Cuando la jornada sabatina de los Juegos Panamericanos de Lima se estaba cerrando, Argentina se apropió de la segunda medalla dorada de la competencia de la mano del taewkondo: Lucas Guzmán se subió a lo más alto del podio.

El oriundo de Merlo se impuso en la final de los 58 kilos al mexicano Brandon Plaza por 19-17 y se tomó revancha de lo ocurrido en los Panamericanos de Toronto 2015, cuando finalizó en la tercera colocación.

El deportista argentino de 25 años inició su camino en este torneo imponiéndose sobre el norteamericano David Kim por 5-3 en cuartos de final y luego eliminó al brasileño Paulo Sosa en las semifinales con un triunfo 7-6.

"Estoy muy feliz. Ya en el final no podía manejar mi cuerpo era todo distinto. Muchos años de entrenamiento, mucha preparación para este torneo y a veces estaba en la puerta y no se me daba. Gracias a Dios se me dio. Muchas veces me voy de viaje y es duro dejar a la familia, pero esto es el resultado de mucho sacrificio. Tenia una lesión, por eso no podía sacar la pierna de atrás, pero con la lesión y todo pude ganar", aseguró.

Argentina acumuló cinco medallas durante el sábado gracias al oro de Juan Sánchez en partín artístico, la plateada que alzó en esa disciplina Giselle Soler y los bronces que obtuvieron el triatleta Luciano Taccone y el jugador de squash Robertino Pezzota.

Hasta el momento, México y Estados Unidos son los que han tenido mejor performance en las distintas competencias a lo largo de las primeras horas del medallero. Argentina se ubica en un segundo pelotón junto con el local Perú, Brasil, Cuba y Colombia, entre otros.

Seguí leyendo: