El seleccionado femenino de handball playa derrotó en el shoot out a Hungría, flamante campeón del mundo, y se clasificó a la final de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Zoe Turnes fue la encargada de detener el penal decisivo cuando ya habían ejecutado cinco tiros cada equipo. Y Caterina Benedetti se hizo cargo del último lanzamiento que depositó a Argentina en la instancia final.

Hubo lágrimas y mucha emoción de Las Kamikazes, que aseguraron su medalla en Parque Sarmiento.

SEGUÍ LEYENDO