Derrame de petróleo en el mar peruano abarca 115 kilómetros, equivalente a 16 mil canchas de fútbol

El urbanista David Fairlie enseñó una imagen satelital donde se ve que la mancha de petróleo sobre el agua va desde la playa Santa Rosa hasta Chancay.

Trabajadores limpian parte del derrame de petróleo ocasionado por Repsol en Ventanilla. REUTERS/Angela Ponce
Trabajadores limpian parte del derrame de petróleo ocasionado por Repsol en Ventanilla. REUTERS/Angela Ponce

El derrame de petróleo originado en Ventanilla por la refinería La Pampilla, de Repsol, ya abarca 115 kilómetros de la playa Santa Rosa hasta un poco más allá de Chancay -con el peligro que pueda llegar hasta Huacho, en el norte de Perú-, lo que equivale a 16 mil canchas de fútbol.

El último miércoles Miriam Alegría, presidenta de la Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) del Ministerio del Ambiente, señaló que la extensión de la zona afectada por el derrame de petróleo había aumentado a 1 millón 739 mil metros cuadrados de zona afectada.

Según el programa La Encerrona, del periodista Marco Sifuentes, con este último reporte del organismo estatal serían 350 canchas de fútbol llenas de petróleo, pero consideró que la realidad “puede ser mucho peor” y mostró la imagen satelital del urbanista David Fairlie donde se contempla que la mancha de petróleo sobre el agua va desde la playa Santa Rosa hasta Chancay, calculando unos 155 kilómetros cuadrados, equivalentes a 16 mil canchas de fútbol.

El derrame de aproximadamente 6 mil barriles de petróleo por parte de Repsol en el mar de Ventanilla fue considerado, por el Ministerio de Relaciones Exteriores, como el peor desastre ecológico que ha ocurrido en Lima.

“El derrame de petróleo de Repsol en Ventanilla, es el peor desastre ecológico ocurrido en Lima en los últimos tiempos, y ha ocasionado un grave perjuicio a cientos de familias de pescadores.  Repsol debe resarcir este daño de manera inmediata”, escribió la Cancillería en su cuenta de Twitter.

Y advirtió que el derrame de petróleo puso en peligro la fauna y flora de dos áreas naturales protegida como la Reserva Nacional del Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras, Islotes de Pescadores y la Zona Reservada Ancón.

La imagen satelital del urbanista e ingeniero civil David Fairlie. Foto: Twitter
La imagen satelital del urbanista e ingeniero civil David Fairlie. Foto: Twitter

PRESIDENTE FIRMÓ DECRETO

El presidente Pedro Castillo firmó un decreto que declara de interés nacional la emergencia climática durante una actividad que se realizó en la playa Cavero en Ventanilla, donde fue el inicio del desastre ambiental ocasionado por Repsol.

“Nos encontramos en un momento crítico en materia ambiental. Estamos en uno de los lugares más afectados por el derrame de petróleo ocurrido hace unos días que ha sido el desastre ecológico más preocupante en la costa peruana de los últimos tiempos”, dijo.

La limpieza de la playa de Ventanilla durará años. Foto: Municipalidad de Ventanilla
La limpieza de la playa de Ventanilla durará años. Foto: Municipalidad de Ventanilla

Castillo sostuvo que espera que la compañía causante de esto, o sea, Repsol, se haga responsable. Además, declaró que se había creado un comité de crisis sanitarias para que tomen decisiones en las próximas horas.

“En este contexto crítico estamos promulgando el decreto supremo que declara de interés nacional la emergencia climática. Para defender no solo el mar, también los ríos y las grandes ciudades, para defender a la población que quiere que el Estado se acuerde de ellos”, complementó.

REPSOL ASEGURÓ QUE SE APLICÓ PLAN DE CONTIGENCIA

Después que la presidenta del Consejo de ministros, Mirtha Vásquez, indicara que, al parecer, Repsol no contaba con un plan de contingencia para estos casos, la empresa petrolera española respondió informando sí habían aplicado su plan, pero que no transmitieron de manera adecuada “nuestros compromisos y acciones realizadas y asumidas para atender el impacto generado por el derrame de petróleo en Ventanilla”.

El comunicado de Repsol especificó que el plan de contingencia era el cierre de válvulas para detener la acción de bombeo y mandar a un equipo para que explore el daño submarino, así como un monitoreo constante y el despliego de 2,500 metros de barrera de de contención, entre otras cosas, sin embargo, no se cumplieron

El ministro de Ambiente, Rubén Ramírez, tuvo una reunión con representantes de la multinacional energética y petroquímica para anunciarles que la refinería La Pampilla podría ser sancionada con una multa de hasta 30,000 UIT, equivalente a 138 millones de soles.

Ante esto, la compañía española comunicó que en estos momentos se encuentra “alerta y en comunicación constante a las autoridades competentes como el Ministerio del Ambiente, de Energía y Minas, Ministerio de Producción, Dirección de capitanía y puertos, Oefa, entre otros”.

SEGUIR LEYENDO

Derrame de petróleo: la indignación de las personas al oír que Repsol entregará canastas a afectados

Jorge Muñoz sobre críticas a su gestión: “Siempre miramos hacia adentro y hacemos reflexiones”



TE PUEDE INTERESAR