Taxista descuartizado: Conozca el escalofriante perfil del veterinario asesino de Gerver Coz Vara

La Dirincri evalúa el perfil psicológico de Giancarlos Sáchez de 25 años, asesino confeso de Coz Vara.

Conozca el escalofriante perfil de Giancarlos Sánchez
Conozca el escalofriante perfil de Giancarlos Sánchez

Un terrible desenlace tuvo la vida de Gerver Coz Vara, el taxista que era buscado por su familia durante varios días, cuyo cuerpo apareció descuartizado y quemado a manos de Giancarlo Suárez de 25 años.

Tras dar con el paradero del asesino, la policía lo puso a disposición de la Dirincri, quien evalúa el caso y como primera instancia, el joven veterinario pasó por el área psicológica para conocer su perfil.

Los especialistas evaluaron a Sánchez mientras éste les contó cómo acabó con la vida de su amigo y qué lo motivó a cometer este macabro hecho al descuartizar el cuerpo de Gerver.

“Detona escasa empatía en su relación con el prójimo al no evidenciar sentimientos encontrados; consumando el acto (descuartizamiento e intento de desaparición del occiso) en su afán de evadir responsabilidades. Tiende a la manipulación (llanto) con el objetivo de mostrar una imagen favorable de su persona”, se lee en el documento.

Así también, en el documento de la pericia psicológica N 546/2021, indica que el detenido es “emocionalmente inestable, es estratégico y planificado en su accionar, buscando obtener control sobre las situaciones. Proyecta baja autoestima. Dependencia e impulsividad. Poco expresivo emocionalmente optando por la constricción de sus afectos como mecanismo de afronte”.

Además, que “es una persona con tendencia a la extroversión, con facilidad para entablar relaciones interpersonales. Busca la aprobación de las personas de su entorno, tratando de mostrar una imagen positiva de sí mismo. Se vincula con personas de dudosa reputación que realizan actividades delictivas y orientadas al margen de la ley (consumo de sustancias, robo)”, precisa.

Se llegó a otra conclusión que es “conductualmente, a la hora de tomar decisiones, no toma importancia de la consecuencia de sus actos ni de los daños que pueda ocasionar en su entorno; tiende a la mentira y a ocultar información”.

En ese sentido, en la pericia se detalla que “psicosexualmente, se evidencia conflictos, se aprecia inclinación a persona del mismo sexo y donde considera a la figura femenina como objeto de satisfacción sexual momentánea, tomándolas superficialmente”.

SOBRE SU ENTORNO FAMILIAR

Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25),contó a las autoridades que fue un estudiante regular. Sus padres se separaron cuando él tenía 16 años. En la actualidad compartía su casa con su padre, su tía y su hermana en el distrito de San Juan de Miraflores, donde enterró la cabeza de su víctima en el patio de su predio.

Cabe reconocer que Sánchez fue aprendido por agentes de la División de Investigación de Homicidios de la Dirincri el sábado 03 de octubre en San Juan de Miraflores cuando conducía la camioneta RAV 4x4 que era de su amigo, el taxista al que asesinó y descuartizó y trasladó sus restos dentro de este vehículo hasta Cieneguilla.

ATRACCIÓN FATAL

Durante su discurso frente a la policía de investigación, Giancarlo Sánchez, aseguró que sentía una atracción sentimental hacia Gerver Coz Vara. Asimismo, sostuvo que en varias ocasiones el taxista le pedía regalos y que lo ayude económicamente.

Durante esta narración, Sánchez indicó que actuó de esta forma, ya que se sintió utilizado porque en varias ocasiones le pedía cosas y luego el taxista se alejaba de él. Sin embargo, nada justifica el cruel asesinato contra este sujeto que deja en la orfandad a cinco niños.

CONTEXTO DE LA HISTORIA

Era 14 de setiembre y la familia de Gerver Coz Vara lo esperaba con los brazos abiertos para celebrar su cumpleaños numero 36. Sin embargo, el momento nunca llegó. Todo empezó cuando el taxista desapareció misteriosamente a solo un día de festejarse su onomástico.

Desde hace cinco años, Gerver trabajaba brindando servicio de taxi por aplicativo, el cual este trabajo le permitía sostener a su familia y a sus pequeños hijos. El día de su desaparición, él salió de su casa ubicada en Villa El Salvador, asegurando que lo habían llamado para realizar una “carrera”. Desde ese entonces no lo volvieron a ver jamás.

Fueron cuatro días de angustia para toda la familia del taxista, hasta que el 18 de setiembre, algo extraño encontraron los vecinos de Cieneguilla. Movimientos dudosos y un olor a quemado en horas de la madrugada, alertaron a los pobladores.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR