La belleza del día: “Almuerzo en el césped”, de Kyungmi Shin

En tiempos de incertidumbre y angustia, nada mejor que poder disfrutar de imágenes hermosas

"Almuerzo en el césped" muestra al reverendo Shin en un picnic en Corea, en la década del sesenta, sobreimpreso a “El jardín chino”, de François Boucher.
"Almuerzo en el césped" muestra al reverendo Shin en un picnic en Corea, en la década del sesenta, sobreimpreso a “El jardín chino”, de François Boucher.

Kyungmi Shin nació en Corea del Sur, en una familia que pertenecía a la minoría cristiana en una sociedad mayoritariamente budista. Su padre, David Hyun Shin, un pastor calvinista, la educó con reglas estrictas: los domingos eran sagrados y por ende no se podía gastar dinero, tomar el transporte público o estudiar. Para sus amigos, Shin era exótica. Esa misma extrañeza la acompañó, al atravesar el Pacífico y emigrar a los Estados Unidos, a los 19 años: pasó más de una década antes de que se sintiera coreano-estadounidense.

De eso se trata la serie Father Crosses the Ocean (Padre cruza el océano): “El arte es una manera de investigar los temas de mi propia identidad”, dijo en una entrevista para NPR.

Y también la de millones, que hasta el día de hoy siguen cruzando océanos, mares, ríos, desiertos, montañas, fronteras y mezclan Oriente con Occidente, Sur con Norte, culturas que chocan o que se entretejen en los fragmentos de la historia colectiva que cada historia individual lleva consigo.

En Jingdezhen, China, el centro de la producción de porcelana, la artista creó bustos de su padre y de ella misma que dialogan con piezas ovaladas que imitan la chinoiserie.
En Jingdezhen, China, el centro de la producción de porcelana, la artista creó bustos de su padre y de ella misma que dialogan con piezas ovaladas que imitan la chinoiserie.

Father Crosses the Ocean” tiene un doble sentido. En primer lugar se refiere al cruce del Pacífico que mi padre hizo para emigrar de Corea del Sur hacia los Estados Unidos trayendo a su familia”, escribió Shin en su sitio. “La segunda referencia son los misioneros europeos que cruzaron océanos para hacer proselitismo. Estos misioneros eran conquistadores religiosos que creían en ‘civilizar’ a los nativos”. Esos misioneros, convencidos de sus creencias, eran también “científicos, académicos y espías industriales, como el sacerdote jesuita François Xavier d’Entrecolles, envidado a China para aprender los secretos de la producción de porcelana e informar al rey Luis XIV de Francia”.

Shin viajó a la zona de China que se considera el origen de la porcelana alrededor del año 600. Instalada durante un tiempo en Jingdezhen, el centro de la producción de porcelana, creó bustos de su padre y de ella misma que dialogan con piezas ovaladas que imitan la chinoiserie —a su vez imitaciones, con que obsesivamente los europeos del siglo XIX intentaron copiar los estampados asiáticos—, y esos patrones avanzan sobre las caras de Shin y el padre. La historia de ellos dos, pero también la del arte asiático, y la del colonialismo, se mezclan en la delicada superficie.

Kyungmi Shin con una de las obras del Shin Gray Studio, para la estación El Cerrito del transporte público de San Francisco, BART.
Kyungmi Shin con una de las obras del Shin Gray Studio, para la estación El Cerrito del transporte público de San Francisco, BART.

La serie incluye también collages de gran tamaño en el cual antiguas fotos de su padre se superponen a dibujos y pinturas europeos. Entre ellas esta belleza del día: Almuerzo en el césped.

Muestra a su padre, el reverendo Shin, en un picnic en Corea, en la década del sesenta. Allí y entonces los picnics no eran una salida casual: su padre lleva traje y corbata. Sobre el césped los manteles y la vajilla organizan el espacio del encuentro; dos sombrillas elegantes protegen a los comensales del sol. La artista trabajó la foto como un impreso sobre una obra de François Boucher, El jardín chino, un compendio de ideas sobre lo exótico la Europa del siglo XVIII.


"Montado en ese carruaje", parte de la serie de Kyungmi Shin: “Me uso y uso a mi padre como sustitutos de la hibridación que vivimos como inmigrantes, como transplantados, como consumidores y hackers culturales”.
"Montado en ese carruaje", parte de la serie de Kyungmi Shin: “Me uso y uso a mi padre como sustitutos de la hibridación que vivimos como inmigrantes, como transplantados, como consumidores y hackers culturales”.

La artista —que trabaja en Los Angeles, California junto con su esposo, el fotógrafo Todd Gray, en un estudio que realiza instalaciones y obras para espacios públicos— abordó este proyecto cuando su padre comenzó a declinar por el Alzheimer. “Mientras exploraba, como inspiración artística, la hibridación cultural y la monstruización o Frankensteinización de la chinoiserie europea, comprendí que mi vida y la vida de mi padre eran una especie de chinoiserie, una manifestación de esta mezcla de cultura, tecnología y estética europeas, asiáticas y americanas”.

Otras obras invierten el recurso, como la que da título a la serie en la que la foto de graduación del padre de Shin y sus compañeros, en la puerta del seminario, en Corea, está como base y sobre ella la artista dibujó una escena de un manuscrito medieval ilustrado: hombres con coronas, tocados y cubrecabezas alrededor de una mesa; una escena de guerra a un lado y otra del comercio de porcelana al otro.

"Padre cruza el océano", la obra que da título a la serie de Kyungmi Shin.
"Padre cruza el océano", la obra que da título a la serie de Kyungmi Shin.

Más momentos de la historia aparecen en Montado en ese carruaje, donde su padre, vestido muy formalmente, posa sentado en un sofá que la familia había importado a Corea cuando los muebles estilo barroco italiano estaban de moda. Detrás de David Hyun Shin hay un estampado de chinoiserie y entre ambos planos, en un carruaje de estilo portugués, se arrodillan dos hombres, uno africano y uno asiático.

“En esta serie de obras me uso y uso a mi padre como sustitutos de la hibridación que vivimos como inmigrantes, como transplantados, como consumidores y hackers culturales”, agregó en el comentario que ofreció en su sitio. Su deseo era asistir a la inauguración de la primera muestra de la serie, en el Museo de Arte del Condado de Orange (OCMA) en Santa Ana, California, con él, pero David Hyun Shin murió en 2020 un mes antes de la apertura.

Una de las obras del Shin Gray Studio, Cloud Rain, para la plaza de la escuela Brookland en Washington DC.
Una de las obras del Shin Gray Studio, Cloud Rain, para la plaza de la escuela Brookland en Washington DC.

Las obras de la artista en colaboración con su esposo, que firma el Shin Gray Studio, se pueden ver en la comunidad donde viven —el Aeropuerto Internacional de Los Angeles, la biblioteca pública de la ciudad y varios centros médicos del área— y también en Washington DC y Chigago, entre otros lugares de los Estados Unidos.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR