En el extenso territorio de la Argentina cabe un conjunto de 22 pequeños grandes países
En el extenso territorio de la Argentina cabe un conjunto de 22 pequeños grandes países

Con herramientas online se puede hacer el ejercicio de superponer el mapa de la Argentina sobre el territorio de Europa y comprobar, con asombro, que en la amplia superficie de nuestro país entran al menos 10 pequeños países de Europa, pero muy grandes en desarrollo económico.

También se puede ir más allá y comparar cómo son las economías de estos países –entre ellos Alemania, España, Francia, Austria e Italia– y la de Argentina.

Por ejemplo, la Argentina cuenta con una población de 44.293.293 personas, mientras que en todos los países de Europa que caben en su territorio suman casi 360 millones, unas 8 veces más.

En PBI, la Argentina está más cerca de Polonia, que tiene apenas 312.680 kilómetros cuadrados frente a los más de 2,7 millones de la Argentina. 

El tamaño físico no importa tanto si no se lo corrige por los factores de producción que tiene cada país

¿Vale la pena hacer estas cuentas? "Es bastante complicado. Por ejemplo, la Argentina es comparable por sus recursos a Canadá y Australia, pero con Brasil la comparación es difícil porque este país tiene también mucha ventaja en mano de obra", explicó Marcela Cristini, economista senior de FIEL.

"El tamaño físico no importa tanto si no se lo corrige por los factores de producción que tiene el país. En ese sentido, el conjunto de países europeos equivalentes en tamaño tendrían una acumulación de capital muy distinta que empieza ya con la construcción de carreteras del Imperio Romano", destacó Cristini y advirtió que el valor más relevante para la comparación entre países es su ingreso por habitante.

"Algunos autores le dan mucha importancia a lo institucional y entonces comparan dentro de regiones más homogéneas como la de América Latina, con instituciones heredadas de España. Allí, Chile y Uruguay nos superaron recientemente en cuanto al indicador de ingreso per capita, siendo países mucho más pequeños en términos de recursos", agregó la economista.

El valor más relevante para la comparación entre países es su ingreso per capita

La Argentina supo estar entre los países de mayores ingresos per capita del mundo a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, señaló el economista Nicolás Cachanosky, profesor en la Metropolitan State University, Denver. "Lamentablemente hoy califica más como una economía emergente que como una economía avanzada. Si bien el potencial existe, el mismo no se logra materializar. ¿Por qué si la Argentina tiene una superficie similar a la de todo estos países, y posee también recursos naturales, no puede lograr niveles similares de creación de riqueza?", se preguntó.

Para los economistas, el dato clave para comparar países es su PBI per capita
Para los economistas, el dato clave para comparar países es su PBI per capita

Otra comparación que puede hacerse es ubicar, por tamaño, cuántos países con economías sólidas pero "chicos" en cuanto a dimensiones entran en la superficie de la Argentina. Son 22: Austria, Bélgica, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Hong Kong, Islandia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Corea del Sur, Luxemburgo, Holanda, Nueva Zelanda, Noruega, Portugal, Suiza, Taiwan, Emiratos Árabes, Reino Unido y Grecia. Entre todos, tienen casi 10 veces más habitantes que la Argentina, 26 veces más de PBI y casi 2,7 veces más de PBI por habitante.

La política económica puede hacer que la Argentina sea un poco más o menos rica, pero no puede transformar al país en Alemania

"Desde Adam Smith ("La Riqueza de las Naciones", 1776) hasta trabajos recientes como el de Acemoglu y Robinson ("¿Por qué fracasan los países?", 2012) el consenso general es que el nivel de riqueza depende del marco institucional", destacó Cachanosky y resaltó que eso es lo que define la situación económica del país a largo plazo.

"La política económica puede hacer que la Argentina sea un poco más o menos rica, pero no puede transformar al país en Alemania. La política monetaria, por ejemplo, no puede resolver el problema de la inseguridad jurídica. Para eso, es necesaria una reforma más profunda que cambie los incentivos de los consumidores, productores, y funcionarios públicos", opinó.

Otra observación que surge de estos ejercicios comparativos es que la presencia de recursos naturales no es garantía de creación de riqueza así como su ausencia tampoco implica la imposibilidad de tener altos niveles de ingreso per capita.

"Japón puede ser un ejemplo de esta situación. La diferencia no es que Japón tenga recursos naturales que Argentina no tiene. La diferencia es que Japón tiene un mejor marco institucional y logra mayores ingresos que Argentina", destacó el economista.

Seguí leyendo: