Las estrellas se visten de rojo: la marca que utilizó ese color para sus lanzamientos a pesar de haber estado prohibido

A lo largo de los años, Honda empleó el rojo para las presentaciones de sus modelos más emblemáticos. Pasando por las motos y los autos, la firma siempre quiso poner a ese tono como un emblema de sus vehículos

La última generación del Honda NSX (Honda)
La última generación del Honda NSX (Honda)

El color que más caracteriza y representa la trayectoria de Honda a lo largo de toda su historia es el rojo. Completamente reconocible en el logotipo de la marca, en los diferentes modelos de automóviles, motocicletas y productos de fuerza, su utilización siempre estuvo a la orden del día, exceptuando los momentos donde las autoridades japonesas no lo permitían.

La historia de la unión entre la marca y el color comenzó muy temprano. Cuatro años después de su fundación, en 1952, a raíz de la producción del motor auxiliar de bicicletas Cub que se utilizaría en la Honda Type-F Cub ya se anunciaba “el motor rojo con un tanque de combustible blanco”. Y poco tiempo después, en 1964, la campaña de marketing “You meet the nicest people on a Honda”, protagonizada por el color rojo en sus modelos y diseños, marcó un punto de inflexión para la expansión de la marca en el mercado norteamericano mediante la promoción de la moto Super CUB para todos los públicos y usos sociales de transporte.

Las restricciones pausaron la hegemonía roja en Honda

Aunque el rojo está presente en una amplia variedad de automóviles, motocicletas, y productos de fuerza de la marca japonesa, su presencia no siempre estuvo garantizada.

El Honda S2000 se transformó en unos de los modelos más icónicos de la marca japonesa (Honda)
El Honda S2000 se transformó en unos de los modelos más icónicos de la marca japonesa (Honda)

Para Soichiro Honda, fundador de la compañía, el primer deportivo, el mítico S500 de 1963, tenía que ser rojo. Pero en aquella época en Japón ese color estaba prohibido para los automóviles ya que su uso era exclusivo y reservado para los vehículos de bomberos -así como el color blanco, reservado para las ambulancias-. Tras una campaña y arduo esfuerzo para que fuera posible, consiguió poner fin a las restricciones.

Ese mismo año, entró en escena el monoplaza de Fórmula 1 de Honda, el RA271, el primer modelos japonés en competir a nivel mundial. En ese entonces era obligatorio pintar los vehículos con los colores del país competidor, por ello, el RA271 se pintó de color marfil con la bandera de Japón y el logo de Honda en rojo. Un diseñó histórico para la marca que se trasladaría a partir de entonces a modelos de producción posteriores como el NSX Type R y el Integra Type R.

Las motos también llevan el color rojo como emblema (Honda)
Las motos también llevan el color rojo como emblema (Honda)

A lo largo de los años, el color rojo de la carrocería en modelos míticos como el NSX, el S2000, el Type R y el Civic ha sido siempre un éxito de ventas. Pero este típico tono no sólo se reservó para la carrocería, sino que también se utilizó en los tapizados y en los motores de los modelos más deportivos de la gama.

En los años 60, las motos de Honda que entonces empezaban a competir y a acumular victorias en las pistas europeas eran básicamente rojas. Los modelos RC fueron y son los grandes dominadores en todas las categorías del campeonato mundial de motociclismo, entre los que destaca la RC166, una moto con la que Mike Hailwood se destacó en la temporada de 1966. A partir de los 70, el rojo también pasaría a ser el color predominante de la gama de motocicletas de motocross (CR y CRF) con las que Honda acumuló múltiples títulos mundiales a lo largo de la historia.

Desde la primera época los Honda fueron rojos (Honda)
Desde la primera época los Honda fueron rojos (Honda)

Desde los años 80, la firma se caracterizó por la fabricación de modelos en múltiples colores, y han destacado las motocicletas tricolor que se hicieron también famosas por las victorias conseguidas. Entre ellas, la RCB1000, la NR500 o la XR500R, que conseguiría ganar el primer Rally París-Dakar. En la actualidad, el rojo predomina en el diseño de numerosos modelos como la Africa Twin o la CBR1000RR-R Fireblade SP. En los automóviles, el rojo sigue estando reservado a los modelos más deportivos de la marca, aunque la marca tenga rodando por todo el mundo vehículos de todos los colores.

Dos íconos de Honda en color rojo

Honda NSX – Ayrton Senna

El proyecto de desarrollo de este modelo comenzó con el prototipo HP-X en 1984. Honda quería crear un vehículo que lo posicionará como una marca totalmente depórtiva y finalmente lo logró con la salida al mercado del NSX. Para lograr con su cometido, tuvo la gran idea de tener como aliado a su piloto de Fórmula 1: ni más ni menos que Ayrton Senna que en ese momento descollaba con el McLaren MP4/4 de 1.200 CV impulsado por la marca japonesa.

Ayrton Senna siemrpe se mostró con su NSX rojo
Ayrton Senna siemrpe se mostró con su NSX rojo

El NSX fue el primer modelo de producción que la automotriz construía con un chasis monocasco hecho totalmente en aluminio. También disponía de una dirección asistida totalmente electrónica, un sistema electrónico para la admisión y un bloque del motor de aleación de titanio y platino capaz de alcanzar las 8000 rpm y una potencia de casi 300 caballos.

La historia cuenta que el gran vínculo que tenían Honda y Senna hizo que el astro brasileño tenga tres NSX en el garage de su casa. Además, el piloto de San Pablo participó en todo el proceso de desarrollo dinámico y mecánico, y trabajó para hacer famoso al modelo con muchas presentaciones e imágenes donde siempre estuvo acompañado con un ejemplar de color rojo.

Las dos generaciones del Honda NSX en color rojo (Honda)
Las dos generaciones del Honda NSX en color rojo (Honda)

En 2009 dejó de venderse pero unos años más tarde, el NSX de nueva generación volvió al mercado y, una vez más, su develación mundial fue con una carrocería... roja.

Honda RC181

Desde su primera victoria en 1961, Honda pasó a dominar las clases de 50, 125, 250 y 350cc, construyendo su reputación en el mundo del automovilismo, pero aún no había entrado en la categoría principal, la clase de 500cc. En 1965, la marca decidió competir en la clase mayor y un años más tarde debuto con la RC181.

Impulsada por un motor de 4 válvulas DOHC de 4 cilindros en línea de 4 tiempos refrigerado por aire, alcanzaba una potencia máxima de 85 CV. La temporada de 1966 de la clase 500cc se inauguró en Hockenheim (Alemania) y el triunfo quedó en manos del modelo de Honda por unos convincentes 26 segundos de diferencia con respecto al segundo.

Rojo para la moto que consiguió el campeonato de equipos (Honda)
Rojo para la moto que consiguió el campeonato de equipos (Honda)

La segunda fecha también logró la victoria, pero en la tercera ronda (Gran Premio de Bélgica), el piloto Jim Redman se cayó, lo que le impidió participar en las siguientes carreras. Ahí apareció, Mike Hailwood, sustituyendo a Redman. El británico consiguió alzarse al primer escalón del podio en tres oportunidades más, lo que le dio a Honda un total de cinco victorias y el título de constructores en su primer año compitiendo en la categoría reina.

SEGUIR LEYENDO: