Los escritores reclaman por una Ley del libro frente al Congreso

Claudia Piñeiro, Enzo Maqueira y Débora Mundani, entre autores nucleados en la Unión de Escritoras y Escritores, le exigen al Estado el diseño de políticas públicas que contemplen a quienes trabajan con las palabras

Claudia Piñeiro, Enzo Maqueira y Débora Mundani
Claudia Piñeiro, Enzo Maqueira y Débora Mundani

“¡Ley del libro ya!” es la consigna con la que, desde hace semanas, los escritores vociferan su reclamo. Son varios puntos los que le exigen al Estado para que tenga en cuenta a la hora de pensar políticas públicas que contemplen a quienes trabajan con las palabras. La Ley del Libro es el título de todo eso que que buscan.

Hoy, desde las doce del mediodía, distintos autores se concentraron frente al Congreso de la Nación para visibilizar su situación. Convoca la Unión de Escritoras y Escritores, donde se nuclean varios narradores. ¿Y qué implica la Ley del Libro? La creación de un Instituto Nacional del Libro, como lo tienen otras disciplinas: la música y el teatro, por ejemplo.

Claudia Piñeiro, Enzo Maqueira y Débora Mundani son algunos de los tantos escritores que visibilizaron el reclamo en las redes sociales y convocaron frente al Congreso.

La Ley del Libro, aseguran, busca fomentar la edición y lectura de libros argentinos, difundirlo y promover su comercialización en el país y en el exterior; promover la traducción de autores argentinos a otras lenguas y la comercialización de los respectivos derechos; brindar apoyo financiero para la adquisición de derechos de textos extranjeros y su correspondiente traducción.

También promover el desarrollo y modernización de la red comercial de la industria del libro así como el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas editoriales y librerías; proteger el libro de la reprografía ilegal y la falsificación editorial; promover la difusión de publicaciones culturales que contribuyan a desarrollar la bibliodiversidad y fomentar el acceso a la lectura y escritura en todo el territorio nacional.

Además, realizar actividades y eventos para la difusión y promoción de la lectura y del libro argentino, y asesorar en la conformación y sostenimiento de las bibliotecas públicas y/o privadas. Además, la necesidad de contar con una jubilación para los autores.


SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR