El ecuatoriano Roddy Zambrano quedó en el centro de la polémica. Las acciones que se desarrollaron a los 70 y 83 minutos del juego entre Argentina y Brasil lo expusieron. Lionel Messi apuntó contra su actuación y el entrenador Lionel Scaloni también dejó en claro su fastidio.

Aunque una de las declaraciones más llamativas que graficaron el desempeño del juez la realizó Dani Alves, líder, capitán y figura del primer finalista de la Copa América 2019. "Pienso que el árbitro estuvo más nervioso que nosotros durante el partido pitando cosas que no eran. Por eso nosotros tratamos de enfocarnos siempre en el trabajo. En hacer las cosas bien", reconoció el lateral de 36 años ante los medios argentinos.

La mirada del experimentado futbolista brasileño coincide con las feroces críticas que realizó el capitán argentino: "El árbitro no fue justo. Nos faltó el respeto con el arbitraje que hizo. Se cansaron de cobrar boludeces durante toda la Copa América y hoy no le cobraron un penal a Otamendi".

El defensor de la Canarinha reconoció que el clima dentro del campo fue tenso pero lo asoció a la mística que envuelve a este partido: "¡Es un clásico! Si no se pone caliente no es Brasil-Argentina. Vamos siempre al límite, siempre que haya honestidad en la jugada. Forma parte del juego. Si no fuera así no sería un clásico mundial. Un partido duro, disputado como todos los clásicos Brasil-Argentina".

Si bien el foco quedó puesto sobre lo ocurrido con los árbitros, Dani fue fundamental para equilibrar la balanza deportiva hacia el lado del dueño de casa tras completar un fenomenal partido en el que creó una magistral jugada que decantó en la apertura del marcador. "Si en la jugada no hay una secuencia, no hay gol. Hice nada más que mi trabajo que era ayudar a mis compañeros, tratar que el balón llegue en condiciones para ellos. Al fin y al cabo hemos conseguido completar la jugada. Contento por el gol, no por la jugada", advirtió.

"El fútbol está muy equilibrado Son los detalles los que marcan mucho y el detalle hoy vino para nuestro lado", completó su análisis.

El anfitrión definirá el próximo domingo 7 de julio en el Estadio Maracaná el título de campeón con el vencedor del duelo entre Chile y Perú. Brasil intentará defender el récord en casa: ganó las cuatro Copa América que organizó en la historia.

Seguí leyendo: