Fue la jugada que le bajó la persiana al Superclásico: Ignacio Fernández corrió de área a área, con el balón siempre pegado al botín. Edwin Cardona lo persiguió sin darle alcance ni cometerle infracción. El resultado es conocido: Nacho abrió para Gonzalo Martínez, el Pity cedió para que Ignacio Scocco convirtiera el segundo gol de River ante Boca, el que sentenció la Supercopa Argentina.

La acción llamó a la polémica: Carlos Tevez, furioso, hizo público su reclamo a Cardona por no haber cortado con falta la jugada, en el inicio de la corrida. Las sensaciones de Carlitos, seguramente, se exacerbarán después de enterarse del testimonio del otro protagonista: Nacho Fernández.

El mediocampista, de 28 años, dio su versión sobre la jugada. Y sorprendió: "Cuando lo veo venir a Cardona intento cruzarle el cuerpo para que me haga foul, pero decidió no hacerlo. Por suerte terminó en gol".

(telam)
(telam)

Respecto de la relevancia de la victoria ante Boca, el ex Gimnasia y Temperley aseguró: "Ganar fue un envión anímico muy importante. Esperemos seguir levantando. Sabíamos que no estábamos jugando bien. Esperemos que sea un punto de partida".

La otra acción determinante del clásico fue protagonizada por… Sí, Nacho y Cardona. El colombiano fue quien le cometió el penal al volante, y la sanción por parte de Patricio Loustau también acarreó polémica. "Estoy segurísimo de que fue penal. Me toca. Me agarra arriba y me toca el pie de apoyo", concluyó.

Por último, se disculpó con Claudio Tapia, presidente de la AFA, por los insultos que le dedicó el plantel durante los festejos. "Lo que pasó queda ahí, teníamos las revoluciones altas", remarcó.

SEGUÍ LEYENDO: