La canasta básica alimentaria, que marca la “línea de indigencia”, aumentó 4,9% en junio (NA)
La canasta básica alimentaria, que marca la “línea de indigencia”, aumentó 4,9% en junio (NA)

Reflejando la pelea entre ingresos e inflación, los datos de pobreza e indigencia de junio muestran que el aumento de precios que se registró durante el mes impactó en el corto plazo más sobre los hogares de menos recursos. La Canasta Básica Total (CBT) y Canasta Básica Alimentaria (CBA) compuesta por el Indec presentaron aumentos por sobre el 29 por ciento.

La CBA aumentó en un 4,9% respecto de mayo, con lo cual el ingreso mensual para que una familia tipo no sea considerada indigente es de 7.840,72 pesos.

Mientras tanto, la CBT aumentó un 4,1% respecto de mayo y una familia tipo necesita $19.601,79 por mes para no caer bajo la línea de la pobreza.

Por sobre la inflación

En ambos casos, las actualizaciones mensuales se encontraron por arriba de la inflación de junio, de 3,7%. Durante ese mes, el Indec relevó que los segmentos de mayores subas habían sido los de transporte y alimentos.

Cuando se comparan ambos ingresos con el Salario Mínimo Vital y Móvil de $10.000 (efectivo a partir de julio), el mismo representará un aumento del 24% si se lo compara con julio del año pasado. En el lapso interanual, las canastas alimentarias y totales experimentaron incrementos por 29,69% y 32,35% respecto de junio de 2017.

Ambas canastas subieron en valor por arriba de la inflación anual de 29,5% medida por el Indec.

En términos más amplios, el ingreso promedio pierde terreno contra la inflación, y también contra los requisitos mínimos que representan la CBA y la CBT. El RIPTE, la remuneración imponible promedio de los trabajadores estatales que toma en cuenta la variación de los salarios de los trabajadores formales registrados, fue de $29.338,79, en mayo (ultimo dato disponible), un 27,39% más que hace un año.

Seguí leyendo: