Eurocentrismo, vanguardia y controversia: las repercusiones tras el Nobel de Literatura a Tokarczuk y Handke

Infobae Cultura conversó con diferentes personalidades de la literatura y el teatro, quienes analizaron las características de los autores galardonados

El austríaco Peter Handke y la polaca Olga Tokarczuk fueron galardonados con el Nobel de Literatura
El austríaco Peter Handke y la polaca Olga Tokarczuk fueron galardonados con el Nobel de Literatura

El austríaco Peter Handke y la polaca Olga Tokarczuk fueron galardonados con el Nobel de Literatura y muy lejos de sus patrias la decisión de la Academia Sueca, que entrega el premio todos los años, se hizo notar. Desde la indiferencia a la alegría, algunas reacciones que Infobae Cultura comparte con sus lectores.

Taxativa se mostró Gabriela Massuh, cuya última novela Degüello fue publicada hace un mes por Adriana Hidalgo, dijo: “Creo que el Nobel opera de manera consuetudinaria: no premia literaturas sino conductas. El Nobel siempre fue y será bienpensante en un sentido eurocéntrico. Por eso jamás lo ganaron Borges o Nabokov”. Una breve manera de ajustar cuentas con el premio literario que nunca fue ganado por ningún escritor o escritora de Argentina.

“Hablábamos mucho sobre la obra de Handke sobre la que Win Wenders filmaba –recuerda el director del Teatro Argentino Martín Bauer sobre el reciente Nobel alemán– y nos replegábamos entonces sobre sus textos. Debo haber leído mil veces su Ensayo sobre el cansancio, al que había llegado a través de las películas. Es que su unión con Wenders nos partió la cabeza a todos en esos principios de la democracia en la que lo pudimos conocer a través de las películas”.

Olga Tokarczuk (Tobias SCHWARZ / AFP)
Olga Tokarczuk (Tobias SCHWARZ / AFP)

“Es la gran discusión sobre si un guión es literatura o no –interviene el cineasta Juan Villegas–. Yo siempre pensé que no. Pero así como le dieron el Nobel de Literatura a Bob Dylan, creo y me gustaría que le den el Nobel a Godard. Con el criterio de que tanto el cine como la literatura dan cuenta del mundo. Sobre Handke, debo decir que quise leer sus novelas luego de conocer su trabajo en cine junto a Wenders, pero no pude leer ninguna. No creo que de un guión bueno salga necesariamente una buena película, lo contrario puede pasar. A pesar de todo, Handke y Wenders hicieron juntos las mejores películas de Wenders como director, después de mediados de los ochenta se vino abajo”.

Las alas del deseo es de las más impactantes que se filmaron en su época –recuerda también a Handke el dramaturgo Rubén Szuchmacher, que hace poco puso una nueva versión de gran éxito de Hamlet–. Claro que está muy ligado con Wim Wenders y toda esa vanguardia cinematográfica, que Wenders encabezaba. Después se permitió obras experimentales, puro texto, sin una sola palabra como diálogo. Se permitió experimentar en cuestiones escénicas no tan frecuentes en una literatura tan abigarrada como la alemana, que no frecuentaba esos textos de acciones. Eran didascalias, según el procedimiento de Samuel Beckett que Handke llevó a la escena y a la dramaturgia alemana”.

De manera similar opina la especialista en artes escénicas y novelista Cynthia Edul: “Leí a Handke de muy joven. Lo recuerdo muy fuerte en el teatro pos-dramático, que plantea una forma de reescritura hacia dentro del escenario que tiene al drama involucrado, pero que rompe lo hegemónico y en el que los elementos empiezan a ser autónomos. Esta forma de pensar y actual la dramaturgia pusieron en funcionamiento mecanismos muy fuertes en el escenario”.

Peter Handke  (BARBARA GINDL / APA / AFP) / Austria OUT)
Peter Handke (BARBARA GINDL / APA / AFP) / Austria OUT)

Dice el actor Gustavo Böhm, que tradujo El enigma de Kasper Hauser para Adriana Hidalgo durante los noventa: “La obra fue escrita en pleno movimiento del mayo del 68 francés y plantea una crítica a la educación formal, al modo en que se forma. A lo que es posible hacer con alguien y cómo puede una sociedad estructurada en el poder construir a una persona. Kasper Hauser se basaba en un caso real que tuvo un final muy misterioso, ya que Kasper sufrió un intento de asesinato de un desconocido, al que sobrevivió. Pero luego sufriría el segundo intento de asesinato, que fue definitivo. Cuando hice la traducción el director me había dado a conocer una versión realizada en España pero cuyo final, y varias otras partes, eran diferentes del original. La vuelta que encontré en el texto de Handke es que se percibía cómo sonaba, tiene una musicalidad y un ritmo que hacen a su estilo. Luego en la traducción de El pupilo quiere ser tutor pude verificar la versatilidad de Handke que en Kasper Hauser hacía una obra donde la palabra era central y en El pupilo quiere ser tutor se trata de indicaciones escénicas que tienen su propia poética. Como este fragmento:

Sobre el escenario iluminado de nuevo, están ambos personajes sentados junto a la mesa, ensimismados.

Están sentados ensimismados.

Están sentados ensimismados.

Están sentados ensimismados.

Están sentados ensimismados.”

Desde Barcelona, la especialista polaca en literatura latinoamericana Magdalena Szkwarek celebró el premio a su compatriota Olga Tokarczuk: “De Olga Tokarczuk puedo hablar como su lectora. Para mi es gran día, siento emoción y orgullo por el premio Nobel para una escritora polaca que considero la mejor autora contemporánea de mi país. Es una autora completa, que escribe ensayos, novelas y cuentos. Su obra muy a menudo abarca temas muy actuales, como la migración, la xenofobia, la ecología o el feminismo. Vale la pena acordar también que es el segundo Nobel para una mujer polaca. La primera que lo recibió fue Wisława Szymborska, a quien le otorgaron el premio por su obra poética”.

El secretario permanente de la Academia Sueca, Mats Malm, anuncia los ganadores de las ediciones 2018 y 2019 (Anders Wiklund/TT News Agency/via REUTERS)
El secretario permanente de la Academia Sueca, Mats Malm, anuncia los ganadores de las ediciones 2018 y 2019 (Anders Wiklund/TT News Agency/via REUTERS)

Tomasz Pindel es traductor de varios autores latinoamericanos al polaco y un entusiasta de Tokarczuk. Desde Varsovia le dice a Infobae Cultura: “Desde hace años puedo ver su creciente participación y llegada que tiene su obra. En Polonia existe el premio Nike, que otorga un grupo de jurados, pero que también tiene una selección realizada por los lectores. Bueno, Olga siempre ganó la selección de los lectores. Los conocedores de literatura hablan bien de ella y también goza de una gran popularidad. Pertenece a un grupo de escritores que se reinventa sin parar, en el que cada libro es diferente al anterior. Además, es una gran contadora: siempre cuenta historias, con argumentos concretos, paisajes concretos y un aspecto universal. Creo que sobre las cuestiones políticas, Olga prefiere expresarse con sus libros, aunque hubo momentos con el gobierno actual en el que intervino concretamente contra la derechización. Los errantes, que ganó el Booker Prize, seguro fue una gran influencia para que fuera conocida y llegara al Nobel”.

“Siempre para Polonia es una buena noticia que se hable sobre sus escritores –dice Ana Wajzcuk, escritora argentina de ascendencia polaca–. Olga es muy reconocida en Polonia desde hace muchos años y luego de que que ganara el Booker Prize había mucha esperanza con que pudiera llegar al Nobel. Olga es una persona controversial que, si bien no participa en política abiertamente, es feminista, se pronuncia por la cuestión econólogica, hace conocer que es vegetariana y ciertamente no es conservadora. Este domingo hay elecciones en Polonia, y ella es opositora al oficialismo. Pero lo más importante es que es una gran noticia para la literatura polaca y allá celebran”.

SIGA LEYENDO

Peter Handke, un auténtico indignado

Quién es Olga Tokarczuk, la escritora polaca feminista y políticamente incorrecta premiada con el Nobel

5 libros para leer a Peter Handke, ganador del Nobel de Literatura 2019





MAS NOTICIAS

Te Recomendamos