¿Cómo preparar tallarines verdes en casa?

Una receta sencilla e ideal para compartirla con tus seres queridos en tiempos de pandemia.

Mayormente se consume el tallarín verde con bistec, aunque a veces con pollo frito (Foto: Difusión)
Mayormente se consume el tallarín verde con bistec, aunque a veces con pollo frito (Foto: Difusión)

Los tallarines verdes son un platillo tradicional, que no puede escapar de las reuniones familiares y entre amigos. Sin embargo, para quienes busca ingresar al mundo culinario, desconocen la receta. Más allá de la recomendación que puede darte la ‘jefa’, te guiamos de qué forma hacer un delicioso plato para sorprender a tu mamá.

Primero, debemos tener en cuenta los ingredientes. Anótalo todos, que no se te puede escapar uno. Estos son:

-1 taza de espinacas deshojadas

-1⁄2 taza de albahaca deshojada

-1⁄4 de taza de aceite

-1⁄2 lata de leche evaporada

-1 diente de ajo

-400 gramos de queso andino

-1⁄2 cebolla roja en cuadraditos

-1⁄2 kilo de tallarines

-Sal y Pimienta

Ten en cuenta que es tú elección en cómo acompañar los tallarines verdes (lomo, bistec, pollo, huevo frito, etc.)

PREPARACIÓN

-Debes blanquear la espinaca y la albahaca por unos minutos en una olla con agua hirviendo (usar guantes). Retirar de la olla, escurrir y dejar entibiar.

-Después, debes colocar la espinaca y la albahaca en el vaso de la licuadora. Agregar el aceite, la leche evaporada, el ajo, el queso y sal al gusto.

Recomendable licuarlo en el nivel 1 o 2 de la maquina. Con paciencia, mucho mejor.

-Sofreír la cebolla en una olla grande, si deseas lo cortas en migajas.

-Agregar a la olla grande la pasta verde que se obtuvo del licuado.

-Añadir los tallarines previamente sancochados y mover bien de manera circular. Revisar que todos los tallarines estén en color verde.

-Una vez culmines de colar, servir los tallarines y montarlo con cualquier carne o complemento que desees.

UN POCO DE HISTORIA

¿De donde nace la leyenda de los tallarines verdes? ¿Cómo nació? ¿Quién tuvo la idea? Ello se remonta a los primeros años de la colonia española en el Perú, cuando llegaron también los primeros italianos a nuestro Perú. En ese entonces, el reino de Génova estaba sometido al Imperio Español en relaciones diplomáticas y económicas. Recordar que Perú era una zona de alto descubrimiento, luego de que Cristóbal Colón llegara a América. La estrecha relación entre ambos reinos europeos, logró las inmigraciones desde la península Itálica.

Para refrescar, históricamente los tallarines se le conoce su creación en el país de Italia, por la pasta. Con la llegada de los españoles a América en el siglo XVI, ciudadanos genoveses en busca de fortuna llegaban a conocer el Perú. Ellos trajeron a América todo un bagaje cultural, que incluía su recetario.

Así fue como llegó el pesto genovés al Perú

Este plato se hace machacando (pestare en italiano, de ahí pesto) los ingredientes en un mortero: albahaca, ajo, queso parmesano, piñones y aceite de oliva, para crear una especie de salsa pastosa que acompaña la pasta. El pesto es un condimento o salsa típica originaria de la Liguria (Italia)

Pero como en nuestro país no había todo lo que necesitaban los italianos inmigrantes, buscaron la forma de hacer su salsa con lo que encontraron. Así, a lo largo de cientos de años, los peruanos terminamos por reemplazar el parmesano por queso fresco; y bajamos la intensidad de la albahaca con espinaca.

También reemplazamos los piñones por pecanas o almendras. El ajo lo enriquecimos con cebolla y ají. La papa a la huancaína se ha vuelto una de las combinaciones más preferidas para los consumidores peruanos. Es más, la salsa misma se puede usar en otras preparaciones, no solo con pasta, sino servida con papas, ensaladas y más. No pierdas la oportunidad en conocer tus habilidades culinarias.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR