Steve Cohen, CEO de Point72 Asset Management
Steve Cohen, CEO de Point72 Asset Management

Steve Cohen, el multimillonario inversor de fondos de cobertura, se convirtió en el último magnate de Wall Street en invertir en criptoactivos, según reportó el portal Fortune.

El CEO de Point72 Asset Management, que administra más de USD 12 mil millones, invirtió en el fondo de cobertura de criptoactivos Autonomous Partners a través de su family office Cohen Private Ventures que lanzó en 2010.

Autonomous Partners, que invierte tanto en criptoactivos como en startups de blockchain, fue lanzado en diciembre y está liderado por la inversora de capital de riesgo Arianna Simpson, una de las primeras creyentes en las monedas virtuales. El nuevo fondo administra más de USD 100 millones y obtuvo financiamiento por parte de Union Square Ventures, de Fred Wilson, Craft Ventures y Brian Armstrong, CEO de Coinbase.

"Sólo he traído socios que creo que pueden aportar mucho valor agregado más allá de su capital", dijo Simpson a Fortune.

Arianna Simpson, directora de Autonomous Partners (Twitter)
Arianna Simpson, directora de Autonomous Partners (Twitter)

No se conoce exactamente cuanto invirtió Cohen en el fondo pero su decisión de incluir criptoactivos en su cartera de inversiones coincide con un creciente interés en el sector por parte de inversores institucionales. Ya existen más de 250 fondos de cobertura de criptoactivos y la mayor parte de ellos comenzaron a operar en los últimos 18 meses.

Cohen, que fue apodado el "Rey de los Fondos de Cobertura" por Wall Street Journal en 2006, hizo su fortuna -estimada en USD 11 mil millones- con SAC Capital, uno de los fondos más famosos de Wall Street hasta que fue cerrado por la SEC en medio de una investigación de operaciones con información privilegiada. La firma se declaró culpable en 2013 y pagó una multa de USD 1.300 millones. Aunque Cohen nunca admitió su culpa personal, fue acusado de no prevenir el tráfico de información privilegiada por parte del personal dentro de su empresa y se le prohibió supervisar fondos por un plazo de dos años.

La historia de su auge y caída en Wall Street inspiró la trama de la popular serie "Billions" de Showtime.

LEA MÁS: