El sufrimiento de Chiche Arano después del fatídico partido con Belgrano en Núñez (NA)
El sufrimiento de Chiche Arano después del fatídico partido con Belgrano en Núñez (NA)

"Miro para atrás y lo de River me duele muchísimo". Carlos Arano superó el mal trago que significó en su carrera como futbolista descender con un club grande pero mantiene la cicatriz. A ocho años del histórico episodio para el Millonario y el fútbol nacional, realizó algunas confesiones.

Chiche remarcó que habían conseguido 31 puntos y debían haber entrado a la Copa Sudamericana (por disputar la Promoción se privaron de esa cuestion). Recordó el buen arranque de la mano de Ángel Cappa, la mala racha de resultados y la presión de la prensa para que Daniel Passarella lo echara: "Siempre pensé que jugar en River o Boca iba a ser pelear títulos y viajar a todos lados. En tres años, lo más lejos que fui con River fue a Chaco".

El hoy entrenador de la Quinta División de Racing hizo hincapié en que se hicieron muchas cosas mal desde el torneo en el que River salió último y recononció que el equipo de JJ López no jugó bien los paratidos de la Promoción contra un belgrano superior.

"¿Si estuve a punto de agarrarme a piñas con Passarella? Sí, es verdad", confesó Arano en El que abandona no tiene premio (Club 947).

El ex lateral izquierdo que disputó los duelos ante el Pirata como volante central contextualizó la anécdota: "Fue un momento de mucho nerviosismo para ambos. Antes de la revancha con Belgrano estuvimos encerrados en el Hindú Club con la incertidumbre de tener que ganar y el pensamiento negativo de que podíamos descender. Viví dos días de mucha tensión porque JJ no me ponía y yo consideraba que tenía que estar. Por mi forma de ser y personalidad. Me podía hacer el boludo, pero quería estar".

El estratega riverplatense armó la primera práctica de fútbol semanal y no incluyó a Arano entre los titulares, algo que lo enfureció: "Lo re contra puteé a JJ y me fui. A la tarde hablamos y tratamos de calmarnos, por respeto". Pero al siguiente entrenamiento volvió a usar la pechera suplente y casi se desmadra todo: "Me calenté y empecé a revolear patadas que no correspondían. Ahí me vino a hablar Daniel (Passarella). Nos dijimos de todo como para cagarnos bien a trompadas pero ningunó amagó".

Arano finalmente fue titular en ambos partidos con Belgrano por la Promoción (Fotobaires)
Arano finalmente fue titular en ambos partidos con Belgrano por la Promoción (Fotobaires)

Arano admitió que al mal presente futbolístico y su presunta suplencia se le había sumado el atraso salarial y por eso la mecha se terminó de consumir. "Estuvimos 5 minutos cara a cara, solos los dos. No pasó a mayores, después nos separamos. A las 12 de la noche del sábado (día previo a la Promoción) JJ me avisó que iba a jugar. Lo convencí, no sé. También incidía la personalidad y el conocimiento de Daniel. Yo no quería ir al banco, yo quería jugar el partido y me daba igual cómo nos fuera. Asumía los riesgos y lo volvería a hacer", añadió.

Luego del retroceso de categoría hubo reconciliación. Chiche detalló: "Yo había terminado mi contrato y me llamó Matías Almeyda para seguir. Fui al estadio a los 15 días y vi a Daniel entrando al vestuario. Le pedí disculpas, le dije que yo no era así, que le había faltado el respeto y estaba arrepentido. Me respondió 'quedate tranquilo, pibe, a los chicos como vos los quiero siempre de mi lado'. Es una fiera, siempre decía las cosas en la cara".

SEGUÍ LEYENDO