Enojo, rabia, frustración. Todo eso expresó Lautaro Martínez al ver que el cartel luminoso del cuarto árbitro indicaba en color rojo su número 22. El delantero de la Selección fue reemplazado por Ángel Di María a los 22 minutos del segundo tiempo y no se lo tomó de la mejor manera.

Claro que la reacción del atacante de 21 años fue, cuanto menos, entendible. Diez minutos antes el equipo había conseguido el empate ante Paraguay gracias a un gol de penal de Lionel Messi, mientras que 120 segundos después Franco Armani le tapó un tiro desde los doce pasos a Derlis González para mantener el 1-1 en el marcador y darle una inyección anímica al conjunto Albiceleste.

Con el combinado nacional en pleno dominio de partido, Lionel Scaloni tomó la decisión de sacar al jugador del Inter de Milan y poner en su lugar a Ángel Di María. Delantero por volante; sacándole peso en ataque al equipo y aislando a Sergio Agüero, ya que Messi se encontraba retrasado como armador en el campo de juego.

"¡No lo puedo entender!", fue el grito de bronca que emitió Martínez. Entre tanto, en otras imágenes se pudo ver al propio futbolista golpear en reiteradas veces una botella de agua contra los carteles de publicidades.

De más está decir que aquella variante no benefició al elenco argentino, sino que le sacó profundidad al ataque y planchó el partido.

"Estaba para seguir. Uno siempre quiere estar adentro del campo, pero el entrenador estaba atento al golpe que tuve en el primer tiempo. Cuando Paraguay se estaba acomodando, quiso llegar por las bandas, en el segundo tiempo fuimos muy claros y no pudimos convertir", declaró ya en frío el delantero, al culminar el partido.

"Lautaro no estaba bien, lo habíamos hablado ya en el descanso, continuó porque físicamente es un animal, recibió una paralítica muy fuerte en la zona lumbar y estaba complicado", argumentó el cambio Scaloni en la conferencia de prensa. Lo curioso es que Martínez lo contradijo, con sus palabras y con los gestos en el banco"Traumatismo región glútea izquierda", rezó el parte médico.

Más allá de las consecuencias que trajo la variante, la decisión del DT sorprendió debido a que fue él mismo quien decidió confiar en el joven formado en Racing y sacar a un histórico como el Kun, goleador de la Premier League con el Manchester City.

Quedó claro que el mejor desempeño de la Albiceleste se dio con los dos centrodelanteros compartiendo cancha. Algo que deberá evaluar Scaloni de cara al último duelo de la fase de grupos ante Qatar, el próximo domingo a las 16.

Con este resultado, Argentina quedó ubicada en la tercera posición de su grupo con una unidad. Segundo aparecen los guaraníes (2) y en la cima surge Colombia (6), ya clasificado a los cuartos de final.

Seguí leyendo: