Entérate cómo el pelo humano mitiga el daño de los derrames de petróleo

Según estudios, el cabello humano podría contribuir en la limpieza del mar peruano afectado por el derrame de petróleo en Ventanilla. Conoce todos los detalles en esta nota.

Entérate cómo el pelo humano mitiga el daño de los derrames de petróleo
Entérate cómo el pelo humano mitiga el daño de los derrames de petróleo

El último sábado 15 de enero un derrame de 5 mil barriles de petróleo ocurrido en el mar de Ventanilla afectó más de 18 mil metros cuadrados de playas.

El culpable de este desastre natural es la empresa operadora Repsol, que sostuvo a la Fiscalía peruana que solo se habían vertido unos galones de crudo. No obstante, la situación era más grave a comparación de lo que presentaba la corporación preliminarmente: más de 1 739 000 m² de mar peruano se vieron afectados por sustancias tóxicas, así como también fueron hallaron varios animales muertos y otros tuvieron que ser rescatados en muy malas condiciones de salud.

Y es que, durante el domingo 16 de enero, este derrame de petróleo se fue expandiendo hasta alcanzar otras playas, como las de Ancón, Santa Rosa y Chancay cuyos animales (lobos marinos, aves guaneras, nutrias marinas, cangrejos y erizos de mar, entre otros) resultaron gravemente afectados por dicha sustancia nociva.

Ojo, no es la primera vez que esta empresa derrama sustancia nociva en nuestro literal peruano, ya que en el año 2013 y ahí también brindó información inexacta sobre lo sucedido.

En el 2014 se le impuso una multa de 133.80 UIT vigentes a la fecha de pago, pero tras una apelación, el monto se redujo a la mitad, y en el 2015 se canceló un monto total de S/ 277.301,19.

Los motivos de sanción fueron por no controlar o mitigar eficientemente el impacto negativo generado en el mar y presentar información inexacta en el informe final del incidente.

El cabello puede solucionar el problema

Hay estudios que indican que el pelo humano es considerado como un producto efectivo e ideal para la limpieza del petróleo, es natural, económico y renovable. Asimismo, se biodegrada.

La persona que descubrió este método fue el peluquero estadounidense Phil McCrory, pues observó por televisión cómo el pelo de una nutria marina se encontraba saturado del petróleo derramado en el famoso accidente del Exxon Valdez en Alaska, por el año 1989.

Tras este suceso, McCrory tuvo una brillante idea: “si todo ese petróleo podía adherirse al pelo de una nutria, ¿por qué no al pelo humano?”. Por ello, realizó un experimento casero utilizando una media de su esposa y metió el cabello que había cortado a sus clientes. Acto seguido, lo sumergió en una bañera que tenía en su interior una mezcla de agua y petróleo, para comprobar que, efectivamente, sí limpiaba el agua del crudo negro.

Este hecho hizo que varias instituciones, incluyendo la NASA y la Universidad de Tecnología de Sídney, Australia, pusieron a prueba esta técnica.

La Universidad de Tecnología de Sidney reveló que el pelo humano, al tener un alto contenido de cutícula, lo hace “biosorbente altamente hidrofóbico”, con una corteza muy porosa que atrapa varios tipos de contaminantes.

Ante este hecho, en Perú a través de redes sociales están haciendo campañas empresas dedicadas al rubro de la estética en varios distritos Limeños, con el fin de ayudar a limpiar el mar del petróleo. Este movimiento viene siendo compartido en historias de Instagram con el fin de llegar a más personas y puedan donar su cabello para esta noble causa.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR