Alias “Tigre” (foto: Ejército colombiano)
Alias “Tigre” (foto: Ejército colombiano)

Arnulfo Guzmán Hernández tomaba cada vez más precauciones. Acusado de al menos 50 homicidios, el "Tigre" sabía que la policía colombiana perseguía sus pasos de cerca. Pero las tareas de inteligencia detectaron un patrón de movimiento: cada cierto tiempo dejaba la densa selva para volver a la ciudad, ansioso de visitar a una mujer que terminó siendo su perdición.

El jefe de la banda criminal "Los Puntilleros", y encargado de las rutas del narcotráfico en los Llanos Orientales, partió desde su refugio entre los departamentos de Meta y Vichada para ir a Villavicencio, donde vivía una joven modelo.

Según narra El Tiempo, un agente infiltrado en su red de seguridad alertó a los investigadores, que ya habían trazado un perfil con sus hábitos, gustos y movimientos. "Se lograron identificar sus comidas favoritas, lociones y las motocicletas en las que se desplazaba. Y lo más importante, que solo en situaciones especiales viajaba a Villavicencio", explicó el general Jorge Luis Vargas, jefe de la Dirección de Investigación Criminal. Esas ocasiones especiales incluían los encuentros apasionados con la mujer.

Pese a los resguardos, como no permitir que nadie de su equipo tuviera un celular (usaba mensajeros personales para enviar recados en esos períodos), las autoridades ubicaron su refugio en Villavicencio (a tres horas de Bogotá) y alquilaron una casa cercana. Posteriormente, fueron alertados por movimientos inusuales en la zona: llegaban licores finos, comida para más personas y hasta una cama ortopédica.

Finalmente, el pasado viernes el "Tigre" llegó al lugar y no opuso resistencia cuando fue sorprendido por un grupo comando que rodeó la zona.

"Con esta captura se desarticula esta organización", celebró el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

Guzmán Hernández empezó su vida delictiva en las fuerzas de autodefensa y tenía a su mando a cerca de 80 criminales. Según informaciones de inteligencia, estaba buscando alianzas narco con el Clan Úsuga y disidentes de las FARC.

LEA MÁS: