón de La Rural, ambientados con grandes pantallas con paisajes de la Argentina, livings relajados y mesas y sillas altas, al estilo bar palermitano. Compartieron como almuerzo ensaladas variadas, pescados y copas heladas de postre. También había un sector apartado para las reuniones más formales. Luis Pagani, presidente de Arcor, por ejemplo, se reunió con el CEO global de Siemens, Joe Kaeser.

El tema repetido en boca de los empresarios fueron las tasas de interés. El "anfitrión" Daniel Pellegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina, consideró que "El fondo de la olla puede estar muy cerca por lo menos para las empresas agropecuarias si no se revierten estas tasas de interés. Combinadas con estas restricciones monetarias y financieras no se pueden sostener tantísimo tiempo".

El dirigente rural considera que "es imperioso replantear la política monetaria, un contexto macro estable implica tener tasas de interés contenidas y una moneda que no pega saltos que hace perder de vista los precios relativos y tiende a hacer perder las inversiones nuevas".

El presidente de Accenture, Sergio Kaufman, opinó que el país lamentablemente está pasando por cosas que tenían que pasar para poder crecer. "El FMI es como el tío que te presta plata y eventualmente tenemos que darnos cuenta de que no nos va a prestar indefinidamente. En algún momento tenemos que dejar de gastar más de lo que tenemos", dijo.

Inés Berton, creadora de la firma Tealosophy, chair del grupo de desarrollo de las pymes, aportó su mirada optimista, aunque reconoció el complejo momento para las empresas pequeñas y medianas. "Es un tiempo para saber usar lo que hay. Está la agencia de inversiones que te enseña a exportar. Sería bueno que se comuniquen mejor todas las oportunidades que hay", sugirió. Y señaló las diferencias de prioridades entre los empresarios pyme de distintos países. "En los países más desarrollados, la prioridad es la transformación digital y para nosotros es el acceso al financiamiento".

Seguí leyendo: