La principal preocupación de River de cara a la final en Madrid

(FotoBaires)
(FotoBaires)

En el momento menos oportuno, River perdió la solidez defensiva que lo caracterizaba. Le hicieron cuatro goles en los últimos dos partidos (la final de ida ante Boca y contra Gimnasia por la Copa  Argentina) y las pelotas paradas en contra se le volvieron una marcada preocupación de cara a la definición de la Copa Libertadores que insólitamente tendrá lugar en Madrid.

El tema inquieta a Marcelo Gallardo, quien tiene una enorme confianza en sus dirigidos pero a la vez trabaja para tratar de corregir esas fallas a las que también se le sumaron una caída en el nivel de Franco Armani. El arquero de River se volvió súbitamente terrenal, al punto que tanto en los dos goles de la Bombonera, como en los que le anotaron en Mar del Plata, quedó la sensación de que podría haber hecho algo más.

A River le anotaron catorce goles en los 22 partidos oficiales del semestre. De ellos, nueve fueron a través de balones detenidos. Los centros que caen en su área le duelen sobremanera a Armani, Maidana, Pinola y compañía, pero en este punto hay un déficit muy particular: cinco de esos goles que sufrió llegaron por córners lanzados desde la punta izquierda. No fue el caso del gol que le anotó el miércoles Santiago Silva para el definitivo 2 a 2 ante Gimnasia que luego se definió por penales a favor del  conjunto platense: el córner provino desde la punta derecha del ataque rival.

(FotoBaires)
(FotoBaires)

Una curiosidad al respecto: Rafael Borré, quien no podrá jugar ante Boca en el Santiago Bernabéu por estar suspendido, fue  anticipado en cuatro de esos goles con pelota parada. Uno de ellos fue el segundo de Boca anotado por Darío Benedetto en el 2 a 2 de la Bombonera, luego de un envío más bien bombeado de Sebastián Villa ante el que Armani no respondió de la mejor forma.  

Ahora bien, ¿qué ocurrió para que Armani pasara de ser el arquero con el récord de imbatibilidad en la historia de River (965 minutos sin recibir goles) a transformarse en la versión actual, vulnerable como nunca antes desde su llegada al club en enero de este año? 

"En un momento estuvo con la confianza por las nubes y después de la lesión que le impidió viajar con la Selección a Arabia eso dejó de ser tan así, más allá de que ya dejó atrás esa molestia que tenía (una distensión). Pero tiene una gran personalidad y no tenemos duda de que en Madrid volverá  a ser el mismo de siempre", comentó a Infobae un integrante del cuerpo técnico de River, consciente de que el arquero estuvo muy por debajo de su media ante Boca y Gimnasia.

(FotoBaires)
(FotoBaires)

Los goles que le anotaron a River de pelota parada fueron de Marcos Martinich (Villa Dálmine), Nicolás Blandi (San Lorenzo), Facundo Erpen (San Martín de San Juan), Gonzalo Bueno (Colón), Michel (Gremio), Leonardo Gomes (Gremio), Gastón Fernández (Estudiantes), Darío Benedetto (Boca) y Santiago Silva (Gimnasia). Una aclaración: el gol de La Gata Fernández para Estudiantes en la cancha de Quilmes resultó azaroso al desviarse en Ignacio Fernández, quien estaba en la barrera.

Ante las dificultades que River mostró en el último tiempo para controlar las pelotas paradas rivales, Gallardo ya les pidió mayor concentración en la marca a sus jugadores y también que traten de no cometer infracciones en su campo. Luego del partido de este domingo ante Gimnasia por la Superliga, en el que pondrá un equipo de suplentes y juveniles, el técnico se meterá de lleno en la revancha ante Boca y definirá si para la Superfinal refuerza la zona central de la defensa con la presencia de Lucas Martínez Quarta, como hizo en la Bombonera.  El gran duelo de Madrid exigirá que los márgenes de error se achiquen y River sabe que debe mejorar en ese aspecto.

Seguí leyendo

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS