El Reino Unido apunta a Moscú tras el envenenamiento del ex espía del Kremlin: "Rusia es una fuerza maligna y disruptiva"

Boris Johnson, canciller británico (AFP)
Boris Johnson, canciller británico (AFP)

El ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, dijo este martes que su gobierno responderá "contundentemente" si se confirma que hay algún Estado tras el envenenamiento del ex espía ruso Serguei Skripal en una ciudad inglesa, y cargó luego contra Rusia por las sospechas existentes.

"Puedo asegurar a la Cámara que si surgen pruebas de la responsabilidad de un Estado, el gobierno de Su Majestad responderá apropiada y contundentemente", dijo Johnson en una comparecencia urgente en el Parlamento en la que se confirmó que el hombre envenenado en Salisbury era Skripal, según consignó la agencia francesa AFP.

El hombre caminaba por las calles de esta ciudad junto a su hija, Yulia, cuando colapsó sobre un banco. Ambos fueron luego hospitalizados tras ser contaminados con una substancia desconocida.

"Aviso a los gobiernos de todo el mundo que ningún intento de cobrarse una vida inocente en el Reino Unido quedará sin castigo ni sanción", sentenció Johnson.

Sergei Skripal, ex espía ruso refugiado en Gran Bretaña, durante su encarcelamiento en Rusia
Sergei Skripal, ex espía ruso refugiado en Gran Bretaña, durante su encarcelamiento en Rusia

El canciller también indicó que si se descubre que Rusia estuvo detrás, "sería muy difícil de imaginar que la representación del Reino Unido pudiera asistir al Mundial de Fútbol", que se celebrará en Rusia este año. De los equipos nacionales británicos, sólo Inglaterra clasificó al evento deportivo.

"Rusia es una fuerza maligna y disruptiva", dijo Johnson.

Skripal, ex miembro de los servicios de inteligencia rusos, había sido condenado en Moscú en 2006 a 13 años de prisión por prestar servicios también al Reino Unido, es decir por haberse convertido en un "doble agente".

Pero en 2010 los gobiernos de ambos países realizaron un intercambio de espías y Skripal se radicó entonces en Gran Bretaña.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin (AP)
El presidente de Rusia, Vladimir Putin (AP)

Por esta razón, y con el antecedente de la muerte en 2006 del ex espía ruso Alexandre Litvinenko también en Inglaterra y por medio de una sustancia tóxica, tras conocerse su envenenamiento las sospechas se levantaron sobre el Kremlin.

"No tenemos ninguna información", dijo el portavoz del gobierno ruso Dimitri Peskov. "Ustedes saben por qué estaba en Occidente, como resultado de unas acciones y decisiones, no voy a volver sobre el tema. Y ahora, observamos que ocurrió una situación trágica", agregó.

Mientras que el diputado Andrei Lugovoy, ex agente secreto ruso sospechado de haber envenenado Litvinenko y buscado por Londres, indicó a la gencia RIA Novosti que Skripal "no representaba un peligro para la Federación Rusa".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: