Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil (Mauro PIMENTEL / AFP)
Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil (Mauro PIMENTEL / AFP)

En el encuentro participaron el embajador de la Argentina en Brasil, Carlos Magariños, y al cónsul general en Río de Janeiro, Claudio Gutiérrez. Ambos se retiraron de la residencia de Bolsonaro sin hacer comentarios. 

Argentina es el principal socio económico de Brasil en el Mercosur y siempre fue el primer país visitado por los presidentes brasileños, pero Bolsonaro cambió esa tradición al afirmar que pretende visitar primero Chile.

Guedes ya se disculpó por sus declaraciones y aclaró que cuando se refería a sus prioridades estaba pensando en el déficit público y en la reforma de las jubilaciones en Brasil.

Sin embargo, el mandatario electo también ha dado a entender que no está muy satisfecho con el bloque que completan Paraguay y Uruguay.

"Mercosur tiene su importancia, sí, pero, en mi opinión, está sobrevalorado. Fue bien gestado en su inicio, pero en el Gobierno del Partido de los Trabajadores, el asunto ideológico pasó a hablar más alto. Nadie quiere detonar el Mercosur, pero queremos darle su debida estatura", afirmó el diputado la semana pasada.

"Lo que queremos es librarnos de algunas amarras del Mercosur. Venezuela nunca podía haber sido aceptada como miembro del Mercosur debido a la cláusula democrática", agregó entonces.

En la otra reunión, Bolsonaro recibió a la jefa de la División para los Países del Cono Sur del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania, Lea Plum; el cónsul general adjunto de la Embajada de Alemania en Brasilia, Christoph Bundscherer; y el cónsul general de Alemania en Río de Janeiro, Klaus Zillikens.

El Gobierno alemán ya había expresado su voluntad de mantener la "buena cooperación" con Brasil tras la victoria electoral del ultraderechista.

"Brasil es el país más grande de América Latina y un socio de gran relevancia para Alemania", destacó el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, tras la victoria electoral de Bolsonaro.

Alemania confirió a Brasil el estatus de "socio privilegiado" desde el gobierno de Dilma Rousseff (2010-2016), lo que implica mantener regularmente consultas intergubernamentales.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: