"Rossi está bien, estuvo sin jugar desde el partido con Alvarado pero ha entrenado y acompañó al equipo. Será el arquero contra River, tiene nuestra confianza". Esas fueron algunas de las palabras que soltó Guillermo Barros Schelotto en la conferencia de prensa previa al Superclásico del domingo en la Bombonera. Sin embargo, al DT de Boca también hay que leerlo entre líneas.

El Mellizo sabe que tiene que respaldar al guardameta suplente tras la inesperada lesión de Esteban Andrada en el duelo con Cruzeiro por la Libertadores, que le demandará al menos dos meses de recuperación. Pero al mismo tiempo se fija en la inexperiencia de las alternativas que tiene en el plantel.

Javier Bustillos (21 años), Federico Abadía (19) y Manuel Roffo (18) son los otros goleros que trabajan con los profesionales. Y en su juventud hizo hincapié cuando fue consultado por la posible contratación de un nuevo golero.

"Lo que me genera dudas es que habrá partidos de una importancia muy grande para el club y tendríamos que darles responsabilidades a jugadores que aún no han debutado". El entrenador aclaró no tener dudas sobre Agustín Rossi, pero no descartó una incorporación en ese sector. El nombre que más fuerza toma es Marcos Díaz.

Si bien se especula que incluirá a Carlos Tevez entre los titulares, no lo confirmó. Y respecto a la postura que tomará su equipo, adelantó: "Vamos a asumir el rol de ir a buscar a River porque somos locales, pero ellos también tienen jugadores de calidad. Imagino un partido abierto".

Guillermo se mostró despreocupado por las críticas a su defensa y sacó a relucir una estadística: Boca es el conjunto con menos goles después de Independiente desde la temporada 2016/2017. "Y nosotros marcamos el doble de goles que ellos", añadió.

A su vez, opinó que sea cual sea el resultado, no afectará a las posibilidades de uno y otro equipo en la lucha por la Libertadores: "No habrá secuelas".

SEGUÍ LEYENDO